domingo, 21 de agosto de 2011

COMENTARIOS INÚTILES CAPÍTULO OCTAVO


1. baxter dury - happy soup

Baxter heredó de su padre Ian el don narrativo (en tanto observador de la realidad) y la verborragia. Con eso y un talento indiscutible para la construcción de canciones pop que lo dejan en medio de Damon Albarn y Graham Coxon, Dury Jr. edita su tercer y seguramente más exitoso álbum Happy Soup.



2. big talk - big talk

Ronnie Vannucci toca la batería en The Killers y ahora se larga con proyecto paralelo junto al guitarrista Taylor Milne. El nombre Big Talk destila la admiración de Vannucci por Big Star y Talking Heads, según dicen. La música es rock para estadios, power chords entre The Killers y Foo Fighters.



3. brian olive - two of everything

Brian Olive es Oliver Henry, Two of Everthing es su segundo disco como tal y huele mucho a retro soul, rock y rhythm & blues. Cuenta con la producción de uno de los Black Keys y el resultado no está lejos de unos White Stripes aumentados en la dirección soul rocker. No está nada mal.



4. fruit bats – tripper

Eric Johnson, mastermind de Fruit Bats, continúa donde había dejado en 2009 con The Ruminent Band: Tripper es un acierto en clave folk-pop donde la inspiración melódica y la simpleza en la factura no escatiman esfuerzos. Es un buen pibe.



5. gazelle twin - the entire city

Anotá: Elizabeth Walling. Así se llama esta chica detrás del moniker Gazelle Twin. Anotá te digo porque si te gusta Fever Ray esto le pasa el trapo. A one-woman band con los pies sobre la electrónica y la cabeza en la estratósfera. Ambientación de ciencia ficción, temática de oscuridad futurista, síntesis ultra-moderna, melodía que une a Bjork con Kate Bush, alma de música coral esotérica. Yo le pongo un diez.



6. grumbling fur – furrier

Dos fineses que tienen bandas de drone y metal más tres británicos que se dedican al ruido y al free-jazz (Guapo) forman Grumbling Fur. Furrier es una serie de improvisaciones grabadas en el sur de Londres y como resultado tenés esta odisea hermética de sonido impenetrable y teutón. Respira hondo, te lo digo de onda.



7. hyde and beast - slow down

Cuánto baterista haciendo su propio disquito… David Hyde toca el tamborcito en The Futureheads y junto Neil Bassett formó Hyde and Beast. Slow Down es el primer esfuerzo: ojalá no se hayan herniado. Ni hablar si se cagaron el tendón de Aquiles. “Aquiles Meo” es un nombre/chiste de otrora que acaba de aterrizar en mi cabeza cual avión en un descampado del amplio territorio sin radares de la republiquita republiqueta: qué impresentable el paisito. Bueno, Slow Down es un muy lindo disco influenciado claramente por la lucidez pop de Field Music, por Blur cuando se fanatizó Coxón con Pavement, y un poco de música americana por el lado de Velvet Underground y Fleet Foxes. Está bien.



8. japanese voyeurs – yolk

Romily Alice le daba a la guitarrita en Babes in Toyland allá lejos y en el tiempo. Muchos años después sigue estando buena y con esa voz de patita donald mccluskey sigue resultando una combinación efectiva. Agregale los riffs entre L7 y Hole, pantalón de cuero o charol y pinta de reventadita. Eso suma Yolk.



9. jim lauderdale - reason and rhyme

Jim es un exitoso singer-songwriter de Nashville (Dios: te ruego no me abandones y hagas por favor que llegue yo en tiempo y forma allí el anteúltimo día de Noviembre). Robert Hunter, quien comparte con Jim Lauderdale esta aventura llamada Reason and Rhyme, es el responsable de muchas letras de Grateful Dead (co-autor de los álbumes clásicos Workingman’s Dead y American Beauty). Reason and Rhyme lo grabaron con un seleccionado de sesionistas de Nashville así que imaginate: es casi como el nuevo de Bobosónicos. Bluegrass noche y día. Y para bajarlo, Bourbon.



10. joss stone - lp1

Mientras prepara el disco de SuperHeavy con unos pibes del barrio que dicen saben tocar (vaya a saber uno), la fea esta a la que le falta un poco de voz y estampa (no cualquiera tiene la talla de una Rosario Bléfari, joder) se mandó un disco solista con la producción de un tal Dave Stewart (así es el nombre de uno de esos pibitos de SuperHeavy). No tiene alma, esta chica no tiene ángel dimaría.



11. kaiser chiefs - the future is medieval

Si el futuro es medieval es que vamos a mejorar, les diría a estos nabos de Kaiser Chiefs. Por Dios: Kaiser Chiefs… Con The Future is Medieval se quisieron hacer los vivos ofreciendo pequeños fragmentos de 20 canciones nuevas como para que los fans eligiesen las 20 mejores y, entre todos, decidiesen el orden del álbum. La idea los muestra como los pelotudos acabados que son. Qué imbéciles. Y qué martirio elegir entre 20 bodrios, o entre pequeños fragmentos de 20 bodrios. ¿En qué cabeza cabe esa idea? Por el Amor de Dios… El otro día me enteré de una que hizo Kristin Hersh y que me la perdí por boludo, por depresivo que no revisa el sitio de su cantante fetiche de años. Armó una lista de 200 canciones propias y ajenas, del catálogo propio y del ajeno y afín. Las puso en su página y convocó a la gente a que elegiese 10 y les pusiese un orden. A cambio de 50 dólares ella grabaría esas diez con su acústica y exclusivamente para cada demandante: una copia de cada álbum, 10-4 y el nombre del comprador. Es decir: si yo elijo Hate my Way y vos la elegís diez minutos después, una vez que mi disco fue grabado y entregado, tu Hate my Way será otra versión ya que se sienta a grabar las diez que le piden en exclusiva y de un tirón, una detrás de la otra, con su guitarrita acústica. Bueno, el asunto es que su marido y manager, Billy O., lanzó la idea en el web site. A los 23 minutos tenían pedidos 100 álbumes con 100 tracklists diferentes, naturalmente. “Kristíiiiin…!” llamó Billy. “¿Qué?” respondió Hersh con demora y fastidio ya que estaba ayudando a Dylan, uno de sus hijos, que no sé qué problema tenía con su bicicleta (Kristin se da maña con esas cosas). Billy le dijo: “ya hay cien álbumes pedidos. Corté la oferta. Es mejor que te pongas a trabajar: tenés que grabar 100 discos”. Y así fue. Bueno: ESO ES UNA IDEA. Lo de Kaiser Chiefs es una PELOTUDEZ. Como sus discos.



12. lamb – 5

El dúo de Andy Barlow y Lou Rhodes se reformó en 2009 y hoy trae nuevo álbum, de lo más digerible que se le recuerde, siempre en el trip-hop chill-out mid nineties, la década nefasta, la década grasa, la década menemista, la década frívola, la década donde todos la pasamos mal y nos ganamos el infierno. No como ahora que transitamos el paraíso de dignidad nacional y popular…



13. lowline - lowline

Debú de la banda de Manchester que cultiva la tradición natal: Joy Division y New Order remozados, lo que Black Rebel Motorchicle Club fue a The Jesus & Mary Chain Lowline es a New Order y Joy Division. Guitarreros y melódicos te chapean con la ciudad natal.



14. the head and the heart - the head and the heart

Estos muchachos de Seattle grabaron un disco por cuenta propia el año pasado y, créase o no, vendieron la friolera de 10.000 copias ellos solitos, con el boca en boca. Eso sí: si Macri era el alcalde de Seattle seguro que no iban a poder lograrlo, porque Macri te cierra los espacios culturales, locó: ese facho de frustra en tu inefable talento. Pero bueno, allá no tuvieron a un facho en el gobierno (salvo a Bush que era re-facho y bruto, loco, como Menen: un inorante. Aguanten Cristina y Tenópolis) y The Head and The Heart logró vender su disco una enormidad y conseguir, consecuentemente, un contrato discográfico. Con SubPop, quienes le acaban de re-editar aquél debú agrandando el título que ahora es: The Head and The Heart Para Todos. Es folk-pop, con cositas de The Avett Brothers, Fleet Foxes y Néstor "Nuestro" Kirchner.



15. wooden shjips - west

Son de San Francisco, llamaron a su tercer álbum West y en la tapa pusieron una toma aérea del Golden Gate. ¿Fanáticos? Sí, del drone, de la psicodelia y lo hipnótico. Un poco Earth, otro poco Swervedriver, pizcas de Brian Jonestown Massacre y baño repostero de Loop. Seguro se endrogan y no engordan.



16. nidi d'arac - taranta container

Alessandro Coppola… Vivo el tano. Es que vio cómo roban con el folklore de los balcanes desde hace años, cómo se metieron en el circuito rockero ganando, muchas bandas, grandes cantidades de dinero, drogas y sexo loco. El tano dijo: “questa é la nostra, ragazzina!” y ser armó un combo world music en formato rocker que reivindica la tarantella y el folklore del sur italiano en general. Y, dicha sea la verdad, el resultado es mucho más saludable que todos esos gitanos sucios que se hicieron amigos del negrito innombrable loquito de la numerito cinquito que ahora infesta el aire de Dubai. Vivo el tano…



17. owl city - all things bright and beautiful

Adam Young es un mocoso de Owatonna, Minnesota. El pueblo, además de un nombre soberbio, tiene 22.000 habitantes. Allí Adam componía en su basement ayudado por varias máquinas de segundo orden. Canciones pop de bases sintéticas y melodías cálidas. Ideales para musicalizar series de TV. Tanto es así que lo contratró Blockbuster y lanzó su album debú. La rompió, no sólo en America sino en varias partes del mundo. Nunca se había subido a un avión en su vida y se fue de gira hasta la China. All Things Bright and Beautiful es el segundo álbum, el que le sigue a ese inesperado suceso. ¿Y cómo le va al señorito Young? Perfectamente: sigue inspirado y accesible. La pegó el mocoso de Owatonna, Minnesota.



18. puressence - solid state recital

En pleno auge del britpop Puressence se largó al ruedo con álbumes sólidos que anticipaban, sin éxito comercial alguno, lo que vendría de la mano de Coldplay. Solid State Recital es el quinto álbum: no se rinden ni se atascan en el resentimiento. Entre Geneva, Manic Street Preachers, Keane, Radiohead (The Bends), Coldplay y Snow Patrol Bermúdez. Niños tristes del Imperio. Ah: en dos canciones canta nada menos que Judy Collins. Suck that tangerine.



19. sam duckworth - the mannequin

Sam tenía esa banda Get Cape, Wear Cape, Fly (nombre tomado de un videojuego de Batman). Decidió dar por cerrado ese asunto (tal vez a causa de la vergüenza que de repente sintió por el nombre elegido) y se largó como solista. Le vino bien: se revela como un songwriter con algo que contar. Como un Bright Eyes suavizado.



20. samiyam - sam baker's album

Si conocés Flying Lotus conocés a Sam Baker y, por ende, a Samiyam. Loco de las maquinitas que hace ruiditos píru-bírubíru ala Boards of Canada y todas esas cosas para poner de fondo y bien bajíiiiiiiiiito bajíiiiiiiiiiiiiito…



21. sky architect - a dying man's hymn

Segundo álbum de estos holandeses cultores del prog-rock. Con parecidos a Gentle Giant, Yes y Genesis. Y por qué no Pink Floyd.



22. the war on drugs - slave ambient

Adam Granduciel es quien está detrás de The War on Drugs. Un muchacho de Philadelpia. Además de gustarle el queso le piace el krautrock y el shoegaze. Así hace slave ambient, entre My Bloody Valentine, Neu! y The Telescopes.



23. turisas - stand up and fight

Sexteto finés de lo que se da en llamar folk-metal. Sí, himnos de folk pastoral que, redepente, arrancan con unas guitarreadas de color metálico y ritmo headbanger, con coros tan grandilocuentes como folclóricos. Épica les sobra. Nunca menos, loco: 100 gramos son pocas fetas.



24. underground railroad - white night stand

Trío francés que retorna con un álbum ambicioso, grabado en Londres. Conjugan el pop más accesible (The Subways) con el arreglo epxerimentaloide (Sonic Youth), la brillantez y liviandad melódica (CSS) con el vericueto inesperado (Radiohead). Vos sabrás.



25. unknown mortal orchestra - unknown mortal orchestra

Ruban Nielson (a.k.a. Unknown Mortal Orchestra) es un neocelandés a quien se le dio por escribir canciones sin importar mucho el cómo. Es definitivamente lo-fi y eso es un escollo entre vos y el descubrimiento de su innegable capacidad. La insistencia le otorga una profundidad poco habitual y si no te dejás detener por el descuido sonoro, la vas a pasar de perilla. ¿Te acordás de The Headphone Masterpiece de Cody Chesnutt? Bueno: esto es eso pero en clave indie-rock.



26. voluntary butler scheme - the grandad galaxy

Bueno, Rob Jones (a.k.a. Voluntary Butler Scheme) intenta lo mismo que Ruban Nielson pero sin tan buenos resultados y más descaradamente indie-pop. Vale el intento, pero que se meta su disquito en el culito.



27. warm brains - old volcanoes

Rory Attwell tocaba la guitarrita en Test Icicles pero ahora se hace llamar Warm Brains y se hace el fan de Blur y Pavement. Que se vaya a freir churros.



28. wolf gang - suego faults

Max MacElligott es un britón pintón. Es un one-man band que, de alguna manera, hace de Wolf Gang una nueva versión de Orange Can. Pero en lugar de tener como Cristo a The Stone Roses y Pink Floyd, se sostienen en la imagen de MGMT y Pink Floyd. Yo ahora entiendo a Pink Floyd porque vi la nota del Bebe en Telenoche. Pero sin irnos más lejos que a lo mejor nos perdemos, Wolf Gang tiene su debú producido por David Friddman, el que le produjo el debú a MGMT. Más pistas no te puedo dar.



29. css - la liberación

El chiste se terminó y la fiestita no se entendió. Estas huevadas exóticas que compran “los gringos” de aburridos nomás tienen patitas cortitas. Cansei de Ser Sexi. Pero dejate de joder y volvé a San Pablo… Tercer disco, una bazofia. La gente que alaba estas porquerías nunca escuchó, por ejemplo, a Yello. Pero son cools y, seguramente, pasan discos en alguna fiesta o bar de Palermito Hollywoodito. Boluditos.



30. cymbals eat guitars - lenses alien

American indie-rockers y su segundo álbum: sin dudas un paso atrás considerando el debut Why There Are Mountains. Un poco Built to Spill otro Modest Mouse. Primera B Metropolitana (pronto también en Fútbol para Todos: más progresistas que los suecos)