viernes, 12 de noviembre de 2010

(JUST LIKE) STARTING OVER


Cuesta volver, pero ya está: no hay remedio ni tiempo en el que ingerirlo. Esta es la entrada "despedida" de New York City. Despedida entre comillas, porque la ciudad está en la cabeza. Y en la cabeza se vive, no en un departamento por el que se paga un alquiler sobrevaluado hasta lo obsceno.

Las oscuras golondrinas no volverán pero sí las entradas de este Blog; entradas que no lloran muertos ajenos de ningún tipo: para eso están facebook y un montón de pelotudos. Acá nada de cintitas negras por la desaparición física de ningún hijo de puta. ¿Qué es eso de andar impostando dolor por la muerte ajena, esa muerte incomprobable? Me pregunto: ¿Qué hace esa gente cuando muere un ser real de su propia vida, uno de carne y hueso: también postea una frasesita emocional en su perfil?

Lo que no muere es El Oasis in the Head, porque recién nace: para desgracia de todos, de los que están adentro por el hecho de estar y de los que están afuera por el motivo contrario. Simétrico, todo simétrio porque si no me ataca la angustia.

¿Por qué El Oasis in the Head recién nace? Porque estos dos años fueron nuestro catecismo: hoy ya se sabe quiénes pertenecen al linaje y quiénes no estaban en sintonía. Así es que en el mes de marzo se promulgará la Constitución en un evento sin precedentes. Pero sin ir más lejos, que a lo mejor nos perdemos: de aquí a fin de año los formatos serán los habituales; pero a partir de Enero no: entonces comenzará lo que se vino gestando. Pariremos a la bestia, finalmente. The Head: un verdadero estado independiente.

Por ahora un ritmo diario de entradas de Blog, más inservible que nunca. Y este singular recorrido por la más increíble ciudad del planeta...