jueves, 17 de febrero de 2011

COMENTARIOS INÚTILES 2011 CAPÍTULO II



1. pancho corrao & jh quarta - under the influence vol.2

Antes de mudarme la última vez pasó por casa Jah Wobble y me dejó este disco: Que era de unos amigos, que esto y que lo otro. Como todos sabemos Jah Wobble está, como se dice en inglés, Fried; por lo tanto lo agarré y le dije a todo que sí: Hasta le prometí que lo iba a escuchar (yo que estoy sordo por saturación).

El disco en cuestión dice que pertenece a un tal Pancho Corrao y a un JH Quarta: ¿Julio Humberto? Y ya que le hicimos caso a Wobble y lo escuchamos y lo leímos (que es lo más lindo para hacer con los discos) vamos a empezar a destacar los aciertos: El diseño de tapa tiene buen gusto y criterio. Foto de Keith Richards en el frente del digipak, George Martin en la contratapa. Mejor aún: las fotografías están recortadas de tal modo que no se ven los rostros, pero basta una mano o un codo para que se evidencie que se trata de gente importante: El modo de llevar la guitarra de Keith y la caída de la corbata de Martin ya lo dicen todo. Uno a cero para la dupla Corrao/Quarta.

Segundo acierto: La elección del sello. Cansado ya de que cada alma autogestionada y loca de la guitarrita de alrededor del mundo edite sus propios discos inaugurando sello propio (tomándose el trabajo de bautizarlo, armarle un logo, etc.), es una brisa de aire fresco que esta gente haya decidido editar su disco por Columbia y haya exigido que el logo del Stereo 360 Sound figure en el borde superior de la portada. Eso es buen gusto, eso es saber que bajo un aparente robo de marcas hay una acción que encierra la misma legitimidad que los contratos que Dylan y Thelonious Monk tenían con Columbia. Corrao y Quarta son artistas de Columbia y engalanan el sonido de su último disco con las bondades del 360 Sound, una cosa que no se le podría ocurrir ni a Daniel Melero ni a Babasónicos, ni a Ricardo Mollo ni a Ale Sergi. Dos a cero. Y dos minutos más tarde, el tercero: Un sticker con los títulos de las canciones incluidas impreso en la tapa pero con un detalle digno de Columbia Records: El calco denota, en su vértice inferior derecho, un intento de despegue lo que contrasta de manera perfecta con el hecho de tratarse de una impresión sobre la tapa dando con esto un doble guiño a la tristísima industria discográfica argentina que olvida la importancia de los stickers (o, si los fabrica, los hace muy pero muy mal) y que suele imprimir sobre la tapa bien sean tres banderitas para hacer una aclaración de mercado (el colmo de la miseria) o el nombre de la compañía más grande que el del artista en cuestión.

Pero vayamos a lo mejor: La musiquita. Versiones concisas, respetuosas y al pie de clásicos muy bien elegidos: Hay Beatles y Stones como songwriters y como intérpretes (en lo que en verdad sería una versión de los otros songwriters, los inspiradores, los verdaderos gigantes que hicieron algo casi casi de la nada); así desfilan The Last Time y Under the Boardwalk, Baby’s in Black y Anna (Go to Him). Hay un Reed, un Patti, un Pancho (Corrao, loco de la guitarrita), un Dylan, un Young, otro Reed. Y una sutileza: Love Hurts, obra del componente masculino del matrimonio compositor de clásicos country y pop que, en gran parte, hicieran populares los Everly Brothers: los Bryant. No hay muchos discos como estos dando vueltas por este país cretino. Esto es a labour of love, como ellos mismos confiesan en el simpático digipak que los contiene y transporta a la perpetuidad de la nada. Salí corriendo a buscarlo antes de que el rock te hinche las pelotas como a mí.

¡Salud, Chopán!




2. cake - showroom of compassion

Tras siete años de silencio retorna la banda de Sacramento, CA, con un disco fiel a su identidad sixties y al psychedelic pop que forjaran allá en los noventa cuando Beck y Weezer también era novedad. Mientras estos dos cambiaron de dirección más de una vez, Cake se sostiene refinando la misma idea pop y californiana con la que seguramente fueron creciendo. Entre The Turtles, Semisonic y Jefferson Airplane.



(Continúa en el perfil de Facebook Eloasis Inthehead; si sos parte de The Head pero no estás en la mencionada red social, recibirás los Comentarios Inútiles por e-mail)

Nota ulterior:
Si no sos parte de El Oasis in the Head y, entre otras cosas que ya no aparecerán aquí, querés seguir leyendo los Comentarios Inútiles, comunicate e ingresá a The Head. Apurate que el 4 de Abril (4 de Julio en nuestro calendario interno) se proclama la Constitución de The Head y se cierran las puertas, para siempre.