domingo, 22 de mayo de 2011

COMENTARIOS INÚTILES 2011 CAPÍTULO QUINTO


1. times new viking - dancer equired

Quinto álbum de esta banda de Columbus, Ohio. Si bien se caracterizaban por el ruido que recubría (o casi tapaba) todas sus canciones, en Dance Equired han puesto el foco en dejar desnudas sus composiciones haciendo del disco en cuestión una travesía audible con la melodicidad de The Jesus & Mary Chain, The Pastels, The House of Love y, por qué no, The Velvet Underground. Conservan el lo-fi, lo cuidan, y destierran el vicio del ruido por el ruido mismo.



2. anr - stay kids

Debú de este dúo de Miami (qué lindo lugar Miami, pero qué lindo) que se enrola en las lides de los modernos poppers con aires cósmicos y tics progresivos. Sí, entre MGMT y The Postal Service, Stay Kids es un debut que colocará a ANR en la boca de todos los seguidores de la última novedad en tanto a indie-pop se refiere.



3. sloan - the double cross

Larga vida a estos pecho-fríos del pop. Cuando yo vivía por unas temporadas en Toronto estos muchachos eran aún jóvenes y atravesaban la cumbre de popularidad de sus carreras. Un sólo ejemplo: la revista de música de mayor circulación de la ciudad había sacado su nuevo número promocionando el por entonces nuevo álbum de Sloan con cuatro tapas diferentes, una para cada integrante. Llenaban tres o cuatro fechas de corrido en el Massey Hall y paraban el tráfico a la entrada de los estudios de Much Music (el de Toronto, por supuesto, no la franquicia de San Telmo) cada vez que aparecían por TV. Hoy, doce años después, los muchachos peinan canas (yo no: no uso peine) pero siguen haciendo canciones que no necesitan del Koleston. Una de las características del cuarteto es que todos ofician de songwriters y, en sus mejores discos (The Double Cross es uno de ellos), ninguno falla. El power pop de los muchachos de Halifax es sólido y apunta a los sesenta y los setenta. Junto a Between the Bridges y Navy Blues, The Double Cross se mete entre los favoritos y pide a gritos que continúen: ¿quién necesita a los ancianos cansinos de Teenage Fanclub o a los prematuramente viejos The Strokes teniendo a Sloan en buena forma?



4. beastie boys - hot sauce committee part two

El mítico trío de raperos blancos vuelven tras un parate obligado por la enfermedad de Adam Yauch (un cáncer no sé bien dónde). Y regresan homenajeándose a sí mismos, y no se les puede reprochar ninguno de sus intertextos. Ni los musicales (muchas citas a Paul’s Boutique o a Ill Communication) ni los del video clip del primer corte, Make Some Noise, que parafrasea al de (You Gotta Fight) For Your Right (To Party!). Siempre simpáticos, mínimamente, y atendibles.



5. austra - feel it break

Austra es un trío canadiense que hace un synth-pop con ribetes oscuros o, para no asustar desde la palabra, melodramáticos. Su cantante de voz profunda y cautivante se llama Katie Stelmanis y tiene alguito de Kate Bush. La música es precisa, por momentos preciosa. Un referente reciente podría ser Fever Ray o por qué no The Knife. Hay muchas citas de grandes cosas de los años ochenta en los arreglos aquí y allí: Soft Cell y Japan no dejan de aparecer cuando menos se los espera. Muy interesante.



6. hyetal - broadcast

David Corney es originario de Bristol y se hace llamar Hyetal. Nació artísticamente como productor y con Broadcast da el salto desde esa silla (o desde los maxis de 12 pulgadas) hacia el álbum propio. La pirueta no es sencilla ya que no suele dar buenos resultados, pero aquí esa norma parecería quebrarse. Desde la oscuridad del dubstep hasta ciertas bases y sampleos vocales reminiscentes de Prince, con su cantante llamada Alison, aunque no Golfrapp sino Garner, con esas cositas solas es suficiente. Garner susurra las canciones, como una Goldfrapp primal. Con su down-beat tribal, Hyetal te corre un poco del confort de la música de todos los días. Si te gusta el chingui-chingui de mid-tempo, dale una buena chance.



7. master musicians of bukkake - totem three

Si sos de Seattle, hacés rock (en este caso mucho ruido), consumís drogas pesadas y bautizás a tu banda en un homenaje a Brian Jones y a una rama del porno japonés, estás en problemas. O, tal vez, tenés una vida interesante. Totem 3 es el final de una trilogía alucinada que, en medio de un misticismo oriental hecho drone (Drone Ramone) en base a riffs tan lentos como profundamente pesados, no puede menos que dejarte en trance por mucho más de lo que dura el álbum. Música de cámara para Yogis yonquis. Yo me anoto porque te atontan.



8. the leisure society - into the murky water

Nick Hemming es un ex The Telescopes. A pesar de sus antecedentes shoe-gazers recibió dos nominaciones a los Ivor Novello en dos años consecutivos (2009 y 2010: nunca lo ganó) por mejor canción del año en tanto música y letra. Tiene el aval y la admiración de tipos como Guy Garvey o Brian Eno (quien dijo que el disco debut de The Leisure Society, The Sleeper, es “maravilloso”). ¿Qué mejor presentación podría pretenderse para esta banda de Brighton? ¿Cómo describir la música de Into the Murky Water? Imaginate a Shelleyan Orphan modernizado en un buen momento de The Divine Comedy y pasalo todo por un toque de misticismo Fleet Foxes. Si a esta altura no querés entrarle a este disco, leé todo de nuevo:
Nick Hemming es un ex The Telescopes. A pesar de sus antecedentes shoe-gazers recibió dos nominaciones a los Ivor Novello en dos años consecutivos (2009 y 2010: nunca lo ganó) por mejor canción del año en tanto música y letra. Tiene el aval y la admiración de tipos como Guy Garvey o Brian Eno (quien dijo que el disco debut de The Leisure Society, The Sleeper, es “maravilloso”). ¿Qué mejor presentación podría pretenderse para esta banda de Brighton? ¿Cómo describir la música de Into the Murky Water? Imaginate a Shelleyan Orphan modernizado en un buen momento de The Divine Comedy y pasalo todo por un toque de misticismo Fleet Foxes. Si a esta altura no querés entrarle a este disco, leé todo de nuevo:
Nick Hemming es un ex The Telescopes. A pesar de sus antecedentes shoe-gazers recibió dos nominaciones a los Ivor Novello en dos años consecutivos (2009 y 2010: nunca lo ganó) por mejor canción del año en tanto música y letra. Tiene el aval y la admiración de tipos como Guy Garvey o Brian Eno (quien dijo que el disco debut de The Leisure Society, The Sleeper, es “maravilloso”). ¿Qué mejor presentación podría pretenderse para esta banda de Brighton? ¿Cómo describir la música de Into the Murky Water? Imaginate a Shelleyan Orphan modernizado en un buen momento de The Divine Comedy y pasalo todo por un toque de misticismo Fleet Foxes. Si a esta altura no querés entrarle a este disco, leé todo de nuevo (y así en un loop, hasta que le entres)...




9. gang gang dance - eye contact

Gang Gang Dance son unos neoyorquinos que comenzaron hace diez años como un proyecto de diseño sonoro en la escena local de las galerías de arte. Durante una década editaron cinco álbumes, cada vez más amigables con la oreja. Espaciales, eclécticos, neo-psicodélicos, atrevidos, se basan en los sintetizadores análogos y los recursos de estudio que embeben sus canciones de un almíbar etéreo que los emparenta irremediablemente con el My Bloody Valentine de Loveless, con la amplitud planetaria de The Future Sound of London y, a través de sus instantes más pop, con un MGMT a cuentagotas en un balde de Yeasayer. Re-flasheros.



10. friendly fires - pala

Segundo álbum de los muchachos de St. Albans. A su vieja admiración por New Order le han dado un giro étnico (ligeramente étnico) que los pone equidistantes, ahora, entre ellos mismos y la costa de Talking Heads. El synth-pop de Friendly Fires, en Pala, los acerca a Klaxons o Foals más que a MGMT o Vampire Weekend. El disco figurará en la mayoría de las listas de lo mejor de 2011, seguramente dentro de los primeros diez o quince puestos. Lo compartas o no. Lo compartamos o no.



11. fen - epoch

Fen, banda post-metal británica, se enrola en la vertiente del metal extremo que toma mucho del post-rock de bandas como los escoceses Mogwai. Largos pasajes instrumentales, densos y cansinos, se entremezclan con los arranques de furia que suelen coincidir con las partes cantadas, momentos con la aspereza de quien se hace gárgaras de tachuelas (gracias apá) todas las mañanas. Eso es el segundo álbum de Fen, Epoch: un Mogwai al que le dio por incorporar pasajes de death metal.



12. chase & status - no more idols

Dúo de productores que debutaran en vivo como banda haciendo de soporte a Prodigy en el show del Milton Keynes Bowl cuando se presentaba el ante-último álbum de “lospródiyi”. Allí, entre profundas líneas de bajo imbuidas de drum ‘n’ bass, hicieron saltar y saltar a los asistentes al punto de dejarlos bien calentitos para el momento en que el número central de la noche entraba a hacer lo suyo. El drum ‘n’ bass de No More Idols es deudor tanto de The Prodigy como de Goldie pero no les falta sello propio ni buena factura: recordemos que ellos fueron los productores de gran parte del primer disco de Rihanna así que conocen bastante bien el paño de la vida en el estudio de grabación. Si te gusta el chingui-chingui extremo, dale, “reiviá”.



13. ema - past life martyred saints

Ema nació en North Carolina pero se mudó a LA. Su música no se llenó de sol así como así ni bien se tomó el Greyhound, de cualquier manera. Su oscuridad y disconformismo existencial viajaron con ella y es así que se le pegaron tics de la Courntey Love de Pretty on the Inside (pero sin el ruido que oculta la falta de melodías ya que las melodías con Ema están muy presentes) y algo de la Patti Smith de Radio Ethopia. Hay algo de Phil Spector en el sonido, un poco de Cat Power en el fraseo, algo del Sonic Yourth de Daydream Nation en las canciones. No está nada mal.



14. fight like apes - the body of christ and the legs of tina turner

MayKay, cantante y líder de los irlandeses Fight Like Apes, tiene los atributos para ser una estrella pop a nivel global. Pero putea más que Kanye West y, al no hacer rap, eso no es bueno. El segundo álbum de Fight Like Apes son doce canciones pop casi perfectas, grabadas con la rusticidad del debut, aunque mucho mejor producidas. La sombra de Catatonia aparece aquí y allí, lo mismo que la de Debbie Harry. Es el pop de The Delgados antes de que los agarrase el productor de moda, con un poco de The Magic Numbers.



15. dark dark dark - wild go

El segundo álbum de la banda de Minneapolis salió en su tierra natal hace unos cuantos meses pero demoraron un tanto en cruzar el Atlántico. Una vez que lo hicieron, llegaron a estas inservibles páginas. Cuánto trabajo inútil, cuánto escuchar para que el olvido se lo lleve todo, cada vez más temprano que tarde… Pero bueno, la vida del esclavo del cuerpo es así, pedalear y pedalear para estar siempre en el mismo lugar. En Wild Go hay elementos folk que emparentan a Dark Dark Dark con Laura Marling y Arcade Fire; hay elementos de Americana mezclados con toquecitos jazzy de un poco más al sur, digamos de New Orleans. Hay valsecitos que recuerdan al finadito Elliott Smith, hay una sana economía en los arreglos. Hay un buen disco en Wild Go, y si no me creés, seguí pedaleando al pedo.



16. dutch uncles - cadenza

Dutch Uncles no son holandeses si no un quinteto de Manchester. Sobre una base de math rock que los equipara al pop de Everything Everything o a Foals, las melodías le deben un poquito a sus coterráneos de New Order. Son sanguíneos, están inspirados y el pop del que están hechas sus canciones a veces logra una cruza inesperada como la de Guillemots con Gang of Four. Yo les anotaría tres porotos porque ligaron una flor y estaría atento a lo que viene.



17. earth - angels of darkness, demons of light

Este disco lo tendría que haber pegado al de Master Musicians of Bukkake pero bueno… Ahora no puedo, no voy a andar copiando y pegando, trayendo y dejando, haciendo y deshaciendo y, para colmo de males, borrando las primeras líneas de este sinsentido general. Qué lindo el General Sinsentido: qué bien nos vendría un poquito de lo suyo. "Eh, golpista, golpista, facho, paredón al facho, loco, que quiere cortar con el Iluminismo Revolucionario".
El asunto es que Earth es la banda de Dylan Carson, un adicto ex dealer de Kurt Cobain (su presencia en el documental de Kurt & Courtney es literalmente espeluznante, recomiendo esa cinta -qué lindo decirle cinta a una película, me siento Rómulo y Remo Berruti al mismo tiempo- con fervor apátrida -qué vivo: habiendo nacido en Argentina cualquiera se hace apátrida en un periquete-), verdaderos pioneros en esto del Drone Rock. Con la incorporación del cello de Lori Goldstone, Angels of Darkness, Demons of Light se hace el álbum más seductor de Earth, un soundtrack inmejorable para tantas cosas… Qué pena no ser americanos y poder agarrar nuestro ancho automóvil cuando se nos cante y salir a recorrer una ruta en medio de la hermosa nada americana con este disco (entre tantos otros) en el cd player. Qué hermosura, qué lindo sería…



18. factory of dreams - melotronical

Factory of Dreams es una banda de metal progresivo con un toque gótico que, en el caso del tercer disco Melotronical, está acentuado gracias a la voz de Jessica Lehto. Melotronical cuenta la historia de la evolución de una molécula electrónica hacia estados superiores de vida, hasta llegar a la existencia durante la cual experimenta diferentes emociones humanas como la tristeza, el odio, el miedo o la felicidad. Abunda la inspiración tanto como la imaginación. Y Jessica resulta irresistible en diversos sentidos. Emo para Todos.



19. miles kane - colour of the trap

El colaborador de Alex Turner en The Last Shadow Puppets (y parte de The Rascals) lanza su primer disco solista donde no faltan los riffs rockeros entre Arctic Monkeys y The Stooges así como tampoco escasean las líneas melódicas de The Supremes u otras delicias Motown. Tampoco se priva de invitadas actrices y francesas (Clémence Poésy) el muy turro. Retro rock muy efectivo, como el de Jack White.



20. poly styrene - generation indigo

Es Sacic: hace unas semanas se murió Poly Styrene, la front-woman de la banda punk X-Ray Spex, activista del feminismo famosa por su muy simpática banda del punk inglés de la primera ola y por su aparato dental que le imprimía una sonrisa metálica. Se murió y ahora, en la era de las comunicaciones, hay que aguantarse la catarata de obituarios de los facebookers que no pierden oportunidad de lamentar la muerte de absolutos desconocidos (y aquí el sentido de la palabra desconocidos no va en dirección a la idea de fama sino a que son personalmente desconocidos por los que lamentan su muerte: ¿qué chances hubiesen tenido de entablar una relación humana de dimensiones reales habiendo nacido en La Paternal, Belgrano o Aldo Bonzi?). Cómo me hincha (un poco) las pelotas ese regodeo con la muerte en estado abstracto hecho lamento electrónico que esconde (y muy mal) un afán egocéntricamente estúpido de ganar prestigio social porque “mirá qué loco y lúcido que es: conoce la obra de Poly Styrene y está dolido por su triste desaparición física..." Pero qué manga de pelotudos atómicos, por el amor Dedéus...
El asunto es que la tal Poly Styrene había salido de su letárgica nada doméstica hacia la palestrita del mundito del rockito un par de años atrás gracias a la innecesaria reunión (perdón por la redundancia) de X-Ray Spex. Tocadas en vivo y, de paso, un disco solista, este, Generation Indigo, un power Synth-pop rockerito. Pero cómo son las cosas, qué sabio es Dios, que justo cuando estaba por salir Generation Indigo, cuando ya se leían los primeros reviews, la Poly se nos va, fallece, espicha, se trunca, pasa a mejor vida. Entonces la ya mencionada catarata de obituarios individuales y electrónicos se nos viene encima, tan absurda ella que, se me ocurre, podría bien constituirse en la verdadera misión en la vida del finadito: que un montón de extraños pelotudos lamenten el deceso pretendiendo tener no sólo un conocimiento de archivo sino además un increíble grado de intimidad espiritual con el que, por auto-fortuna, ha partido, intimidad que los habilita a llorar en público con letritas negras sobre ventanitas blancas. El mundo siempre fue pelotudo, quiero dejar bien en claro: lo que pasa es que ahora está de moda la comunicación. Y eso hace a la estupidez humana espantosamente evidente. Una pena (se murió Poly Styrene…)



21. no joy - ghost blonde

Dúo femenino originario de Montreal, aunque se están mudando a LA (justo pasando Bernal). El sonido es shoegaze, la abstracción de los años ochenta. My Bloody Valentine y los primeros años de Lush en combinación con el comienzo de The Clientele es la fórmula de No Joy y su debú Ghost Blonde.



22. seefeel - seefeel

Hace como 18 años el cuarteto londinense Seefeel sacaba Quique, su espectacular debú. Era una gran sorpresa que lanzaba el excelente sello Too Pure y que representaba el paso que debió haber dado My Bloody Valentine luego de Loveless, paso que los de Kevin Shields jamás dieron. Hoy, muy inesperadamente, Seefeel regresa con un disco homónimo, como en un volver a empezar con la intención de recibir los lauros merecidos justo ahora que el revival shoe-gazer está en la cresta de su propia olita. Y está bien que así lo hagan. Para el pueblo lo que es del pueblo, loco: redistribución de pedaleras ya.



23. the feelies - here before

Here Before es el quinto disco del cuarteto de New Jersey The Feelies. Y el primero en 20 años. Es que el garage pop de los americanos fue pionero, allá cuando R.E.M. no era lo que fue, allá cuando Big Star era pasado reciente, allá cuando Crazy Rhythms cimentaba su fama de disco icónico. Canciones muy melodiosas sobre una base casi acústica, con frases de guitarra eléctrica entre Television y Velvet Underground con una cobertura folky espolvoreada como quien no quiere la cosa, todo eso sigue siendo hoy en día The Feelies. Here Before es una experiencia agradable.



24. the felice brothers – celebration, florida

Cuarto disco de la banda de Woodstock que siempre se caracterizó por su revalorización del género denominado Americana. En Celebration, Florida, el sonido es más The Band (el de The Basement Tapes) que nunca aunque se inyectan elementos nuevos que hacen al nuevo álbum mucho más rico y arriesgado: desde cuerdas hasta algún dance beat efectista en algún que otro pasaje. Una banda generosa en lo musical y compleja desde sus letras que funcionan como snapshots de la vida americana contemporánea.



25. the cars - move like this

Retorno del mito del synthpop americano tras casi quince años de ausencia. Se podría trazar un paralelo entre el regreso de The Cars y el de The Human League: ambos los depositan en el hoy en buena y muy reconocible forma. Las mañas no se pierden.



26. sophie ellis-bextor - make a scene

Cuarto álbum solista de la muy apetecible Sophie, quien comenzara su carrera con el disco (el único que sacaron) de su banda Theaudience (asítodojunto) allá cuando agonizaban los gloriosos noventa. Las sesiones para Make a Scene comenzaron con la idea de grabar un par de temas nuevos en vistas a un greatest hits pero fueron tan buenas que se coparon y siguieron hasta completar un álbum completo de material nuevo. Ayudada por los DJs y productores más exitosos del mercado europeo y portando Sophie semejante facha y voz, Make a Scene no podía resultar más que un excelente disco de pop sin vergüenza ni prejuicio, uno que Victoria Beckham ya no hace porque se dedica a otra cosa. Me gusta todo.



27. smith westerns - dye it blonde

Segundo álbum de estos muchachos locos de Chicago que comenzaran hace un par de años con un pop que emulaba a las viejas glorias de la psicodelia garage que habitaban las colecciones Nuggets. En estos meses se metieron heavily into Bowie and Bolan por lo que en Dye it Blonde todo ello se ve reflejado partiendo desde el título mismo. Como unos Primal Scream de Sonic Flower Groove con un toque glam de los early seventies. Simpático.



28. wild beasts - smother

Me gustan “los” Wild Beasts. Siempre me gustaron. Y ahora, como si hiciera falta, se suma un vaho de nostalgia por haberlos visto en vivo en el Koko (Vasile’s) Club de Camden Town. De las ganas locas de volver a ese lugar, a esas veredas, a ese retorno al hogar bien entrada la madrugada en una ciudad literalmente amable y amorosa como Londres (caminando de Mornington Crescent hasta Chalk Farm, atravesando todo Camden Town), de todo eso decía, “los” Wild Beasts me gustan cada vez más y más. Y como si hicera falta, una vez más, más leña para este fueguito, sacan un tercer disco como Smother los muy turros. Más inspirados que nunca, con la belleza a piel de cada una de las diez canciones del nuevo álbum, el habitual sonido Associates meets Sparks muestra un nuevo costado, uno más calmo, menos sincopado, uno con precisamente preciosos loops de suave electrónica con un poquito de la intriga de un Antony perdido en las calles de Camden Town una madrugada cualquiera, mientras vuelve a su hogar que no era tal en una ciudad tan amable como amorosa. Mecachendié que siempre quedo tan lejos. El mejor disco de esta lista.







29. wet paint - woe

Segundo álbum de la banda del East London que tiene una fijación con el indie-rock americano más marginalmente “loser”: The Breeders, Dinosaur Jr., Pavement y Sebadoh. Y ya te lo dije todo. Si querés más andá y escuchalo.



30. the waterboys - in a special place, the piano demos for this is the sea

No sé si This is the Sea es el mejor disco de The Waterboys, sólo sé que es una gloria donde el genio de Mike Scott rozó la cúspide de su vasto talento. Un álbum que, 26 años después, se renueva en In a Special Place con los 15 demos al piano que grabara Mike el primer día de entrada al estudio como preparativo para registrar una obra maestra: This is the Sea; de este modo The Piano Demos sólo puede ser una gloria que emociona. This is the Sea, this is music that broke its own mold.



31. vivian girls - share the joy

Insoportables. Un grupo de mierda que se hizo famoso en la era de la blogósfera, que es un insípido revival mal parido de los girl-groups de los sesenta (mal entendidos) y de lo peor del C86 y de los grupos de chicas de comienzos de los noventa. Encima por culpa de estas tres sordas con pretensiones artísticas nacieron otros grupos despreciables como Dum Dum Girls o Best Coast. Y hay que aguantar un tercer disco, sí, Ud. leyó bien: un TERCER disco de esta porquería. Pero déjenme de joder un poco, que si siguen produciendo esta clase de porquería va a llegar el día en que el mundo sea tan pero tan choto que lo argentino va a parecer homologable a la la propia humanidad. Insoportables.



32. alessi's ark - time travel

Alessi Laurent-Marke tiene 20 años y ya dos discos editados. Es una cantante de voz cautivante, muy afinada y personal. Precoz, muchos la comparan a Laura Marling pero la londinense Alessi es de otro pozo. Las doce canciones de Time Travel la muestran como una songwriter mucho más madura y hasta sabihonda de lo que el almanaque indica (perdón mi recurrente desprecio de lo argentino, pero en este paisito de morondanga tenemos que aguantar que infradotadas de la tallita de Rosario Bléfari –ex Suárez- se declare no sólo singer (no emboca una nota la sordademierda) sino además songwriter (no tiene UNA SOLA canción como la gente, como la gente extranjera digo, no como la gente argentina que es, en su gran mayoría, infra-humana) y, como si esto no fuese suficiente, de un tiempo a esta parte se convirtió en actriz, directora, dramaturga y la puta madre que los parió a todos estos inútiles que se la dan de artistas y no son más que parásitos sociales que solventan sus neurosis con guita del “presupuesto para cultura”, es decir guita de tu bolsillo y del mío. Y perdón por la digresión que comenzó con un inocente y aparentemente inocuo paréntesis. Pero el idioma es así, perverso y oscuro como los cuerpos mismos que se pudren y pudren y no paran de pudrirse y mecachendié.
Volviendo a la bella y talentosa Alessi y su hermoso segundo álbum de pequeñas gemas con forma pop y alma folk, les digo que es altamente recomendable de pe a pa. Éntrenle con ganas.



33. von hertzen brothers - stars aligned

Los hemanos Von Hertzen son tres y nacieron en Finlandia. Qué hermosor Escandinavia, qué otro paraíso terrenal digno de ser vivido. Ay, que me salga la cittadinanza la puta madre, que voy y me pongo una fábrica de cubitos…
Este trío de hermanos de sangre finesa es una banda de rock progresivo a mitad de camino entre Rush y Queens of the Stone Age. Stars Aligned está divino, y les aclaro que es el cuarto. Los mejores son este y su antecesor: Love Remains the Same, de título Zeppelinesco.



34. pete lawrie - a little brighter

Pete es gales y su principal preocupación antes de sacar su debú A Little Brighter era no caer en la montonera de los “nuevos singer-songwriters” para luego pasar al olvido de forma inmediata. Luego de la edición de A Little Brighter los miedos se disolvieron pero los riesgos permanecen. Lo distintivo de este británico es que sus canciones y su disco parecen los de un newyorker. Más Springsteen que Damon Gough, su voz nicotinosa lo ayuda a contar sus historias de un galés que desea (y merece) ser americano.



35. the rural alberta advantage - departing

Segundo disco de estos canadienses, como su nombre lo indica y es más: su líder Nils Edenloff nació, precisamente, en la Rural Alberta.
Las canciones son folk-rocks lisos y llanos que hablan de la propia vida doméstica y mucho del paisaje local, haciendo hincapié en los gélidos inviernos. Viven en Toronto y le cantan a la tierra natal y rural allá en Alberta. Más pecho-fríos para sumar a la lista que encabeza un tal Neil Young. Menos mal que nosotros tenemos gauchos con mucha más onda y sentimiento.



36. kate bush - director's cut

El retorno de la reclusiva Kate Bush tras seis años de su último trabajo, el doble CD Aerial, se trata nada menos que de un remake-remodel de canciones de los dos discos anteriores a Aerial, The Red Shoes y The Sensual World. Manteniendo una base de los originales, Kate re-grabó muchos elementos y re-arregló algunas canciones haciendo una especie de “director’s cut” en el sentido sonoro (obviamente, se trata de un disco). Sin dudas una artista que ya no se da pues definitivamente se ha roto este tipo de molde.



37. jerry lee lewis - mean old man

Si bien salió hace unos cuantos meses no podía dejar de llegar a estas inservibles e inasibles páginas el último trabajo de un original rock and roller como Jerry Lee Lewis. Porque Mean Old Man es un trabajo que sólo un genio de su talla puede realizar a los 75 años de edad. Para la labor convocó a alguna gente y claro: ¿quién iba a decirle que no? Junto a él cantan en Mean Old Man, uno por canción: Ronnie Wood, Willie Nelson, Mick Jagger, Kid Rock, Eric Clapton, Sheryl Crow, Merle Haggard, Gillian Welch (en dos canciones, se ve que la quieren otros además de mí, mecachendié), Solomon Burke, Keith Richards, Ringo Starr y siguen los nombres… Cómo decirle que no…



38. meat puppets - lollipop

La legendaria banda de los hermanos Kirkwood se volvió a juntar en 2006 y, tras un par de álbumes, Lollipop demuestra que valió la pena haber emprendido esta nueva etapa. Es un poco triste que una banda tan buena e importante aún desde el anonimato, haya tenido que esperar el golpe de suerte que significó haber estado de invitados en el archi-famoso MTV Unplugged de los sobrevaluados Nirvana para vender 500.000 discos de uno de sus álbumes y captar la atención masiva al menos por quince minutitos. Lollipop sigue la norma de la canción Meat Puppet que, tras un espíritu punk, mezcla orgánicamente el country y el rock de perfil garage y, por momentos, psicodélico. Muchos aprendieron de ellos, ellos siguen esperando un cheque en el correo. No va a llegar.



39. danger mouse & daniele luppi - rome

Danger Mouse se unió al compositor Daniele Luppi hace más de cinco años en este proyecto que es un homenaje a los soundtracks de los spaghetti westerns de los años sesenta. Tomó cinco años la finalización de este asunto que se registró en un polvoriento estudio romano. Jack White y Norah Jones le pusieron sus voces a la perfección de producción de Luppi. La sombra de Ennio Morricone está presente, ciertamente.



40. neil diamond - the bang years 1966-1968

Tremendo, tremendo disco este que documenta el comienzo de Neil Diamond como artista con sus primeras 23 grabaciones en mono, allá cuando comenzaba y era un joven de 25 años en bruto. Las canciones, vaya paradoja, son reflejo de las últimas producciones de Diamond junto a Rick Rubin. Una joya insoslayable.



41. matthew morrison - matthew morrison

Matthew Morrison es un veterano de Broadway y hace del director del Glee-Club en la serie de Fox Glee. Este homónimo debut es música para FM lo que para mí significa, en caso de tratarse de una adjetivación, un elogio. Cuenta con la ayuda de Sting, Elton John y Gwyneth Paltrow que cantan a dúo con Matthew Morrison cada uno a su turno porque dos son compañía y tres son multitud. Va a ser un hit.



42. stevie nicks - in your dreams

Stevie Nicks ganó el Grammy como mil veces, grabó y compuso gran parte de Rumours, uno de los álbumes más vendidos de la historia, y lleva una extensísima carrera con un éxito comercial y profesional que no ceden. El álbum está grabado en su casa de Los Angeles (un dos ambientes y medio en un condo) junto a Dave Stewart (Eurythmics) con quien compuso siete de las bellas canciones pop de In Your Dreams. Casi casi una Fabi Cantilo, una Hilda Lizarazu.



43. arctic monkeys - suck it & see

El cuarto disco de Arctic Monkeys es un paso atrás respecto del camino suicida que habían tomado cuando Humbug. Para aquel disco grabaron 25 canciones y armaron el sólido y oscuro álbum a partir de una selección de las mismas, sin concesiones comerciales. Como evidentemente su popularidad declinó sensiblemente han cedido a algunas presiones lo que no quiere decir necesariamente que la calidad baje. Al menos no demasiado: está claro que los muchachos tienen un standard elevado y que, por más que no estén demasiado inspirados, siguen siendo de lo mejorcito (en una época donde el pop no genera nada que deslumbre y donde los líderes son peso mosca es más fácil mantenerse en la cima). Para Suck It & See, que grabaron íntegramente en Los Angeles, entraron a estudio y se ajustaron a registrar las 12 canciones que eran el plan para este disco cuya intención es amigarlos con el público más amplio. Porque dos discos seguidos como Humbug te hacen perder muchos puntos de rating… Suck it & See, poppier than ever.



44. ponytail - do whatever you want all the time

El cuarteto de Baltimore tiene un frenesí rítmico que los hace comparables a Deerhoof o al The Feelies de Crazy Rhythm acelerados con una OD de cafeína y poseídos por el espíritu de los Teletubbies. Do Whatever You Want All The Time combina ritmos dignos del Talking Heads de Fear of Music con la guitarra de Vini Reilly (más conocido por The Durutti Column) más la urgencia melódica de The Slits (bien podría citarse a esta banda post-punk como otra influencia desde lo instrumental) o de X-Ray Spex y Bis.



45. metronomy - the english riviera

Joe Munt, líder de Metronomy, es de Devon, al extremo sur-este inglés; pero reparte sus días entre Londres y París. The English Riviera trata de Devon más que de su ir y venir a través del Canal de la Mancha. Pero no en la manera más electrónica de sus anteriores trabajos sino en un formato mucho más sanguíneo, como un synth-pop más pop que synth. Stelly Dan (los americanos siempre se infiltran) 70%, Daft Punk 30%; con cobertura de Saint Etienne.



46. nicolas jaar - space is only noise

Nicolas es chileno pero vive en NYC. Tiene 20 años y con su debú Space is Only Noise, dicen, está redefiniendo el tecno. Yo creo que es un poco exagerado. El álbum es interesante, eso está claro. Pero lo de redefinir un género me parece más una sentencia absolutista sólo útil para campaña de prensa, petardismo puro. Pero bueno, el down/mid-tempo de la electrónica de Jaar es ideal para crear soundscapes dignos de David Lynch y sostener la atención y la tensión a lo largo de un álbum al que no le faltan los momentos más cancioneros donde hasta se samplea a Ray Charles.



47. the dirtbombs - party store

Detroit rock city. Detroit tecno city. The Dirtbombs es una legendaria banda de Detroit que juega siempre de local, casi un gran secreto, no sé si el mejor guardado pero sí un secreto que se festeja más en las cercanías de la mítica ciudad americana que alrededor del mundo. Al alma garage de los años sesenta, a ese costado más rockero, le fueron sumando el soul y el funk (hace diez años grabaron un disco de covers de dichos géneros que fue básicamente un homenaje a Curtis Mayfield y Marvin Gaye) y luego el tecno en dosis homeopáticas a través de la hipnosis sintetizada de los primeros Suicide. Party Store es un disco tan inspirado como inclasificable donde el garage rock, una electrónica tan psicótica como asordinada y el alma de James Brown confabulan contra los rótulos de mercado y agigantan el buen nombre y honor que estos cinco americanos mantienen en su ciudad natal, Detroit.



48. tennis - cape dory

Tennis es un joven matrimonio de Denver, CO, quienes decidieron vender todas sus posesiones para comprarse un barquito. Abordaron entonces y se fueron a navegar por la costa este de los Estados Unidos, sin parar durante meses. Al volver a tierra decidieron contar la experiencia a través de canciones. Fue así que nació Cape Dory. El sonido es el de la canción indie-pop con algo de los girl-groups de los años sesenta. Se los podría emparentar a Beach House con un toque Spectoresque.



49. tim booth - love life

Mierda que se mantiene activo Tim Booth: si no saca uno solista, te publica dos de James en un mismo año. Love Life es el álbum en solitario de Tim Booth que más se parece a un disco de James, sobre todo en su segunda mitad. Impecable.



50. mick harvey - sketches from the book of the dead

El ladero de Nick Cave desde que ambos eran purretes hizo su nuevo disco solista mientras grababa el último de PJ Harvey, el fantástico Let England Shake. Está basado a un piano y algunas guitarras y es un disco nítidamente sombrío que comenta sobre la reciente muerte de varios de sus amigos. Lo mejor de su producción solista, claramente.