miércoles, 19 de enero de 2011

BEADY CACK


Es la última vez que este Blog se ocupa de Beady Eye y su disco debú. MiDió, qué retardado es este muchacho Liam. Gritando a los cuatro vientos que tiene un álbum mejor que Definitely Maybe, haciéndose el sobrador como de costumbre: Pero aún no se da cuenta que su hermano el del talento no está más a su lado para sostener sus bravuconadas. Y sigue boqueando. La figura que corresponde es que un día alguien lo cague bien a trompadas. En el sentido figurado: En el literal ya lo han hecho, creo que en Alemania; es decir: Que alguien le haga ser conciente de su absoluta impericia como songwriter. Pero para eso necesita un cerebro, que es su carencia basal.

El tercer tema entero que se conoce es esta porquería digna de Turf (estoy siendo muy generoso con esos nabos -que no pueden ni esto-, pero el asunto es que quiero bajar al mínimo posible el status de Beady Eye): Una canción que roba sin criterio ni ingenio, que vuelve a ser un par de retazos mal unidos que no configuran nada, canción típica de un grupo que suena viejo y gastado aún antes de haber comenzado. Sí: Será el primer álbum y la banda suena vieja y aburrida. Fíjense que al minuto y medio de The Roller la canción está agotadísima, sin rumbo ni horizonte. Entonces viene uno de los peores solos que yo haya escuchado en años (y miren que escuché mierda, ¿eh?) para después retomar en una nada de dos minutos.

De la letra, tal como lo dije para Bring the Light, no me voy a ocupar porque sería un abuso entrarle a lo más débil de todo (como si algo pudiese ser más débil que estas canciones que hacen sonar a Ocean Colour Scene como Led Zeppelin).

Mientras tanto Noel está guardado, pasándola bien lejos del cirquito de la musiquita. Nada es gratuito: Él fue quien escribió todos esos clásicos que no hace falta mencionar aquí.

Liam: Si tenés dignidad, echate.