viernes, 3 de febrero de 2012

COSITA SUELTA


Un día entró mi viejo desde la calle mientras yo estaba viendo, una vez más, algún video de The Cure. Pasó por detrás mío, entró al baño, salió del baño, entró a la cocina, se hizo un café. Volvió adonde yo seguía mirando la tele que emitía videos de The Cure. Mi vieja estaba por ahí también y mi viejo le dijo a ella, como hablándome a mí en diagonal: "No entiendo: ¿a este le gusta esa porquería? Porque mirale la cara: no se ríe, mira eso todo el día con cara de culo. ¿A este le gusta esa porquería?"

En el comienzo de este video está la razón, que siempre pero siempre la tenía mi viejo. Un genio.