martes, 25 de enero de 2011

EL OASIS MEMORABILIA V


Más cosas que van apareciendo tras una nueva mudanza: La versión original de las Muestras Gratis. Ya hemos iniciado esta sección con un ejemplar de las Muestras Gratis versión 2.0 y ahora llegó el turno de las MG a secas. El antecedente de las mismas fue una breve publicación que acompañábamos de un cassette allá por los primeros meses de local en la calle Olazábal, a cuarenta metros de la Avenida Cabildo. No hay nadie quien los conserve a quien yo pudiera ubicar hoy, salvo Diente: Un fanático de El Oasis al punto de pretender robar su fórmula como Plancton pretende afanarse la de las hamburguesas del Crustáceo Cascarudo: ¡Qué pelotudo!

Van aquí, entonces, los scans de un puñado de las Muestras Gratis.

Para la tapa de cada número posaba un cliente frente a la vidriera y se lo retrataba. Así armamos un catálogo de gente apreciada. La música era el compilado de siempre con lo que iba saliendo, nos iba gustando o podía despertar el interés de alguno de los habitués del local.

Aquí podemos ver, en la portada de la MG número 3 al Dr. Muerte, luego rebautizado Dr. Almond. Un tipo divino, odontólogo oficial de El Oasis:



Y la contratapa correspondiente:




Por supuesto que el Mingo también era cliente: Genio absoluto. Y decí que El Oasis no existía en los setena (no al menos como tal), que si no la sección del Mingo se hubiese llamado Don José Alfredo Martínez de Hoz.



Y la contratapa correspondiente:




Por último tenemos aquí una edición doble de las Muestras Gratis. Se trata de un Gatefold Sleeve (en el scan perdemos la tridimensionalidad pero ustedes sabrán imaginar) con dos cover stars: El Doctor, más tarde conocido como Jah Wobble, verdadero paladín de los años mentales y del otro lado está El Cocinero a.k.a. Nicolás, aquél muchacho que se hizo querer aún teniendo (o tal vez por tener) la inocencia de llevar adelante una banda argentina (Jaime sin Tierra) que pretendía ser más o menos como Radiohead:



Y aquí el interior del Gatefold Sleeve:




Esta edición doble fue en homenaje a un chileno de ley, el Ingeniero Pellegrini, quien se acababa de coronar campeón dirigiendo a San Lorenzo de Almagro. Así es que se dio en llamar a esta extraordinaria edición El Álbum Doble del Ingeniero y vino con un poster de reaglo que aquí reproducimos en sus dos caras. Si no se lee bien el texto, después lo transcribo:





("De nuestro padre recibimos múltiples herencias. Las peores son, seguramente, las relacionadas con los achaques que aparecen con los años, en algunos casos con una celeridad asombrosa. Cuando somos jóvenes nos horrorizamos ante la posibilidad de parecerse a él. Con el paso del tiempo y al salir de ese prematuro estado de idiotez que es la juventud, nos damos cuenta de todo lo cierto que encerraban las muletillas y frases que nos repetía incansablemente y entonces nos agrada encontrar parecidos que nos vienen a la cabeza de tanto en tanto. Una de las cosas que a mí me tocó en desgracia es ser hincha de San Lorenzo, una estupidez inexplicable. La cuestión es qué hubiese dicho mi viejo al saber que un chileno sería el nuevo director técnico de San Lorenzo; seguramente lo que corresponde: "Que se vaya este ladrón, ¡encima chileno!" (¿Quién no recibió de sus padres una aprehensión hacia rosarinos, uruguayos o chilenos? ¿Y qué de una respetable homofobia?). Más tarde vendrían los reconocimientos para con Pellegrini y el asegurar que jamás se había estado en contra de su designación, que siempre se había visto con buenos ojos el desarrollo de su inteligente plan de trabajo: "Es un señor, es un fenómeno."
Y claro que sí: El Ingeniero es lo más grande que hay y la Patagonia es chilena, dejémonos de joder. No seamos ingratos: Ser campeón con Leo Rodríguez, Abreu, Paredes y Ameli justifica la entrega de un pedazo de tierra que no estamos apreovechando.
Para terminar, deportes en el recuerdo...
"Sacá a ese gordo puto que se pinta los labios y no hace más qwue llorar... Buuuuaaaaaa, buuuuaaaaaa..."
"Para aprender inglés tenés que escuchar a Sinatra que pronuncia perfectos, con sus discos aprendés solo..."
"Los Rolin Estón son unos fenómenos, el cantante deja la vida arriba del escenario. Yo los vi en el Luna Park" (esto lo afirmaba en el año 1991)
Todas verdades irrefutables, ¿o acaso hay alguien quien pueda discutirlas?
El próximo número de las Muestras Gratis volverá a su normalidad, lamentablemente."
)