martes, 28 de junio de 2011

YOUR HARROW & YOUR HARVEST


Hoy es 28 de Junio y salió un disco que esperaba sin saberlo. ¿Cuántas veces esperaste un disco? O mejor dicho: ¿Cuántas veces esperaste la venida de un release date? A pesar de un resfrío que agudiza mi insomnio desde hace tres noches y perturba las horas de mis últimos días, hoy tuve que ir a hacer un trámite al centro. Me enchufé el iPod, respiré hondo y me tomé el tren a Retiro. Por Paseo Colón, un rato más tarde, una mano me hizo unas señas, una mano colgada tras un brazo extendido. Me saco los auriculares para ver mejor y descubro que se trataba de John Lydon. Me dice, sacándose sus propios audífonos: “Friday I’m in Love”. Aún entendiendo que me estaba confesando qué escuchaba demoré un poco en poder verbalizar mi respuesta: “Gillian Welch”. No puedo determinar cuánto tiempo estuvo atascada mi réplica, no en la medida de tiempo que marcan los relojes. En mi cabeza fue mucho, fue lo que a uno le toma resignarse, hacer una valija, llamar un taxi, ir a un aeropuerto (digamos LAX), tomarse un avión, bajarse en San Pablo, hacer trasbordo, llegar a Ezeiza, bajar del segundo avión, pasar el absurdo control aduanero, tomar un taxi, llegar a casa, desensillar, descansar un rato, tomar aire, subirse al tren y recién al rato caminar por Paseo Colón y ver una mano colgando de un brazo extendido haciendo señas. “Gillian Welch, no puedo parar de escucharlo”.

Uno vive sin intervenir ante la permanente obturación del deseo real. Porque se supone que uno debe acatar ciertas normas “de sanidad mental social”. A ver… Durante los estertores de El Oasis Original Flavor estaba yo atravesando una situación absolutamente inédita para mí, estaba viviendo una relación muy intensa que fue complicándose cada vez más, inevitablemente, dado el carácter de la relación misma. Yo, sistemáticamente, dejaba de ir a mi trabajo sin que medie una decisión, sin siquiera pensarlo. Simplemente quería estar con ella en los horarios durante los cuales eso era posible. Ella misma, parte del asunto, más de una vez llegó a decirme: “Ay, Germán (ella nunca conoció mi verdadera identidad)… ¿No tendrías que estar trabajando?” Juro que no comprendía la pregunta, me resultaba absurda. ¿Por una vez en la vida tenés la certeza de querer algo y vas a supeditar el ir hacia ello por abrir y atender un negocio? ¿Qué tipo de persona hace eso? Repito: ni me lo planteaba en ese momento, bajo ninguna forma. Simplemente hacía lo que quería hacer, lo que imperaba. Con naturalidad, con felicidad. Todo lo demás se diluía sin siquiera haberse constituido. Claro está que no necesito aclarar el final de la historia porque that’s the way the whole thing ends… Porque si del otro lado del espejo alguien empieza a considerar los castillitos de barajas de la realidad como interdicto al deseo, cagamos. A la larga o a la corta se desentiende la unión, esa bendita confluencia de desesperaciones que tan pocas veces sucede.

Sin andar homologando un tema con el otro y sabiendo que el deseo de escuchar un disco el día de su edición es muy distinto (y muy igual) a la intensidad de una relación amorosa genuina, desde que me enteré, hace poco más de un mes, que hoy se editaba en Estados Unidos de América el nuevo álbum de Gillian Welch “The Harrow & The Harvest”, tuve el silencioso deseo de estar en el tiempo y espacio adecuados. Y como en el arte del deseo no hay límites ni interrupciones, andúveme imaginando a mí mismo americano de distintos estados, especialmente de California y Tennessee, pre-ordenando la edición especial el 14 de Junio para luego aguardar al 28 para ese día, en la ansiedad lógica, ir a comprar la edición normal antes de entrar a la oficina (sí, porque cuando yo fantaseo lo hago con todo: hasta me imaginé con un trabajo). Allí lo escucharía todo el día sin parar y, de poderse, me escaparía con el auto a sentir el disco mientras manejaba por las rutas intestinas de Cali. Hubiese vuelto a mi casa una hora antes de que comenzara el Late Show with Conan O’brien, hubiese ordenado algunos Santa Fe Chicken Sandwiches, hubiese retirado un Six Pack de la nevera y me hubiese tirado en el sillón. Sólo la puerta mosquitero cerrada: la puerta propiamente dicha abierta para que se filtraran los sonidos de la noche con más claridad y se mezclasen con los de mi masticación, los crujidos de los envoltorios de los sándwiches, la apertura de las latas, el cloquear de las mismas al abollarse en su delgadez ante el gentil apretón de las manos que asisten a la boca a por un sorbo. El televisor, de tubo, sintonizando en TBS. Con eso me conformaba. Ni siquiera pedía una Green Card y mucho menos un DNA adecuado. Me conformaba con mi don para la simulación y el silencio, que siempre juega de nuestro lado. Quería, apenas, darle un marco adecuado al dísco y a mi fantasía alrededor del mismo. Deseaba algo terrenal, algo que está ahí al alcance de la mano. Lo estoy diciendo sin la más mínima dosis de sarcasmo.

Me podrás decir: “¿y vas a hacer todo eso, mudarte a California, comprarte un auto viejo, conseguir una casa en un suburbio, un trabajo en una oficina, sólo para poder esperar el release date de un disco, para comprarlo y escucharlo? ¿Y después qué con todo lo demás, qué vas a hacer cuando el asunto pase, esperar ocho años más a que salga otro “álbum preferido” o vas a deshacer todo lo hecho para volver a lo que deshiciste a fuerza de pura inconciencia?” ¿Después? ¿Qué importa del después? Con esa actitud toda tu vida es el ayer que te detiene en el presente.

Así es que, a fuerza de excusas utilitarias y/o razones dictadas por el sentido común, anduve escuchando el disco fuera de tiempo y lugar, en mi iPod, con un download ilegal para no esperar los 20 días que, con suerte, demora el servicio de correo en traerme a mi puerta lo que quiero ya en mi cabeza con tutti i fiocchi: casa y trabajo en Cali, auto, puerta/mosquitero cerrada y la otra abierta, TV de tubo, etc. Lo que pasa es que nos enseñan tan pero tan bien a obturar los deseos con la mayor naturalidad que uno tiene que esperar la providencial mano de John Lydon colgando de su brazo extendido allá por la calle Paseo Colón para darse cuenta de la vejación a la que uno se somete en nombre de “lo razonable”. That’s the way that it goes, that’s the way…

Mientras tanto vamos pensando que quienes nos arruinan la vida son los funcionarios de gobierno. No, no voy a salir en su defensa, saben que los aborrezco; sólo salgo al ataque de nuestro enemigo máximo (¿o debería ser prudente y hablar aquí en primera persona del singular?): nosotros mismos. Los razonables. Los responsables. Trasladen este aparente delirio a sus respectivas realidades, con diferentes responsabilidades familiares enlazadas a otras profesionales y laborales. Siguen siendo ustedes el principal enemigo, aunque tengan cien hijos y el único laburo del universo pareciera ser el que tienen, ahí en la planta nuclear de Montgomery Burns.

El disco que recuerdo haber esperado con más anisas previo a su fecha de salida fue Disintegration. No hay mucho a mi favor como para comparar con el hoy: en 1989 era mucho peor que ahora; la distancia espacial era la misma, pero se encontraba en su estado natural. No había internet, las noticias llegaban como podían, no existían las pre-órdenes y la posibilidad de conseguir un “promo copy” era remotísima. Había que esperar el milagro del correo y, mientras tanto, chequear con los conocidos todo el tiempo a ver si alguno había conseguido algo. Recuerdo que una de esas personas (Marco) me avisó que había obtenido una copia en cassette que no se escuchaba muy bien pero que al menos era completa. Me hizo una copia de inmediato. Hasta entonces lo único que tenía era Lullaby, un 3 inch CD single que había salido un mes y medio antes del álbum y que me había llegado por correo. Todo era fabuloso: la cara A con ese sonido de tambor irreal y los dos lados B: Babble y Out of Mind. La cuestión era que la copia de Disintegration que me había pasado Marco era, como mínimo, de vigésima generación. Por momentos al soplido se le agregaban desapariciones totales del sonido que no paraba de irse y volver, como si la cinta de alguna de las copias de generaciones intermedias se hubiese chamuscado o rayado. Así escuché por primera vez Disintegration, cuando en el mundo había salido hacía días y aquí no. Hasta que llegó el de verdad con El Negro, el cartero más famoso de La Paternal.

En 1996 decidí ir a esperar, por primera vez, la salida de un disco como se debe: en el lugar de origen y la fecha indicada. Wild Mood Swings. Porl Thompson me había hecho muy bien y muy mal al mismo tiempo: tras la gira de Wish por Gran Bretaña yo había tocado el cielo del fan (que ya no era) y el amor por las formas referidas a The Cure se había instalado en mí como un deber ciudadano, casi religioso. Por lo tanto me saqué un pasaje por British Airways y el domingo 5 de Mayo de 1996 ya estaba en Londres, respirando. El lunes me levanté tempranito, tipo nueve, y me desayuné al estilo inglés. Inquieto, sin disfrutar el vulgar manjar todo lo debido, ansioso por descender al Underground que me llevara, Central Line mediante, hasta Oxford Circus. 150 Oxford Street, 10 a.m. Entré en mi HMV favorita, la más grande, la mejor stockeada. Desde la tapa el payasito de lata me guiñaba un ojo como si supiera de mi representación del mito de Sísifo, apoyado muy canchero en una punta de góndola. Tomé un vinilo, un CD y un cassette: tenía únicamente un walkman para escuchar música durante mis viajes (cosa que raramente hacía: el 95% de mis estadías en Inglaterra fueron “music free”, al menos en lo que se refiere a música puesta a reproducir por voluntad propia; sólo me exponía a circunstanciales radios y emisiones de TV, además de la música sonando durante visitas a disquerías y recitales) lo que me obligó a comprar también el formato cassette. No había gente en la caja por lo que pagué: iba pensando en pedirle que me hiciera tres tickets por separado, uno para cada formato, pero no me animé a tanto, sólo le pedí dos, uno para el vinilo y el otro para el cd y el cassette, juntos; luego salí rápidamente. Me subí a un Bus que me dejó en el Thames River, de la orilla sur, frente a The Houses of Parliament. Allí busqué un banco iluminado por el sol londinense, me calcé los auriculares y apreté play. Lo demás poco importa: puse la cabeza en blanco y escuché mientras obligaba a mis ojos a encontrar evidencias visuales permanentes de que estaba ahí, en el lugar donde el disco, justo ese día, salía. A los pocos días me volví sin antes experimentar una versión aproximada de alguna de mis pesadillas recurrentes de adolescencia sobre The Cure: tocaban “acá a la vuelta” y yo me enteraba tarde, cuando estaba terminando. De eso trataba el desagradable sueño. Y sucedió así… Para dar por concluido aquel día cargado de rituales, decidí salir de mi habitación como última cosa de la noche y llamar a mi amigo John Eastwood por teléfono para avisarle que estaba a sólo 170 millas y comentar acerca de Wild Mood Swings. Me atiende y, tras la sorpresa de saber que lo estaba llamando desde Londres, lo primero que me dijo fue: “¿no supiste del secret taping de esta noche?” Resulta que había una especie de Secret Gig esa misma noche en una locación que anunciaron por radio durante esa misma tarde: allí filmarían unas canciones que se suponía iban a ser emitidas por la televisión unos días más tarde. La cosa sucedía a unas cinco cuadras de donde yo estaba parando (y hablando por teléfono en ese momento). Eran las 11 p.m., la grabación había comenzado una hora y media antes.

Nunca más se me ocurrió hacer algo semejante, eso de viajar a un lugar porque sale un disco. Es demasiado poco satisfactorio a esta altura: la cosa debería ser un tanto más sofisticada y fabulosa, que vendría a ser lo mismo. Hoy perdí una chance: ¿la última? Mientras tipeo estos pensamientos inconexos malogrando sus verdaderas posibilidades en el Reino de lo Difuso, el día laboral en Cali va terminando, no conseguí casa ni auto ni puerta/mosquitero ni six-pack ni Santa Fe Chicken ni nada. Ni siquiera fui temprano a un Tower Records a comprar el disco: quedé escuchando un ilegal download en mi iPod mientras contenía la respiración para cruzar Retiro con vida. That’s the way that it is.

Mientras tanto gasté uno de mis últimos disparos, tirando al aire: mi disco favorito en años salió mientras yo dormía el sueño de los obedientes. Poco importa que yo te diga cómo es el disco, a qué suena, por qué me gusta, qué canción me subyuga, qué línea me carcome. El trabajo interior que uno hace con un disco cualquiera no tiene valor alguno fuera de uno mismo, no vale más allá del universo personal en cuya construcción a uno se le va la vida. Vos estás dentro de ese universo ejecutando la acción de leer lo que yo estoy inventando. En esa creación no corresponde que yo te diga nada acerca de The Harrow & The Harvest porque no importa: es una excusa intercambiable. El disco nuevo de Gillian Welch en realidad no existe. Ahora andá y comprate el tuyo. That's the way it will be.

lunes, 27 de junio de 2011

COMENTARIOS INÚTILES CAPÍTULO SEXTO


1. 16 horsepower - yours truly

Ay ay ay… Qué largo que va a ser esto. Y qué arduo. Porque, quiérase o no, la guitarrita puede terminar siendo una herramienta análoga a la pelotita, un instrumento para volvernos tarados a nosotros, que estamos hechos para eso: para ser boludos. ¡Y pensar que hay que aguantarse a los modernos y agnósticos intelectuales diciendo que la religión es el opio de los pueblos! ¡Pero váyanse a la puta madre que los parió! ¡Qué ganas tengo de hacerme monje de clausura! Y ojo, que tengo chances… Pero bué, vayamos a este extenso martirio, comenzando con 16 Horsepower y la puta madre que los parió. Banda de Denver, Colorado, referencia del alternative country y "la americana", Apalaches, Bluegrass y Gospel, religión y tragedia. Una pavada, bah. Profundos como la Bersuit y Devolvé la Bolsa. Yours Truly es una gran chance para conocer a esta banda americana fundamental de los años noventa quienes recogieron la posta de Violent Femmes, R.E.M., Hüsker Dü y Throwing Muses. Doble: uno de caras A y el otro lleno de rarezas e inéditos.



2. arnaud rebotini - someone gave me religion

Aranaud, productor y cerebro de Blackstrobe, hacedor de tiru-tiru. Tiru-tiru es el ala izquierda de la electrónica, la que se contrapone al chingui-chingui: tiru-tiru es José Luis CillOutVert musique. Electrónica espacial para flipar de lo lindo, locó. Para que esos viejos chotos que cuando tenían 24 iban a El Oasis Original Flavor (teniendo un inservible servidor 25) y se hacían los cool y decían que eran dee-jays, para que esos, decía, sigan creyéndose cools y diciendo que son dee-jays. Lo peor de todo es que no sólo lo dicen: van y “pinchan” en fiestas, y hacen “programas” de “radio” y anuncian sus shows y "eventos" en su perfil de Facebook (ese lugar donde medio mundo te invita a ir a lugares que no te interesan, te invitan a que pagues: ¡ridículos! ¡desvergonzados!). Gente grande... Paren de hacer papelones... Rebotini: andá a la puta que te parió vos también. Y hacelo extensivo a esos boludos de fíbu, por favor.



3. bon iver - bon iver

Finalmente, el sucesor del hipnótico For Emma, Forever Ago. Aquel excelente álbum que Justin Vernon construyera encerrado en una cabaña de Wisconsin tras un desengaño amoroso. ¿Diferecias? Este nuevo no lo hizo enclaustrado ni movido por una ruptura. También es un disco de banda. ¿Similitudes? La hipnosis se hace presente bajo la misma cara y tras los mismos mecanismos; la unidad lo hace un bloque entero como For Emma y el falsetto de Vernon marca el paso. El carácter espartano ya no está hasta en la superficie sino que se sostiene únicamente (y nada menos) que en el alma de este nuevo álbum de Bon Iver. Velo por vos mismo.



4. art brut - brilliant! tragic!

Este quinteto mitad inglés mitad teutón y radicado en Berlín sigue emperrado en parecerse al Pixies de Doolittle. Y en eso andan con el nuevo álbum estos art rockers del primer mundo. Si esperabas más de este comentario estabas equivocado.



5. black lips - arabia mountain

Quinto álbum del cuarteto de Atlanta, Georgia. Mark Ronson se sentó en la sillita del productor para refinar un poco el garage rock de Black Lips, para realzar las melodías y hacer que el paseo por los Beatles de Hamburgo, The Seeds y The Sonics sea más entretenido que los anteriores periplos. Periplo Pérez.



6. arthur's landing - arthur's landing

Supergrupo formado por cuatro apóstoles del cellista/songwriter neoyorquino Arthur Russell. Aquí están Jerry Harrison (Talking Heads), un Afrika Bambaata, un Modern Lover y un Lounge Lizard. ¿Juntos son dinamita? No sé si para tanto, pero este tributo personal donde toman 12 canciones de Russell y las transforman en un funk-disco-pop de aplomada factura tiene cierta dignidad. La dignidad del trabajo y de la clase obrera.



7. blondie - panic of girls

El regreso en 2003 con No Exit fue una gran sorpresa dada por Blondie, tras 20 años de parate. Hoy, ocho años más tarde y contradiciendo a lo que dice El Niño en uno de sus grandes éxitos, “vuelven a volver”. Y el resultado es digno de mención de alguna virtud poco usual. De los riffs certeros de Maria y otros hits de No Exit pasan, en Panic of Girls, a una especie de synth-pop retro-futurista que los deja a mitad de camino entre The Cars y Devo, más allá de algún pseudo-reggae de dudoso gusto. No está mal como para sostener, a esta altura de la Adrián Suaré, el mito de lo que alguna vez fueron en New York, la verdadera ciudad eterna.



8. eddie vedder - ukelele songs

Uuh… Qué lele… “¡¡¡Duarrrrrrrdíiitooooooo…!!! ¡¡¡La léchéeee…!!!” Así, así lo llamaba mamá al Duardito para que no se le enfríe la leche, pa' que no le crezca débil. Y Duarrdito, obediente como pocos, la tomó todas las tardes, religiosamente. Hoy por hoy, en silencio, a la sombra del sobreprecio Nirvana y las boludeces declaradas oportunamente por forras como Courtney Love o su megalómano amigo “pelado de R.E.M.” cuyo nombre no me sale en este momento cómo me tiene el Alzheimer mecachendié, decía que Duardito, a quien yo ignoré durante tanto tiempo por forro, deja en claro que está del lado de los buenos. Está a la mesa de los grandes, está fuera del vulgo horripilante constitutivo de “la familia rockera” universal. Canta como la puta madre, compone con asombrosa pericia, habla poco y hace mucho. Y me recuerda al Plant maduro, al que sigue produciendo en un standard de calidad superior a más de la mitad de lo que producía Zeppelin. Uuh… Qué lele… “¡¡¡Duarrrrrrrdíiitooooooo…!!!



9. dengue fever - cannibal courtship

La camboyana Chhom Nimol, cantante de Dengue Fever, no jugaba para los Camboyanos de San Lorenzo, si no la hubiese invitado a salir (de ese equipo de mierda). Está linda Nimol, hasta me bancaría que se crea artista por andar con la guitarrita y hacer estos disquitos innecesarios en una especie de cruza entre The Cardigans, Stereolab, The Raveonettes, The B-52'S y The Clientele. Ay Nimol, Nimol, cómo no querés que te tratemos como un objeto sexual… Si querés te digo que me gusta tu arte… Vos dale nomás, yo te aviso.



10. das pop - the game

Cuarto y recomendable disco de esta banda belga. Hacen, como de costumbre, un pop enraizado en los setenta, en algún lugar entre 10cc y Wings. Upbeat, preciso y sofisticado, son un alegrón si te predisponés. Porque locó: todo depende de vos. Sabelo. Alejandra Sabelo.



11. cults - cults

Debú: combo que debuta no pierde. Son de San Diego, y eso se nota por el sol presente en sus melodías tan de los sixties girl groups que hacían pop como el de las Shangri-Las. Pero viven en New York, entonces le dan al reverb de lo lindo y ensombrecen un poco su propia naturaleza, le dan un extrañamiento de mega-city. ¿Vos en qué costa de America vivirías? Yo en el medio, tirando al sur. Por joder, hombre: ¡por joder!



12. clan of xymox - darkest hour

Estos goth-poppers de larga data, famosos por sus primeros discos para 4AD, no se rinden. Ronnie Moorings toma el poder y dirige la embarcación hacia el terreno Dark Wave, eliminando casi todo vestigio acústico, vistiéndose de Andrew Eldricht de las últimas dos décadas, sintético pero jugando para Clan of Xymox. “Suenan como a través de un espejo”, decía la publicidad radial del disco que había sacado el sello de Daniel Grinbank (que sabe tanto de rock como mi abuela Aída, con el agravante de que este barbudo impresentable cree que sabe): ¡cuánto ingenio, Argentina! ¡Y ahora vamos por la Copa América!



13. peter murphy - ninth

“Yór-wísper-ís-máinnn…” Debe ser fácil imitarlo a Peter Murphy. Tanto como a Sandro. Le voy a decir a Michael Éinyel Cerutti que lo agregue a su rutina en la próxima revista con Carmen Kelvinator Barbieri. “Yór-wísper-ís-máinnn…” El ex Bauhaus siempre tuvo una fijación rockera bien gay (calificar al rock de gay es como una redundancia) del lado de Bowie. Y le puso tanto empeño que hasta se lo empernó. O viceversa. Vaya uno a saber. Allá cuando Bowie se hacía el vampiro y filmaba The Hunger con la apetecible franco-petera Catherine Deneuve (la Juan Cruz Bordeu del cine francés). Pero Pedro Murphy, el de la famosa ley que resalta nuestra infelicidad cuando menos lo esperamos, no tuvo más remedio que continuar solo. Porque Bowie tiene una fila larguísima de gente que siempre está dispuesta a empernárselo. Cuánto mal gusto, mecachendié. Y cada tanto, para despuntar el vicio, Pedrito saca un disquito. A este le puso Ninth, y adivinen qué: ¡es el noveno! Y es una mezcla de sí mismo con Iggy Pop y David Bowie, pa' variá. Pero agruesando la voz, así: “Yór-wísper-ís-máinnn…” y haciéndose el machito. “Puto era Bowie, que hacía de mina”, se lo escucha decir por los pasillos. ¡Vamos Argentina, que la Copa América se queda en casa!



14. cocknbullkid - adulthood

Anita Blay es de Hackney, Londres; y negra. Editó un single autogestionado y, de tan bueno que resultó, la invitaron al programa de Jools Holland sin tener contrato. Allí hizo gala de un pop que sonaba entre Lily Allen y Girls Aloud desde los tacones de Grace Jones. Así es que llega este Adulthood, su debú, a los 23 pirulines. Como si Metronomy se metiese con Kate Bush. Y no me hagan hablar más, por Dios.



15. cerys matthews - explorer

La voz de Catatonia, la galesa Cerys Matthews, explora en este nuevo disco géneros diversos e historias muy variadas de distintas culturas del mundo. Desde el blues americano hasta la canción tradicional china pasando por alguna música española. Utilizando un sinfín de instrumentos además de su sensibilidad única, la voz se luce en la variedad de estilos que abarca sin caer en el pecado de lo exótico por el exotismo en sí mismo. Explorer es un disco rico, frondoso y acertado. Como para que dejen de tomarla como una reventada a la que sólo le gusta la joda. Que una cosa no quite la otra, che…



16. boris - attention please

Estoy enamorado de Wata, cómo no estarlo. ¿Ustedes la vieron? Los japoneses Boris se hicieron famosos por su sonido Drone y sus tics Heavy Metal. Pero sorprenden incursionando distintos géneros a lo largo de su discografía. En el caso de Attention Please Wata captura toda la atención y canta las diez canciones, cosa que nunca había ocurrido antes. Además, el metal deja el lugar a un climático trip-hop sanguíneo que los acerca al último Massive Attack. También hay algo de My Bloody Valentine y de alguna que otra PJ Harvey de mitad de carrera. En Japón me caso con Wata, en Tennessee con Gill. Sólo es cuestión de que no se me junte el ganado.




17. centro-matic - candidate waltz

Will Johnson es un texano prolífico e inquieto. Saca discos solistas, en colaboración y como líder de sus dos bandas; Centro-matic es una de ellas: Candidate Waltz es el primer álbum en cinco años bajo ese nombre y el disco es de los más directos e inmediatos que se le recuerden. Su indie de americana alternativa está más cerca de Hold Steady y Son Volt que de esos discos propios que tomaban cuatro escuchadas para comenzar a descubrirles el camino secreto. Es rock americano, de ninguna de las dos costas.



18. atari teenage riot - is this hiperreal

Alec Empire dijo de este nuevo álbum de Atari Teenage Riot: “es un álbum de protesta en la era Google”. ¿Debemos tomar esto como que suena a Miguel Cantilo y Punch o a Pedro y Pablo? De lo que sí estamos seguros es que retoma el sonido industrial de los primeros años, un heavy-meta-synth-punkish-pop que dista mucho de los álbumes de los mid-nineties donde exploraban un versión propia de drum n bass. Pasta Base para Todos.



19. gomez - whatever's on your mind

Tras siete álbumes de estudio, los ingleses Gomez optan por grabar a la nueva moda digital: cada integrante por separado, en distintos espacios y con la cabeza en su propio mundo, graban sus partes y las van subiendo vía internet. Así van “interviniendo” el trabajo colectivo de manera individual. Este tipo de proceso haría suponer un resultado diferente al habitual, pero no: el disco suena much-alike a sí mismos, con esa mezcla de blues, rhythm & blues y pop vistos bajo el prisma y flema británicos. La calidad es alta tanto como las conocidas virtudes de este combo que, a diferencia de bandas contemporáneas como The Beta Band, supo encontrarse a sí mismo y sostenerse en el tiempo.



20. hank williams III - straight to hell

Es bravo el nietito de Hank, Shelton. Se pelea con su sello y contra todos los seguidores de la Country Music quienes no se bancan que putee y aluda a las drogas más directamente que un rapero. Por algo han bautizado a su música como Hellbillie. Shelton se sale con la suya, siempre, y es así que edita un álbum doble, Straight to Hell. Qué lindo muchacho. Aprovecha entonces para editar algunas canciones que le rechazaban sistemáticamente para su disco debut (Thrown Out of the Bar). Grabó todo el disco en una máquina que compró por 500 dólares para imprimirle un sello descuidado y lo-fi, aunque la pericia es tal que ni a palos se trata de un álbum mal grabado que intenta ocultar ineptitudes. Títulos como Satan is Real, D. Ray White, Dick in Dixie, Crazed Country Rebel y Angel of Sin hablan por sí mismos. Único, nieto ‘e tigre.



21. hiromi uehara - voice

Con Hiromi también me caso, aunque se me junte el ganado. Total, perdido por perdido… Qué locura Hiromi: ¡encima es virutosa! En la ejecución de su instrumento, digo. Voice es un álbum de Prog Rock en formato trío y con muchas influencias del jazz y la fusión (Soft Machine Third en adelante). Imaginate a Walter Malosetti. Ahora mirá la foto de Hiromi. Decime con quién te quedás.



22. i'm from barcelona - forever today

El colectivo más famoso (después del 60 que es nuestro como los todos los bondis y las biromes, locó) es Broken Social Scene. Pero I’m from Barcelona son más (nunca menos): 29 integrantes. Suecos degenerados… Con Forever Today hicieron un disco que, muy a su pesar, Broken Social Scene no pudo lograr hasta el momento. Un álbum soleado y brillante, de un pop elevado a fuerza de brasses y frases. Un disco para caminar por Portobello con los shades puestos una mañana de sol, haciéndose el banana con la vida que nos mira de reojo: ignorala, que ella se dedica a eso. Le va a dar bronca y va a putear por no haber podido grabar Forever Today.



23. greg holden - i don't believe you

Greg es un songwriter del norte inglés, de Leeds para ser más precisos. I Don’t Believe in You es una compendio de canciones/historias hechas en su pueblo natal y en New York, con el alma Dylan y el corazón un poquito Springsteen. ¿No será mucho? Sáqueme dos pancitos, Armando…



24. underground railroad - white night stand

Veo a este trío francés como la contra-cara gala de I am Kloot. Siniestros, sombríos, melódicos, personales, sostenedores del suspenso a ultranza. Qué más querés que te diga. No llegué a la mitad de la lista y estoy más cansado que Del Potro en el set cuatro versus Nadal. Y encima al salir de la cancha no estoy en Londres.



25. gavin friday - catholic

Este muchacho tiene clase, es de estirpe. No es un gilastrún cualquiera, si no escuchá Catholic y después decime. Con el 10% de la voz de Bono o Billy Mackenzie pero con la inteligencia y la visión de cualquiera de ellos, Friday hace la vida a su manera, a las sombras de la mega-fama de alguno de sus contemporáneos. Catholic es su cuarto trabajo solista y tiene una tapa que lo vale entero. Apenas dieciséis años atrás había editado su tercer álbum, Shag Tobacco. Catholic trata de la muerte (de dejar serla) y fue grabado en Dublin y Cork. Si con eso no sentís curiosidad por escucharlo te podés morir igual. Con onda. Te lo digo. Con onda. Te lo digo con onda.



26. fucked up - david comes to life

Son doce (más que los Cadillacs) y de Toronto (porbes pecho-fríos: los Fabulosos son de B.A.). Hacen una especie de Punk Rock con delirios Kraut: David Comes to Life dura ochenta minutos y alterna las canciones que bien podrían haber estado en el debut de The Hold Steady, con pasajes hipnóticos que ofician de puente entre historia e historia. Yo paso.



27. introitus - elements

Prog rock sueco, ambicioso, pretencioso, lleno de rincones y crescendos, de idas y venidas: esta gente se toma su tiempo para recorrer las canciones que en algunas ocasiones pueden llegar al cuarto de hora de duración. Entre Asia y el Tangerine Dream más teatralmente grasún, el de los noventa. Así es Introitus en su segundo álbum: Elements.



28. lady gaga - born this way

El otro día cargué al iPod el segundo disco de Lady Garchá. No me caía mal ese hit que tira nombres hispanos, Alejandro, Fernando, Ricardo, Adalberto, Armando más todos los que se vengan. Pensé que no estaba mal que de tanto en tanto se den estos “sucesos” y aparezcan nuevas celebridades globales, es decir celebridades (a ver si nos vamos a creer que Adrián Suar es famoso). Pero la verdad que la escucha completa de su segundo disco (que se demoró tanto desde la primera edición de su debut) es un garrón tremendo. Por más que esté bien grabado y producido, por más que de tanto en tanto se le escape una muy buena canción y todo lo que gustes, el total se hace insoportable. Por derivativo, por copión, por poco original, por burdo; ni siquiera lo salva el descaro. No puedo creer que se la tome como la “nueva Madonna”. No es que Madonna haya inventado algo entonces, pero esto… Esto es demasiado berreta: money's too tight to mention. Si con el segundo disco muestra tantas falencias, ¿qué puede esperarse de Lady Garchá para dentro de diez años? ¿Y de veinte? Ay ay ay, Gavin: let it be, let it be…



29. kitty, daisy & lewis - smoking in heaven

Estos tres pelotudos (un pelotudo y dos pelotudas, para ser más precisos) nacieron en Kentish Town pero merecen ser argentinos. Smoking in Heaven es un pastiche retro, mezcla de 50’s rockabilly y two-tone demorado que ni un argentino podría hacer tan mal. Qué ganas de perder el tiempo, Dios mío…



30. kid loco - confession of a belladonna eater

El combo loco francés de los noventa que cayera luego del éxito de Air en su mezcla trip-hop con pop sanguíneo no se rinde e insiste. Y diástole. Si a vos te gustaba, te va a gustar. Pinceladas bealtescas a través de Mellow se filtran y suman a la paleta conocida. Qué grandes torneos de paleta en la playa en la Mar del Plata de la infancia, cuánta peatonal, cuánto Sacoa. La mejor pelotita de goma para la paleta playera es la de color ladrillo, no la negra. La negra no trae suerte.



31. patrick wolf - lupercalia

Flamboyant. Si le decimos flamboyant a Patrick Wolf, el niño bala, se va a enojar; se va a enojar de todas maneras. Pero el origen de su enojo es que sus talentos (el ya desplegado y el potencial) no logran el reconocimiento que merece. Ni en su país ni en America. Logra el reconocimiento de sus pares (que en muchos casos se han hecho amigos, Patti Smith y Marc Almond son apenas dos ejemplos) pero no recibe buenas críticas ni vende muchos discos. Puede culpársele por una falta de dirección, por emprender un camino errático. Pero en verdad pienso que allí reside una de las mejores manifestaciones de su talento artístico, en el impulso, en el movimiento continuo que su ser parece andar demandando a diestra y siniestra. Lupercalia, a diferencia del predecesor The Bachelor, es un disco luminoso y optimista. Desde el blanco predominante de su portada Patrick nos anuncia que el humor mordaz y el costado sombrío se guardaron en algún cajón, al menos por un rato. La factura de muchas canciones se apoya en el synth-pop que es uno de los denominadores comunes a la variedad de su obra. Sus canciones pueden sonar a un tardío hit de OMD (era Crush y aún Sugar Tax) o a algo del My Life Story con más pompa. Circunstancias aparte Patrick Wolf, más allá de sus recurrentes amenazas de abandonarlo todo tan propias de su costado balín, es garantía de una carrera extensa que nos seguirá deparando gratos momentos. El último de ellos se llama Lupercalia.



32. planningtorock - w

Janine Rostron nació y creció en Bolton, en la periferia de Manchester. Luego se mudó a Berlín. Su electrónica semi-gótica se emparenta con The Knife (con quienes grabó una extraña y posmoderna ópera llamada Tomorrow, in a Year) y su imaginario construye canciones pop entre sombras, muchas veces mínimas aunque suficientes, con bordes filosos y climas profundos, Giorgio Moroder, LCD Soundsystem (James Murphy es quien decidió que grabara para su sello), cuerdas sintéticas y Vangelis, todo en uno.



33. parallel dance ensemble - possessions and obsessions

Jessica Hansell es neocelandesa y, además, MC, DJ, AFJP y E-A-EA-A-PEPÉ. Parallel Dance Ensemble es su más reciente combo, una especie de Synth-pop retro eighties, entre Calvin Harris, Tom Tom Club y Boney M. Cool, loco, para que lo pasen esos diyéis delahostia que pinchan de lo lindo en los bares de las cagnitas o en Niceto Verga, esa calle de Palermo que los jueves tiene más onda que el East Village.



34. young rebel set - curse our love

Debú de estos rockers clasisistas del norte inglés, si se me permite. Mumford & Sons, The Clash, post-punk británico, Bruce Springsteen y ciento cincuenta de picado fino. Anthems de estadio, esa debe ser la intención.



35. lüüp - meadow rituals

Lüüp es Stelios Romaliadis. O su criatura. Lo concibió como un collective de gente de lugares distantes que graban desde sus casas agregándole capas a sus composiciones. Bueno, digamos que no descubrió América. Pero lo gélido de su mensaje danés lo emparenta con Sigur Ros y otros estetas sonoros de la UropaNordestina. El instrumento de origen de Stelios es la flauta, así que imagien a un flautista agregando cellos, demás cuerdas y algunos mínimos elementos de la electrónica de carácter acústico, flautista que vive en el paraíso nórdico y está al pedo todo el día. Qué horror, es muy peligroso: ¿no viste cómo se suicidan en esos lugares? Ni loco me voy a vivir ahí… Menos mal que nací en Argentina, locó. ¡Y el viernes arranca la Copa América! ¡Los vamos a hacer mierda a esos bolitas de hijos de puta! ¡Bolitas putos!



36. maybeshewill - i was here for a moment, then i was gone

Leister. Se dice Leister. La primera vez que fui a Leicester, cuando quería sacar el pasaje de tren, yo decía Leicester. Y no me entendían. Hasta que yo entendí que me decían Leister. Como si fuesen Carlos Saúles. Porque llega un momento en el cual es necsario ir a Leister. Y de Leister es Maybeshewill, un combo mitad post-rock en el estilo de 65daysofstatic, mitad emo-rock como Biffy Clyro. Si hay una banda emo que se llama Biffy Clyro, definitivamente, estoy viejo. Qué suerte. El próximo invierno me vacuno contra la gripe.



37. monody - of iron and clay

Estos muchachos de Portland, Oregon, desarrollaron una aplicación para iPod que les permite a sus fans tocar en vivo junto a la banda durante sus presentaciones. Eso es ser un modeBno. ¿Que qué hacen? Un synth-pop lisa y llanamente como Depeche Mode, sobre todo el de Violator. Me voy a bajar la aplicación y después me voy a tatuar todo. Si un día me animo, cuando no me vea mi vieja, toco en algún tema de un show en vivo.



38. munk - the bird and the beat

Un dance pop very disco, baby, disco (y funk), el que hace este muchacho Mathias Modica, una respuesta europea a LCD Soundsystem con mucho del Kraftwerk de Electric Cafe. "¡Café, café…!" Y me vino a la cabeza la imagen de las cafeteras de la cancha, esas de acero que tenían una palanca que se scaba hacia fuera para que por la canillita saliera ese jugo de paraguas que los turros le vendían a la gente en los partidos de otoño-invierno. Siempre llevaba el cafetero un trapo rejilla porque a las canillitas se les había aflojado el cuerito y goteaban sin excepción. Qué enchastre, miDió, qué enchastre…



39. my morning jacket - circuital

Los muchachos de Lousville, ante la aparición triunfal de Fleet Foxes, se habían apartado un tanto de su camino natural con Evil Urges, un disco más rocker y menos folker. Qué huevónker soy. Es que se pegaron un julepe por la calidad de los barbudos esos. Hoy, con Circuital, parecen al menos regresar a esa especie de Beach Boys con Steel Guitars. Estos otros barbudos (los de My Morning Jacket) grabaron este álbum en un gimnasio y dicen que, de alguna forma, quisieron hacer su propio Quadrophenia. Un poco pretenciosa la intención, pero el disco hace que se reencuentren con ellos mismos, lo que no es poco.



40. neil young - a treasure

Un tesorito. Sí, eso es el nuevo álbum de Neil Young, un compendio de grabaciones en vivo que rescatara el finadito Ben Keith hace unos años y cuyas cualidades se las remarcara al viejo loco con el fin de que las editase. En estas recorridas de allá por el 84 salía Neil Young con los International Harvesters para hacer country rock de sombrero puesto. En los términos flequillescos (para decir otra balabasada) más que un tesorito yo diría que este álbum es “un pucherito”. La delantera que cierra el disco (Southern Pacific, Nothing is Perfect y Grey Riders) te llena la canastra. ¡Fabulósico!



41. the pigeon detectives - up, guards and at em!

Tercer álbum de los indie-poppers de Leeds quienes siguen en la línea de Kaiser Chiefs con pretensiones de The Strokes. Perdón, pero se me va el tren y no quiero llevar el auto al centro…



42. the pierces - you & i

Catherine y Allison Pierce son dos hermanas de Alabama y están buenísimas. Partamos de allí para tratar de comprender por qué y dónde están estas muchachas. En su búsqueda de identidad se fueron convirtiendo en songwriters con pretenciones pop y, a la fuerza, folk. La pegaron con algunas canciones bien puestas en las series americanas más vistas, con videos en heavy rotation, con relaciones amorosas que las ligaron a integrantes de The Strokes, con alma de groupies. El Coldplay Guy Berryman las salva de la promoción en esta ocasión y les hace sacar el cuarto álbum, You & I. Claro: Guy, con tal de garchar, hace cualquier cosa. No lo culpo (yo tal vez haga lo mismo antes de entrar en clausura). It Will Not Be Forgotten es un hit y mejor canción que todo el álbum de Beady Eye, digo en defensa de las hermanitas Pombo de America, porque si no van a tomar mi tono discursivo como una crítica a The Pierces y nada más alejado de mi intención que eso.



43. tahiti 80 - the past, the present & the possible

Nuevo intento de este cuarteto francés de pop soleado rico en melodías-B (que hacen bien a la vista). Es evidente su talento para escribir buenas canciones pop pero también está claro que van a vivir quedándose a las pertas del éxito. Les falta un no sé qué carajo, tal vez sea su aborrecible origen galo. Ma’ qué sé yo… Creo que me quedo con el de Das Pop aunque, de tener a ambos, los guardaría juntos.



44. sparrow & the workshop - crystals fall

Debú de este trío con base en Glasgow, ciudad escocesa gris si las hay. Hacen un folk eléctrico bien clásico, como The Incredible String Band pasado a 220 y sin ovejitas ni pastores. “Ovejitas, en Argentina hay ovejitas, ¿no? Me gustan las ovejas”. Y ahí pasó a hablar de Malvinas, islas a las que no quiso mencionar hasta que yo le recordé el “nombre argentino”. Tan educada la Patti que quiso ser prudente hasta en ese detalle. Le gustan las ovejas, y no, no me estaba cargando. Está un poco loca. Como Jill O’Sullivan, la voz cantante de Sparrow & the Workshop quien, al igua que Patti, es americana. En este caso de Chicago. Y, vaya casualidad, le gustan las ovejas. Dicen que por eso quiso mudarse a Escocia. La gente está loca y habla… ¿Beth Orton? No, ya no sé lo que digo.



45. selebrities - delusions

No podés llamarte Selebrities con ese. Sos un pelotudo. Decí que estos muchachos son de Brooklyn y me merecen respeto por su sólo DNA, que si no los trataba de pelotudos… Hacen un synth-pop demasiado anclado en la clase B del género de allá por los ochenta. La cantante no sabe cantar, los que componen no saben componer y los que ejecutan no saben ejecutar. De una tristeza sólo comparable a ver en vivo a Art Noveau o Euroshima en la Esquina del Sol. Pero si mirás “el canal de la ciudad” vas a ver programas donde alguno da testimonio sobre “la noche de B.A. en los ochenta” y habla de esos sitios como si hablase de Renfro Valley. Qué cretinos.



46. sebastian - total

A este le perdono el nombre porque es francés. Lo que no le puedo perdonar es su nacionalidad. Aunque si tengo en cuenta la mía más que perdonarlo tengo que pedirle disculpas. Así que mejor me callo. La tapa de Total son dos pibes besándose. ¡Qué loco! ¡Qué transgresores! ¡Qué pelotudos! ¿Que abuso del adjetivo pelotudo? Entonces lo hago sustantivo. El pelotudo hace un disco que llama Total y contiene canciones de sintético pop que quiere ser Justice o, al menos, hacerle lo propio a Daft Punk. Estos franceses, por Air y Daft Punk, deben creer que inventaron la pólvora. Nosotros tuvimos a Los Encargados y a Los Mimilocos y no decimos nada…



47. seasick steve - you can't teach an old dog new tricks

Creo que quinto disco de este viejo loco y bluesman americano, linyera sucio, homeless con perro incorporado. Las tres cuerdas de su guitarrita y una voz quebrada por los días sin las noches le son más que suficiente para contarnos historias que sobrepasan en cuanto interés a cualquier grupo de pendejos que sólo tienen ganas de salir en las revistas o de leer sus nombres impresos en la blogósfera. Mientras tanto John Paul Jones se quizo ir a tocar con este viejo. Dios es justo.



48. the wombats - this modern glitch

Segundo álbum de la banda de Liverpool que tiene como mayor contra, vaya paradoja, la popularidad (que se les brindó de inmediato) y su facilidad para generar melodías pegadizas. El público los adora pero la crítica les sospecha. ¿Pero a quién le importa la crítica? This Modern Glitch, me animaría a decir, es un poco mejor aún que el debut A Guide to Love, Loss and Desperation. Un disco que supongo venderá muchísimo y entrará en los resúmenes anuales de aquí y allí, un disco seguramente exitoso como el primero de Franz Ferdinand o Urban Hymns de The Verve. Vervemos qué sucede…



49. thea gilmore - john wesley harding

Thea está por sus early thirties, nació en Oxford de padres irlandeses. La colección de discos de sus progenitores la llevó a hacerse songwriter. Tuvo en su casa los discos de Dylan desde que tiene memoria. Dylan tiene setenta, John Wesley Harding unos treinta. Haga o no haga sentido Thea decidió regrabar ese disco completo como tributo personal a su héroe. Con todos los riesgos que ello implica (incluido el odio que pudiere despertar, eventualmente, en el propio creador). El resultado, en mi opinión, es muy bueno. I am a Lonesome Hobo es un highlight.



50. vetiver - the errant charm

Andy Cabic, viejo compañero de ruta de Devendra Banhart, jamás pudo capitalizar el éxito de sus pares freak-folkers Joanna Newsom y el mencionado barbudo sucio apellidado Banhart. The Errant Charm, título absolutamente auto-descriptivo, es un intento de obtener algo de reconocimiento a través de canciones sin intermedios instrumentales eternos, más concretas, en la línea de The Shins, Death Cab for Cutie, Slowdive (de Souvlaki) y Fleet Foxes.



51. gillian welch - the harrow & the harvest

Este, mejor, lo dejo para después, en extenso y por separado. Sólo te adelanto que, si no lo comprás antes del 30 de Septiembre, serás degradado. Podés adquirirlo en cualquier lugar del planeta. Me lo vas a tener que mostrar para el día indicado acá arriba. Si no…

domingo, 26 de junio de 2011

LANZAMIENTOS U.K. 27 JUNIO 2011


En esta sección encontrarás cada semana el listado de las novedades del mercado discográfico inglés: en cada línea vas a leer el nombre del artista, el título del lanzamiento, su número de catálogo, el formato y luego el precio en moneda argentina (más conocida como "Pascualito")

Todos los socios de El Oasis In The Head pueden encargar todas las semanas discos ingleses; y no solamente los que encuentren en estas listas de lanzamientos: el Dr. Oasis te desafía a que le pidas el disco que se te ocurra: él te lo va a conseguir.

La demora en recibir el encargo es de dos semanas. Cualquier pregunta al respecto de los encargos o para asociarse a la única disquería mental del mundo escribir a eloasisenlacabeza@yahoo.co.uk

De ahora en más podrás encontrar en estas listas a los "recomendados con fervor por el Doctor Himself": son aquellos títulos que vienen acompañados de un video ilustrativo.

Abreviatura de los formatos:

CD, compact disc album
CDS, compact disc single
7, seven inch single
10, ten inch vinyl
12, twelve inch single
LP, album on vinyl
MC, cassette album
MCS, cassette single
MD, mini disc BOX, box set
TS, t-shirt
VID, video (VHS PAL format)
MISC, miscelleaneous item
MAG, magazine
COL, coloured vinyl
LTD, limited edition
PIC DISC, picture disc
DVD, digital video disc

Cry baby cry, make your mother buy:

5 ROYALES RIGHT AROUND THE CORNER-SMALL HOLE IN BARCODE CD 90
A PALE HORSE NAMED DEATH AND HELL WILL FOLLOW ME 309381 2XLP 300
A PALE HORSE NAMED DEATH AND HELL WILL FOLLOW ME 309382 CD 100
ABROGATION TIEF SCHWARZ BLUTIG ROT MPDD016 CD 95
ABYSS (GIUSEPPE MORABITO) BIRDSONG 060BUZZ 12 90
ACE FIVE A SIDE CDBRED493 2XCD 120

ACID MOTHERS TEMPLE & THE MELTING PARAISO U.F.O. LIVE AS A TROUBADOUR IMPREC331LP LP 200



ACQUA FRAGILE ACQUA FRAGILE ECLEC2277 CD 90
ACQUA FRAGILE MASS-MEDIA STARS ECLEC2278 CD 90
ALICIA KEYS SONGS IN A MIRROR - 10TH ANNV. DELUXE ED. + BONUS DISC 88697906412 2XCD 130
ALICIA KEYS SONGS IN A MIRROR - 10TH ANNV. DELUXE ED. - 2XCD + 1XDVD 88697908042 2XCD/DVD 180
ANDRE LODEMANN RIVEN REMINISCENCES EP FR154 12 100
ANVIL JUGGERNAUT OF JUSTICE-ltd.ed.EUROPEAN VERSION-2 BONUS TRACKS-digi sleeve 309550 CD 100

ARCADE FIRE SCENE FROM THE SUBURBS - CD/DVD 2770134 CD/DVD 140



ART MUSEUMS DANCING WITH A HOLE IN YOUR HEART SLR137 7 80
BEASTIE BOYS HOT SAUCE COMMITTEE PART 2 P6880431 LP 230
BEYONCE 4 88697908242 CD 95
BEYONCE 4 - 2 X CD DELUXE ED. 88697933582 CD 125
BIG STAR FEEL (ALTERNATE MIX) B/W MOD LANG-UNISSUED SINGLE MIX R7521272PMI 7 110

BILL MONROE FATHER OF BLUEGRASS -26 TRACKS-COMPLETE COUNTRY SCOUNTCD007 CD 75



BILL NELSON NORTHERN DREAM -COCD1001-ESOTERIC RECS-REMASTERED COCD1001 CD 90
BOB WILLIS KING OF SWING-26 TRACKS-COMPLETE COUNTRY SCOUNTCD009 CD 75
BRISTOL REGGAE EXPLOSION 1978-1983 V/A ARC191V LP 170
BROTHER NEW YEARS DAY 2774059 7 70
BROWNSWOOD ELECTRIC 2 V/A BWOOD068CD CD 90
BROWNSWOOD ELECTRIC 2.1 VARIOUS ARTISTS BWOOD071 12 100
BROWNSWOOD ELECTRIC 2.2 VARIOUS ARTISTS BWOOD072 12 100
BUNNY AND THE BEAR IF YOU DONT HAVE ANYTHING VR636CD CD 90
CANED & ABLE SMOKE… - RE-ISSUE MD631 CD 80

CAPTAIN BEEFHEART AND THE MAGIC BAND NAN TRUES HOLE TAPES VOLUME 2 OZITDANDELIONCD9009 CD 95



CHRIS THILE & MICHAEL DAVES MAN IN THE MIDDLE - THIRD MAN RECORDS TMR083 7 90
CHURCH OF MISERY MASTER OF BRUTALITY-RISE ABOVE RECS CD 95
CHURCH OF MISERY SECOND COMING -RISE ABOVE RECS CD 95
COATHANGERS LARCENY & OLD LACE SSQ095CD CD 90
COATHANGERS LARCENY & OLD LACE SSQ095LP LP 160
COCOON HEROES V/A - 2 X CD CORMIX034 2XCD 120

COLDPLAY EVERY TEARDROP IS A WATERFALL/MAJO-BLUE VINYL IN DIE-CUT SLEEVE R6843 7 85
COLDPLAY EVERY TEARDROP IS A WATERFALL/MAJOR MINUS CDR 6843 CDS 65




COM TRUISE GALACTIC MELT GI138LP 2XLP 250
COM TRUISE GALACTIC MELT GI138CD CD 90
COMPUTER MAGIC THE END OF TIME RTR0001 7 75
COPY HAHO COPY HAHO SLEARN001 CD 95

CROWDED HOUSE CROWDED HOUSE / WOODFACE G0825742 2XCD 90



DANZIG JU JU BONE/REBEL SPIRITS -VERY LIMITED AFMSG3357 7 150
DARKEST HOUR HUMAN ROMANCE BE055LP LP 200
DAVE ALVIN ELEVEN ELEVEN YEP2246LP 2XLP 260
DAVID MARK PEARCE STRANGE ANG3LS AORH00059 CD 105

DAVID SYLVIAN BRILLIANT TREES/SECRETS OF THE BEEHIVE G0825552 2XCD 90



DAVY GRAHAM PLAYING IN TRAFFIC CRACKPROBE34 CD 75
DEATH HUMAN - 2 X CD EXPANDED EDITION RR71652 2XCD 120
DEEPCHORD HASH-BAR LOOPS SOMACD091 CD 95
DEERHOOF MILKMAN - REMASTERED ATPRCD09 CD 95
DEERHOOF MILKMAN -WHITE VINYLl-700 COPIES REMASTERED ATPRLP09 LP 175
DEERHUNTER / CALVINIST PYLON COVER + REMIX-COOL/YO-YO DFA2279 7 90
DEKAPITATOR WE WILL DESTROY… YOU WILL OBEY!!! RR71242 CD 95

DEVO Q: ARE WE NOT MEN? A: WE ARE DEVO / OH NO ITS DEVO G0825572 2XCD 90



DEVON WILLIAMS YOUR SYMPATHY/SISTERS SLR136 7 80
DOOBIE BROTHERS LIVE AT THE GREEK THEATRE 1982 EAGCD446 CD 95
DOOBIE BROTHERS LIVE AT THE GREEK THEATRE 1982 - DVD EREDV887 DVD 105
DRACONIAN A ROSE FOR THE APOCALYPSE -LTD.ED DIGI NPR376LTD CD 150
EDDY ARNOLD SMOOTH OPERATOR -28 TRACKS-COMPLETE COUNTRY SCOUNTCD010 CD 75
ELECTRIC WIZARD WITCHCULT TODAY 2XLP 260
ELVIS PRESLEY THE REAL… - 3 X CD SET-ULTIMATE COLLECTION-90 TRACKS 88697915472 3XCD 90
ENID TOUCH ME -ENID033CD ENID033CD CD 75
ENID TRIPPING THE LIGHT FANTASTIC - ENID039CD ENID039CD CD 75
ERNEST TUBB TEXAS TROUBADOUR -27 TRACKS -COMPLETE COUNTRY SCOUNTCD008 CD 75
EXIST IMMORTAL INSECTS RH002G9 CD 85

FALL KICKER CONSPIRACY-LIVE AT HACIENDA 1983-85-DVD CRDVD181 DVD 125



FELA KUTI BEASTS OF NO NATION LM036LP LP 180
FELA KUTI EVERYTHING SCATTER LM040LP LP 180
FELA KUTI EXPENSIVE SHIT LM037LP LP 200
FELA KUTI FEAR NOT FOR MAN LM034LP LP 180
FELA KUTI SORROW TEARS AND BLOOD LM035LP LP 180
FELA KUTI TEACHER DONT TEACH ME NONSENSE LM041LP LP 180
FELICE BROTHERS CELEBRATION, FLORIDA -+ FREE DOWNLOAD VJLP193 LP 180
FIREHOUSE FULL CIRCLE 1002 CD 105
FOSTER THE PEOPLE TORCHES 88697744572 CD 90
FOZZY CHASING THE GRAIL & REMAINS ALIVE 0206905ERE CD 95
FRUIT TREE FOUNDATION FIRST EDITION CHEM155CD CD 95
GANG STARR STEP IN THE ARENA / DAILY OPERATION G0825622 2XCD 90
GATES OF SLUMBER THE WRETCH -GREY VINYL- RISE ABOVE RECORDS RISELP131 2XLP 260
GATES OF SLUMBER THE WRETCHED -LTD.ED.BLUE VINYL 2XLP 260
GATES OF SLUMBER THE WRETCHED -LTD.ED.GREEN VINYL 2XLP 260

GENE AUTRY SINGING COWBOY-26 TRACKS-COMPLETE COUNTRY SCOUNTCD006 CD 75



GENERAL SURGERY NECROLOGY RR71592 CD 95
GENTICORUM NAGEZ RAMEURS RA015 CD 95
GET UP KIDS SIMPLE SCIENCE EP FLVR001CD CD 80

GILLIAN WELCH THE HARROW & THE HARVEST 5249867172 CD 95



GO-GOS BEAUTY BEFORE THE BEAT - 30TH ANN. ED. - 2 X CD 2XCD 125
GOLDEN GLOW TENDER IS THE NIGHT MH277CD CD 95
GOOGOOSH GOOGOOSH FKR047LP LP 200
GOOGOSH GOOGOSH FKR047CD CD 95
GRAND FUNK RAILROAD WERE AN AMERICAN BAND / CAUGHT IN THE ACT G0844922 2XCD 90
HALVES IT GOES IT GOES CD 95
HEART BAD ANIMALS/ HEART G0825482 2XCD 90
HEINZ HOLLIGER INDUUCHLEN - ECM LABEL 4763977 CD 95
HELADO NEGRO CANTA LECHUZA AKR083CD CD 95
HELADO NEGRO CANTA LECHUZA AKR083LP LP 185
HELMS ALEE WEATHERHEAD HH666216 CD 95
HELMS ALEE WEATHERHEAD HH666216LP LP 265
HERMAN KELLY & LIFE PERCUSSION EXPLOSION GET52709 CD 95
HIPSTERS 2 V/A AJXCD259 CD 95
HISTORY OF APPLE PIE YOURE SO COOL RTR0002 7 75
HOLLY THROSBY TEAM WOOMECD008 CD 95
ICE CUBE AMERIKKKAS MOST WANTED (EXPLICIT) / THE PREDATOR (EXPLICIT) G0825642 2XCD 90ICED EARTH FESTIVALS OF THE WICKED 9980267 2XDVD 160
ICED EARTH FESTIVALS OF THE WICKED 9980269 3XDVD 220
ICED EARTH FESTIVALS OF THE WICKED 9980262 CD 95
ICED EARTH FESTIVALS OF THE WICKED - LTD. ED. CD + 2XDVD BOX SET 9980269 2DVD/CD 350
IGGY POP LUST FOR LIFE / THE IDIOT G0825382 2XCD 90
INVASION OF THE MYSTERON KILLER SOUNDS SOUL JAZZ RECS PRES.VOLUME 1 -COMP BY KEVIN MARTIN(BUG)-HARMONIC 313/DIPLO/ETC SJRLP2361 2XLP 220
INVASION OF THE MYSTERON KILLER SOUNDS SOUL JAZZ RECS PRES.VOLUME 2 -COMP BY KEVIN MARTIN(BUG)-KING JAMMY/KING TUBBY ET SJRLP2362 2XLP 220
JACK JOHNSON BRUSHFIRE FAIRYTALES - REMASTERED 801301 CD 95
JACK JOHNSON BRUSHFIRE FAIRYTALES - REMASTERED - PRE SALE 27 JUN 801306 LP 235

JACKSON BROWNE ON STAGE 1976-CHICAGO RADIO BROADCAST CD 90



JACOB YATES & THE PEARLY GATE LOCKERS LUCK RPR015CD CD 95
JACOB YATES & THE PEARLY GATE LOCKERS LUCK RPR015 LP 185
JAMES VINCENT McMORROW EARLY IN THE MORNING BLVDIG01V LP 190

JAPAN GENTLEMEN TAKE POLAROIDS/OIL ON CANVAS G0825502 2XCD 90



JAPANISCHE KAMPFHORSPIELE KAPUTTE NACKTE AFFEN BE054LP LP 190
JILL SCOTT THE LIGHT OF THE SUN 9362495727 CD 95
JIM CAPALDI DEAR MR. FANTASY - 4XCD SET 5333997 4XCD 320
JOHN FOXX AND HAROLD BUDD NIGHTHAWKS.TRANSLUCENCE AND DRIFT MUSIC EDSX3011 3XCD 180
JOHNNY CASH THE REAL..FABULOUS/HYMNS/SONGS SOIL/RIDE TRAIN/NOW THERE/HYMNS HEART/7 BONUS TRA 88697915392 3XCD 90
JOLIE HOLLAND PINT OF BLOOD 271122 CD 95
JOLIE HOLLAND PINT OF BLOOD 271121 LP 185
JONNY COLA & THE A-GRADES POSTCODE WARS EP SR2061110 10 80
JUSTICE CIVILIZATION - LTD. 12 BEC5772886 12 90
KAISER CHIEFS THE FUTURE IS MEDIEVAL BUN164CDP CD 95
KEB DARGE & LITTLE EDITHS LEGENDARY WILD ROCKERS V/A BBE169CCD CD 95
KEB DARGE & LITTLE EDITHS LEGENDARY WILD ROCKERS V/A BBE169CLP LP 235
KINGSTON TRIO VERY BEST OF - 40 TRACKS - ONE DAY MUSIC LABEL DAY2CD120 2XCD 100
KITTY, DAISY & LEWIS MESSING WITH MY LIFE/COCO NUTS -LTD.ED 10" - 78 RPM RECS SBESTT103 10 100
KITTY, DAISY & LEWIS MESSING WITH MY LIFE/COCO NUTS-HEAVYWEIGHT VINYL-DINKED CENTER SBESTS103 7 85
LANCASHIRE HOTPOTS ACHTUNG GRAVY TOWN50 CD 80
LANCASHIRE HOTPOTS NEVER MIND THE HOTPOTS + LIVE ALBUM - 2XCD EDITION TOWN48 2XCD 100LAST SOUND ONLY THE LONELY KNOW THE GLOW-OSAKA RECS 7 70
LIANE CARROLL UP AND DOWN QMR0001CD CD 95
LIMP BIZKIT GOLD COBRA 2771152 CD 95
LIMP BIZKIT GOLD COBRA - DELUXE ED 2774698 CD 145
LITTLE ROY SILVER / DIVE ARK023 7 80
LONDON AMERICAN STORY 1959 VARIOUS DAY2CD119 2XCD 90
LOWLINE LOWLINE TOWNCD51 CD 95
LUDOVICO EINAUDI ESSENTIAL EINAUDI 4764491 CD 95
MARILYN CRISPELL - GERRY HEMINGWAY AFFINITIES INTAKT177 CD 105
MARK RONSON & THE BUSINESS INTL RECORD COLLECTION -AUTOGRAPHED 2XLP 260
MAX BOYCE LIVE AT TREORCHY / WE ALL HAD DOCTORS PAPERS G0825592 2XCD 90
MICHAEL NYMAN THE PIANO / THE COOK, THE THIEF, HIS WIFE AND HER LOVER G0825762 2XCD 90
MILES DAVIS LIVE AT MONTREUX -HIGHLIGHTS 73-91-DVD EREDV883 DVD 135
MILES DAVIS THE REAL… - 3 X CD SET -30 TRACKS 88697915492 3XCD 90
MOANERS / JENNYANYKIND SPLIT 7 HFQ017 7 80
MOLLY WAGGER FLAMBEAUX TIRK067 CD 85
MOTOR CITY DRUM ENSEMBLE DJ KICKS EP K7285EP 12 90
MR BIG BITTER STREETS -UK BAND SFACCD4 CD 95
N.W.A STRAIGHT OUTTA COMPTON / EFIL4ZAGGIN G0844912 2XCD 90
NEAERA FORGING THE ECLIPSE BE051 LP 220
NECROPHAGIA DEATHTRIP 69 SOM237LP LP 220
NO SURRENDER MEDICINE BABIES ZKCD077 CD 95
NURSE WITH WOUND SALT - CLEAR VINYL DPROMLP80 LP 220
NURSE WITH WOUND WHO CAN I TURN TO STEREO - 2XCD UJ2006 2XCD 160
PAUL KALKBRENNER ICKE WIEDER PKM002CD CD 95
PAUL KALKBRENNER ICKE WIEDER PKM002LP LP 200
PAUL KALKBRENNER ICKE WIEDER - DELUXE ED. PKM002CDX CD 100
PEARLS / BERLIN HEART AT HOME WITH YOU / BLANKET OVER SKY RPR016 7 80
PETE & THE PIRATES ONE THOUSAND PICTURES SR046LP LP 170
PIANO MAGIC DARK HORSES - 4 TRACK EP CDS 90
PINA V/A - OST DG001CDINT CD 95
PINA V/A - OST DG001LP LP 185
PLANKS DARKEST OF GRAYS/SOLICIT TO FALL-LTD.ED.SOUTHERN LORD LABEL LORD139 CD 95
PONTIAK COMERCRUDOS THRILL275LP LP 180
POPOL VUH REVISITED & REMIXED SPV70442 CD 105
PYROLATOR NEULAND YEP2246LP 12 110
QUEEN DEEP CUTS VOLUME 2 (1977-1982) 2771782 CD 95
QUEEN FLASH GORDON - 2011 REMASTERED EDITION 2771769 CD 95
QUEEN FLASH GORDON - 2XCD DELUXE ED. - 2011 REMASTERED EDITION 2771770 2XCD 140
QUEEN HOT SPICE - 2011 REMASTERED EDITION 2771757 CD 95
QUEEN HOT SPICE - 2XCD DELUXE ED. - 2011 REMASTERED EDITION 2771758 2XCD 140
QUEEN JAZZ - 2011 REMASTERED EDITION 2771767 CD 95
QUEEN JAZZ - 2XCD DELUXE ED. - 2011 REMASTERED EDITION 2771768 2XCD 140
QUEEN NEWS OF THE WORLD - 2011 REMASTERED EDITION 2771747 CD 95
QUEEN NEWS OF THE WORLD - 2XCD DELUXE ED. - 2011 REMASTERED EDITION 2771748 2XCD 140
QUEEN PLATINUM COLLECTION - 3XCD BOX SET 2772417 3XCD 240
QUEEN THE GAME - 2011 REMASTERED EDITION 2771751 CD 95
QUEEN THE GAME - 2XCD DELUXE ED. - 2011 REMASTERED EDITION 2771752 2XCD 140
QUEENSRYCHE DEDICATED TO CHAOS RR77342 CD 95
QUEENSRYCHE DEDICATED TO CHAOS - SPECIAL ED. - PRE SALE 27 JUN RR77345 CD 95
RAY LAMONTAGNE AND THE PARIAH DOGS BEG STEAL OR BORROW/THIS LOVE IS OVER-PROMO ONLY 7" VINYL-PIC SLEEVE 7 90

RED CRAYOLA GOD BLESS-RE-MASTERED BY SONIC BOOM -DELUXE BOOKLET SNAX631CD CD 95
RED CRAYOLA PARABLE OF ARABLE LAND-2XCD REMASTERED BY SONIC BOOM-STEREO/MONO +DELUXE BOOKLET SNAX621CD 2XCD 120




REECE KRONLUND SOLID AORH00058 CD 100
RHAPSODY OF FIRE FROM CHAOS TO ETERNITY-LTD.ED.180 GRAM BLOOD RED VINYL-48 PAGE LP SIZE BOOKLET NB2641LP 2XLP 450
RICARDO VILLALOBOS/MAX LODERBAUER RE:ECM 2758681 2XCD 180
ROB MORATTI VICTORY ESM227 CD 95
ROSIE VELA ZAZU -CHERRY POP RECORDS CRPOP86 CD 85

ROXY MUSIC AVALON / SIREN G0952842 2XCD 90



SAMIYAM SAM BAKERS ALBUM BF022 2XLP 200
SAMIYAM SAM BAKERS ALBUM BFCD022 CD 90
SBTRKT SBTRKT YTCD060 CD 90
SBTRKT SBTRKT YTLP060 LP 180
SBTRKT SBTRKT - LTD. ED. LP YTLP060X LP 190
SCOTT OGDEN AND MALCOLM HEARN MAKE - DVD AKR078 DVD 105
SCOUNDRELS SCOUNDRELS BHV167852 CD 95
SEASICK STEVE WRITE ME A FEW LINES - THIRD MAN RECORDS TMR098 7 90
SEPULTURA KAIROS -LTD.ED.180 GRAM WHITE VINYL + POSTER NB2691LP 2XLP 260
SEPULTURA KAIROS -LTD.ED.DIGI-2 BONUS TRACKS + DVD NB2691SP CD/DVD 160
SET YOUR GOALS BURNING AT BOTH ENDS 271332 CD 95
SET YOUR GOALS BURNING AT BOTH ENDS 271331 LP 185
SEVEN SISTERS OF SLEEP S/T -LTD.ED.SOUTHERN LORD LABEL LORD137 CD 95
SHES HIT PLEASURE RPR014 LP 190
SHES HIT / JACOB YATES & THE PEARLY GATE LOCKERS SPLIT 7 - SHES HIT / LEMONADE RPR011 7 80
SHUTES NOAHS ARK 7 75

SIMPLE MINDS SPARKLE IN THE RAIN / STREET FIGHTING YEARS G0825722 2XCD 90



SIRIUSMO PEARLS & EMBARASSMENTS: 2000-2010 - 2XCD MTR13CD 2XCD 130
SIX REASONS TO KILL ARCHITECTS OF PERFECTION BE053LP LP 190
SLIME INCREASES TLV046LP LP 150
SMOKEY ROBINSON THE SOLO ALBUMS: VOLUME 5 2766835 CD 95
SORRY ENTERTAINERS LOCAL JET SET STRIKE129 CD 95

SPARKS THE SEDUCTION OF INGMAR BERGMAN - LTD. ED. LA FILM FESTIVAL CD LBRCD5 CD 265




STEVIE NICKS IN YOUR DREAMS 9362495788 CD 95



STRANGEWAYS WHERE DO WE GO FROM HERE: LIVE AT FIREFEST FFR003 CD 105
STREAM OF PASSION DARKER DAYS -DIGI NPR377LTD CD 160
STUART MOXHAM SIX WINTER MORNINGS -6TRACK EP HABITCD006 CDS 95
SUEDE A NEW MORNING - 2XCD + DVD EDSG8005 CD/DVD 150
SUEDE HEAD MUSIC -DELUXE ED. 2XCD + DVD EDSG8003 CD/DVD 150
SWING DISKOTEKA V/A EBM020 CD 105
SWING DISKOTEKA V/A EBM021LP LP 205
SYMPHONY X ICONOCLAST NB2462LP 2XLP 260
TAKING BACK SUNDAY TAKING BACK SUNDAY 9362495741 CD 95
THERE FOR TOMORROW THE VERGE HR7282 CD 95
THIEVERY CORPORATION CULTURE OF FEAR ESL177 CD 95

THIN LIZZY BAD REPUTATION - EXPANDED ED 2772693 CD 95
THIN LIZZY BLACK ROSE - DELUXE ED. 2XCD 2772700 2XCD 140
THIN LIZZY CHINATOWN - DELUXE ED. 2XCD 2772696 2XCD 140




THIRTEENTH FLOOR ELEVATORS ALBUM COLLECTION -4 ORIG ALL REMASTERED IN SMALL BOX SNAJ748CD 4XCD 200
TOM LEHRER AN EVENING WITH -STUDIO CD + IN CONCERT CD DAY2CD121 2XCD 95
TORNADO AMSTERDAMN HELLSINKI POSH151 CD 95
TRANCEMASTER 7003 V/A - 2XCD 30241732 2XCD 140
TRANSFORMERS: DARK OF THE MOON OST - V/A 9362495549 CD 95
UNITY SESSIONS 2011 V/A RH003G9 CD 85
VAN DER GRAAF GENERATOR A GROUNDING IN NUMBERS -FLAT SLEEVE NOT DIE-CUT EVDGLP1002 LP 200
VERY BEST SUPERMOM / NDEKHA MOSHI127 7 80
WALDGEFLUSTER FEMUNDSMARKA BBRE009 CD 95
WASP HEADLESS CHILDREN-DELUXE 2XCD EDITION WITH BONUS TRACKS SMACD974 2XCD 120
WASP INSIDE THE ELECTRIC CIRCUS-DELUXE 2XCD EDITION SMACD975 2XCD 120
WEATHER REPORT LIVE IN OFFENBACH 1978 - DVD MIG80097 DVD 140
WEATHER REPORT LIVE IN OFFENBACH 1978 -2XCD EDITION MIG80092 2XCD 130
WHEN SAINTS GO MACHINE FAIL FOREVER REMIX EP K7281EP1 12 90
WHITE LIES HOLY GHOST 2768774 7 80
WHITE STRIPES LAFAYETTE BLUES/SUGAR-BLACK VINYL-TMR089 TMR089 7 90
WHITE STRIPES LETS SHAKE HANDS/LOOK ME OVER CLOSELY-BLACK VINYL-TMR088 TMR088 7 90
XIBALBA MADRE MIA GRACIAS POR LOS DIAS-LTD.ED.SOUTHERN LORD LABEL LORD138 CD 95
YACHT SHANGRI-LA DFA2264 CD 95
YACHT SHANGRI-LA DFA2264LP LP 235
YOUNG HUSBAND CAROUSEL/NOTHING, NOTHING - LTD.ED.WHITE VINYL-TOO PURE RECS PURE270S 7 70
ZOMBIEFICATION MIDNIGHT STENCH OPCD254 CD 95
ZOMBY A DEVIL LAY HERE/BASQUIAT-4AD-VERY LTD.ED.HEAVYWEIGHT VINYL AD3125 7 70

jueves, 23 de junio de 2011

MÁXIMAS EL OASIS XXVIII


"Todo lo que hacemos es lo mejor que hicimos".




STILL IN LOVE WITH LACOLORADA II


Por el amor de Dios... ¿Y si me dice que sí?






One Little Song


There's gotta be a song left to sing
Cause everybody cannot thought of everything
One little song that ain't been sung
One little rag that ain't been wrung out completely yet
It's gotta a little left

One little drop of fallin' rain
One little chance to try again
One little bird that makes it home now and then
One little piece of endless sky
One little taste of cherry pie
One little week in paradise and I start thinkin'

There's gotta be a song left to sing
Cause everybody cannot thought of everything
One little note that ain't been used
One little word ain't been abused a thousand times
In a thousand rhymes

One little drop of fallin' rain
One little chance to try again
One little bird that makes it every now and then
One little piece of endless sky
One little taste of cherry pie
One little week in paradise and I start thinkin'

Gotta be a song left to sign
Cause everybody cannot thought of everything
One little song that ain't been sung
One little rag that ain't been wrung out completely yet
Till there's nothing left

miércoles, 22 de junio de 2011

WHAT IN THE HEAD


FIGURACIÓN

Un supongamos. Imaginen que la mitad superior de mis fémures, incluidas sus cabezas y desembocaduras en caderas, no fuesen mías. Que estuviesen hechas de un material extraño, ajustadas con varios tornillos largos y filosos y que el tejido humano, que crece como hierba mala, haya abrazado al intruso desde abajo, atrapándolo a su trampa (la del tejido humano). Ahora supongamos un día gris, húmedo, frío y caluroso al mismo tiempo (ni siquiera por intervalos: un verdadero grotesco criollo meteorológico). Imaginemos, seguidamente, que padezco de una particular forma de artropatía desde casi siempre. Entonces: ¿duelen esos huesos como si fuesen míos en caso de que no lo fueran? ¿O lo que duele, cuando duele, son tendones, músculos o nervios transmisores?

En tren de supongamos, figuremos que en el subte se alternan el olor a pis humano y el de pérdidas cloacales entre estaciones. Imaginemos que viajamos parados sin importar ya la hora del día en que estamos así como tampoco la dirección que llevamos. Un desfile incesante de mendigos en múltiples estados nos hostigan con la espada de la culpa colectiva: uno ciego te atropella desde atrás mientras otro te aturde con una guitarra enchufada a una potencia portátil pero expansiva: Hendrix es así. Otro se pasea con una especie de boombox expeliendo una marchita democrática mientras ofrece discos compactos revolucionarios. Justo cuando otro se cruza en dirección contraria con barbijo y una fotocopia de tamaño A4 plastificada: lo que dicen es confuso (lo que dice la fotocopia y lo que habla él), como un canto encriptado en siglas. Supongamos ahora que todos pasan en un unísono que no puede ser quebrado por ningún iPod que se haya inventado aún.

Imaginemos que viajamos entre la mugre en una permanente y cordial acechanza bactericida. Que las veredas y las calles y las estaciones de tren y los almacenes y las fondas y los galpones y los pasajeros de los trenes que escupen las estaciones, supongamos que todos son literalmente irreconocibles. Barro y miseria, cartón y basura entre nosotros. Y una culpa germinada como nunca nadie pudo haberlo sospechado. Prendió el brotecito, ¿eh? La culpa forzosa es tal que el barro no es barro ni la mugre es mugre ni la enfermedad enfermedad. Pero este país es un país.

Imaginemos que por la mañana, al despertarte, encendés una radio y allí dan aire a un señor que se dedica al negocio de la carne de animales muertos: dice que no jodamos, que este es el mejor país del mundo. Imaginemos que lo dice con naturalidad y se lo toma del mismo modo, suponiendo que no se trata de una barbaridad descalificadora digna de encierro neuropsiquiátrico. Imaginemos que la locura y la imbecilidad son norma, la única que se respeta a rajatabla.

Hay días que no te sale una, donde todo es un encadenamiento de trabas. A veces hay semanas que son así: y la vida no es mucho más que una cadenita de semanas. Uuno, en esos días, no sabe si volverse a la cama (con la radio apagada) a ver si pasa, o qué. Uno no sabe y duda porque piensa que tal vez sólo se trate de un supongamos y que las trabas no son trabas y los inconvenientes no son tal cosa. La culpa asoma su invisible e invencible cabeza en estado potencial: mirá si vas a dejar de hacer lo que tenés que hacer por andar imaginando pantanos. Y así uno sigue. Supongamos que sigue, porque casi siempre se sigue. Es todo lo que hacemos: seguir. Aún cuando todo indica que el camino está errado. Presos en el agujero de lo doméstico. “¿Y vos a qué te dedicás?” “¿Qué hacés de tu vida?”





SEE ME, FEEL ME

El zenit del día fue un breve encuentro con Jim Morrison en Tribunales: algún día lo voy a sacar (no sé si saben: está preso). Mientras lo esperaba noté que la plaza y las veredas y el palacio estaban desiertos, como si la gente, en un rapto de lucidez y bondad, hubiese desaparecido en masa. Supongamos que decidieron desintegrarse como una interrupción a la cadena de trabas e impedimentos en que se convierte el día, o a veces la semana. Pero suponiendo no se llega lejos: apenas se sigue. Así que al despedirme de Jimbo me volví sin más, sin nada, sin siquiera aduana: total no me van a extrañar, gente para coimear es lo que sobra.

Hay veces que no se entiende y cuando no se entiende, en la escuela y el colegio, era mejor preguntar; de lo contrario la bola de confusión crecía y crecía: too late, Marlene. Más vale preguntar a tiempo, o retirarse. Pero aún retirándote de donde fuere, vas a seguir. Lamentable o afortunadamente, a decir verdad da igual. Porque todo lo que se hace es SEGUIR. Se sigue: apenas se sigue. ¿Me siguen? Porque suponer no es fácil: te podés perder.

Si uno nota que no se entiende pero se hace el desentendido, la cosa se desvirtúa y en la confusión los que no comprenden pasan por entendedores.

Siempre es un error buscarle una razón a las cosas, es como andar por la vida en busca de una justificación vital. Y cuando uno hace esto es porque las cosas no están sucediendo. La palabra, en cualquiera de sus formas, es pájaro de mal agüero. Las cosas buenas, las esenciales, no se pueden ver y son difícilmente asibles, en especial para la tramposa herramienta de la palabra.

¿Para qué siguen en esto que, supongamos, alguna vez pergeñé? Esto de la disquería mental, digo. Sí, supongamos que alguna vez lo imaginé y tracé algún plan para llevar el supongamos adelante. Reformulo: ¿Para qué seguimos? ¿Por qué seguimos? No hay respuesta. Si la buscás en una dudosa contraprestación dinero contra cd+dvd “RRRRR!” (eso fue el sonido de chicharra): incorrecto. Si es por eso yo, de este lado (suponiendo que hubiera lados, aclaro para evitar que la chicharra vuelva a sonar), no seguiría. Imagino (una vez más) que mucho menos vos desde aquél otro lugar. A veces me gusta pensar que… No, no es un pensamiento. Digamos mejor: un par de veces intuí una imagen de lo que significa esto, tal vez en el afán de descubrir el misterioso valor que encierra (no sé por qué, pero el asunto es valioso: eso sí lo tengo claro): el espejismo se adivinaba en una serie de escenas aparentemente inconexas que forman parte de una totalidad que en un tiempo lejano se atomizó en un Big Bang estruendoso. Desde ese entonces y sin tener conciencia de ello, estamos practicando esta alquimia deshilachada en el afán y la convicción de un regreso al útero de la nada que alguna vez, antes de la gran explosión, nos albergaba. Así se producen sutiles conexiones en esporádicos montajes individuales y grupales que se suceden en las situaciones y lugares más insólitos y dispares: Springsteen en una torre de Puerto Madero donde suelen sumarse con mayor o menor brevedad prsotibularia Brian Jones, Lee Mavers, Emmylou Harris, Liz Fraser, Stevie Wonder o Chrissie Hynde; Joe Strummer en un Pelotero de Villa Devoto; Arthur Lee en una Peluquería de Almagro; Jah Wobble en un Nosocomio del mismo barrio pero del otro lado de una avenida otrora angosta; Nils Lofgren en una diabólica institución financiera; Marc Almond en un consultorio odontológico (siempre con el torno en su mano derecha y un vasito plástico sanguinolento en la otra); y la lista, en contrario de la paciencia, es infinita. En esos breves encuentros individuales, a veces grupales, se teje la mortajita esencial:

“Guardé su ingratitud dentro 'e tu caja
y con tu manta azul le hice mortaja”

En lo incomprensible está el misterio que lo sostiene todo, de no ser así nada existiría. Y con el misterio mejor no meterse porque se acaba. ¿El misterio? No, a ese no hay manera de liquidarlo. Lo que se acaba es la gracia.
Se me ocurre que durante las Polémicas es cuando más frecuentemente suceden esas fugaces ráfagas revelatorias: etéreas y de la sustancia de los sueños, se difuminan aún antes de haber terminado de constituirse en un imperceptible instante donde varias carcajadas armonizaron sin necesidad de ensayo. “¿Viste eso? ¿¿¿Lo viste???” Nadie puede verlo, ni siquiera decir haberlo visto.
En lo que no se puede mensurar, ni siquiera contar y mucho menos transmitir a conciencia, reside la razón de las cosas. Si la buscás en otro lugar no pierdas más tiempo porque no hay. Nunca hay nada en ese plano porque allí sólo es posible SEGUIR.





PIEL DE PLIEGUES

San Lorenzo o Rácing Club son un sentimiento inexplicable, igual que Evita, Maradona, Perón y la clase obrera. El rock, una forma de vida. Y la psoriasis un modo de ser. De todos estos males yo me quedo con el último. No te lo podés sacar de encima por más que tu organismo vaya desprendiéndose de sí mismo en imperceptibles dosis. Es como mis discos: hace mucho que los quiero vender y hace bastante que comencé la tarea: pero la sumatoria de esos desprendimientos (sumatoria que se supone va restando, vaya Deportivo Oximorón, el Gallito del Far West) nunca acaban con el cuerpo (ni con el alma). La aceleración de la generación cutánea del psoriásico entra en un loop infinito que hace que la fantasía de desaparecer desprendiéndose de uno mismo en epidérmicos copos de nieve no dé a lugar. Gran deporte obsesivo compulsivo el del niño paciente padeciente de psoriasis, ahí va arrancándose escamas en la desesperación del afán por lo imposible. Deporte nocturno, aún sin torres de iluminación en el estadio. Pero a la mañana siguiente no queda otra que enfrentar el entrenamiento del disimulo:

“You're forced to wear long sleeves for the summer
'Will I ever be a lover
Crying out loud?'”

En la esquina de Manuel Ugarte y Washington había y hay un edificio bastante feo. Por aquellas épocas, los gloriosos setenta, eran todo una novedad esas torres altas que, con el tiempo, fueron haciéndose cada vez más berretas. Moles de departamentos (“conventillos modernos”, diría mi viejo mientras vivíamos en el tercero A de un edificio de siete pisos) en esas construcciones sin balcones donde las ventanas van cortando un desierto del salpicrete beige. Si mal no recuerdo, este de la esquina mencionada tenía catorce pisos. En el último, departamento A, vivían dos hermanos (además de sus padres): Samantha y Claudio. Yo tendría unos once o doce años. Samantha tenía unos trece o catorce, además de una belleza física insoslayable potenciada a mis ojos de purrete en su apariencia de chica un poco mayor a la edad que en verdad tenía. Claudio acumulaba unos dieciocho, era como el mayorcito del grupo de amigos del barrio de Coghlan; destacaba, más allá del asunto cronológico, por su indudable condición de gay y un marcado afán de destaque: cuando desde su casa nos veía reunidos abajo en la calle, en la vereda de enfrente todos sentados sobre el cantero de otro edificio, salía literalmente por la ventana de su piso catorce parándose en la cornisa que había al comienzo de cada piso de la torre (cornisa de no más de quince centímetros de ancho) y, sosteniéndose sólo con una mano asida al marco inferior de la ventana que había atravesado, mariposeaba a los gritos exhibiendo una audacia nunca vista para todos nosotros que nos codeábamos a la entrada de la adolescencia.

El asunto es que con Samantha, en cierto “asalto” dominical que se hacía en la casa de alguno de los del grupo de tanto en tanto, reuniones donde la inocencia mezclaba amigos del barrio, la escuela y el club (River Plate, otro sentimiento-inexplicable-dejolavidaporvós), decía entonces que con Samantha nos habíamos propinado algunos besos. Hubiese dicho ensayado, ya que se trataba de mis primeros, pero opto por el verbo propinar ya que supongo ella estaba ya perfeccionándose en el asunto. Por supuesto que el precoz romance no se hizo esperar en cuanto a su destino de noticia: no había entonces muchas ocasiones para que dos jóvenes argentinos de esas edades se escondiesen demasiado de sus padres o de sus hermanos mayores. Descubiertos en situación sospechosa más de una vez, la divulgación y las cargadas consabidas tuvieron entonces un efecto multiplicador en el objetivo permanente del psoriásico: ocultar el cuerpo en invierno, ahí cuando el sol del verano no puede paliar los estigmas como para que el gatopardismo asista al escrachado.

Así es que luego de los sucesos samanthescos me descubrí en la amenaza que se avecinaba: enfrentar el verano, sobre todo su primera parte, la de la etapa inicial del estival y milagroso efecto solar (Febo se tomaba su tiempo en emparejar la piel del obseso). Con el marco de esta angustiosa anticipación llegó el comienzo de la temporada de pileta del club River Plate.





WAITING FOR THE RAPTURE

Fue en una de estas primeras veces del año donde la primavera se va haciendo verano que me sucedió algo extraño, esas situaciones que son la reproducción en la vigilia del recurrente sueño que, con algunas poco importantes variantes, todos hemos tenido: ese en el que de repente nos encontramos desnudos en la calle, yendo al colegio o a la facultad o al trabajo, como si nada, como si estuviésemos vestidos; pero de golpe descubrimos que no lo estamos.

El psoríasico tiene una policía del pensamiento mucho más laboriosa que la de George Orwell: los agentes están en alerta permanente marcando qué se puede y qué no puede hacerse, cómo moverse y dónde refugiarse a cada momento; cuándo trasladarse de un lado a otro (por lo general cuando uno se siente cubierto en la ausencia o distracción del otro), etc. En la pileta de River la policía interior indicaba hasta cuándo zambullirse y cuándo salir del agua. En este estado de alerta y cuando la fuerza de inseguridad creía tenerlo todo bajo control, una mañana soleada al borde de la por entonces nuevísima pileta olímpica del Club Atlético River Plate, de la nada se corporizó una mujer mayor (muy mayor a los ojos de un onceañero) que, tomándome de un brazo, me empezó a preguntar si yo tenía psoriasis. Con el sólo sonido de esa palabra en presencia de mis amigos del barrio entré en parálisis a fuerza de pánico. Todo se tiñó, de modo inmediato, del color de los sueños más angustiantes. La mujer pasó a ser una idea más que un ser corporal, era de golpe una especie de bruja, de esas que venían a buscarnos en las pesadillas de infancia. Yo dejé de tener voz al verme literalmente abducido por esta mujer que me llevó a un costado e hizo que me recostara sobre las baldosas de alrededor de la pileta olímpica, venecitas que aún hoy recuerdo como si alguna vez las hubiese visto. Mis amigos habían pasado a un segundo plano sin dejar de estar presentes ni por un instante: yo los veía a lo lejos pero cerca, como en un plano paralelo, los veía viéndolo todo, comentándolo, pero totalmente inconexos de mi virtual secuestro: incomunicados. Más indefenso que nunca, como si fuera posible, esta mujer estaba murmurando cosas en un idioma para mí incomprensible mientras pasaba sus manos por todo mi cuerpo como si estuviera cargándome o descargándome de alguna energía desconocida. La escena no tuvo duración: para mí fue eterna, como una vida en sí misma, independiente, con nacimiento y muerte y todo lo que se supone sucede en el medio. Probablemente, en la realidad, no haya durado más de dos minutos, de haber siquiera sucedido. Cuando salí de la situación, ya estaba vestido y nos estábamos todos volviendo a Coghlan en el 107. Por supuesto que me estaban cargando, en especial Claudio, el acróbata, quien me hostigaba del mismo modo y con el mismo speech que utilizaba cuando se burlaba por esos besos que me había dado con su hermana Samantha. Fue una experiencia traumática que nunca olvidé, por más que me ausenté de la pileta de River sólo una semana dando cualquier tipo de excusa para quedarme en mi casa: había que volver rápido para evitar, a fuerza de Febo, la espiral escamosa.





PH CONTROL

Así es nomás: cada tanto nos sorprendemos en una situación que parece desconectada de la realidad, como si ocurriese un quiebre en su continuo y las reglas de juego cambiasen por apenas un instante, produciéndose un contacto con algo lejano pero medular. Y no siempre la experiencia es desagradable, las hay en todo sentido. El denominador común a todas ellas es su inestimable valor: en la aparente desconexión siento que nos estamos comunicando con un lugar olvidado que existió antes del sol y del cuerpo. Podría contar aquí varias experiencias similares, tan poderosas algunas que hasta otras personas desconocidas y presentes en la escena me han dicho cosas como si supieran quién era yo y qué me estaba pasando en ese momento de mi vida. Pero sólo voy a detenerme un instante en una reciente que no tuvo manifestaciones tan alucinatorias pero que sí me trasladó de inmediato al borde de la pileta olímpica de River de aquella mañana de infancia.

Hace ya más de un mes fui a ver a Raphael. No conforme con mi primera y excepcional experiencia “El Niño vive” en Rosario, no pude evitar asistir a ambas fechas que el gigante de Linares diera en el teatro Gran Rex de Buenos Aires el pasado mayo. Voy a evitarles aquí cualquier comentario acerca de las increíbles dotes de performer extraordinaire del famoso artista español y los evitaré por innecesarios. Durante esas sanadoras experiencias que resultaron ser las tres veces que hasta hoy escuché cantar en vivo a Raphael uno, de alguna manera, siempre permanece con algún resabio de esa policía del pensamiento que unas veces dice defendernos de la psoriasis y otras de algún otro bochorno cualquiera. Porque de eso nos defienden estos internal cops: de los papelones, de esas situaciones que detienen el devenir de la vida en una imagen congelada para que la vergüenza de sorprendernos de repente en bolas comprando libras esterlinas en una ventanilla del Banco Piano de Cabildo se potencie al infinito. Y en un show de Raphael, habiendo visto a tantos boludos de la guitarrita tocando aquí y allí en el absurdo convencimiento de que se hacía lo correcto, a uno siempre se le levanta algún agente ocioso que empieza a hinchar las pelotas: ¡la famosa mano de obra desocupada! Aunque ocurra, afortunadamente, con frecuencia cada vez menor, de vez en cuándo la vida (qué cita más pelotuda e inadecuada, sobre todo en un párrafo donde Raphael está presente)…

Acabáramos: de golpe siento que me agarran la mano derecha. Sin saber si la extremidad helada es la mía o la que toma a la mía, mientras una fuerza extraña la eleva haciendo que el brazo derecho suba al máximo posible, me encuentro agarrado de la mano de aquella bruja que me abdujo de mi grupo de amigos en la olímpica de River para recostarme sobre el piso y murmurar en clave mi pasado y mi futuro. La música de fondo es lo que otrora hubiese sido vergonzante, canta una voz en español palabras bochornosas: “maravilloso corazón, maravilloso”… El ritmo es trillado, como todo ritmo; pero mi brazo derecho lo acompaña en un balanceo hacia derecha e izquierda, columpio sobre el abismo. Como si aquella irreal mujer de la infancia, tras orar su hermético rosario, me hubiese levantado del suelo y tomándome de la mano derecha hubiese optado por un ritual más musical. Mientras esa música sonaba, maravillosa, todo se había tornado irreal, como si todos los presentes estuviesen bien lejos pero observándolo todo, escrutando en su mutismo fisgón. Como si a mi derecha un secuestrador bufón con cuerpo de mujer se estuviese burlando del mismo modo y con el mismo speech de siempre y, de ser esto insuficiente, como si del lado izquierdo estuviese Bruce Springsteen cantando Born to Run y yo escondiendo que del lado derecho se cantaba Maravillo Corazón de Raphael. La cadena de brazos elevados y manos entrelazadas se cortaba a mi izquierda, para que el rockero no lo notase. ¡Qué boludo! El tipo estaba lejos pero pegado, en un plano paralelo desde donde todo lo observaba, en un silencio impuesto. Como siempre, como aquella vez en la olímpica de River, como tantas veces en otras situaciones donde las reglas de la realidad juegan con nosotros y nos comunican con el origen, con algo demasiado trascendente para suceder en un mundo de cuerpos.

Nunca supe cuándo terminó aquella canción y mi brazo descendió tras la liberación de mi mano derecha. De golpe me encontré en un instante posterior como si ninguna lógica se hubiese interrumpido en el aparente continuo inquebrantable que es la realidad. Pero pude saber con certeza que me había conectado una vez más a algo definitivamente inefable y esencial. Esas conexiones que suceden de vez en cuando, muy de vez en cuando, y que se presentan como una extraña interrupción de la “vida real”, tan pequeña ella en su grandilocuencia. Pero nada de esto se puede contar, nada puede ser transmitido a través de la palabra. La palabra, justamente, es la interrupción. Un escrito, cualquiera, es una interrupción de otra cosa de calidad superior. En todo caso, cuando aparece la palabra, se detiene la escritura. La verdadera escritura. Esa que se trata de rescatar en El Oasis in the Head. Eso que sucede de a poco y de manera fragmentada en esta experiencia que transitamos. Justamente de eso se trata y no de una contraprestación pecuniaria: se trata de esto que en vano trato de explicarles aquí, vaya atentado contra el secreto de la disquería mental… Pero aguante Deportivo Oximorón, el Gallito del Far West. Por eso mismo les digo, para concluir lo que jamás debí haber comenzado (esta interrupción a la otra escritura, esa obra colectiva que sucede fuera de los blogs, de los discos, de los diarios, libros, revistas, happenings y todo lo demás que se te ocurra), que a The Head no vengan a buscar lo que te ofrece el mundo ahí afuera, el mundo tal cual está planteado en su “realidad”. Aquí en The Head no hay nada de eso. Aquí no hay nada.