martes, 31 de agosto de 2010

COMENTARIOS INÚTILES EL OASIS 31/08/2010


1. !!! - strange weather, isn´t it?

Cuarto disco en una década de estos neoyorquinos. Grabado en Berlín en un intento de imbuirlo en oscuridad, hay canciones clubber y otras funkier. Loco, me mudo a Palermo Soho, me hago el afro, escucho Shick Shick Shick y soy lo más. Por lo menos, así lo veo yo...



2. the hoosiers - the illusion of safety

Segundo álbum del trío británico: su glam-pop va un paso más allá, entre Scissor Sisters, Alphabeat y Howard Jones. Pop descaradamente perfecto para la FM diurna que suena en los locales de ropa de Kensington Market. Y uno acá.



3. tom jones - praise & blame

Lo que habían hecho Johnny Cash y Neil Diamond con tanto éxito en el más amplio sentido de la palabra, ahora hace Tom Jones: un retorno a las bases del blues y el gospel. Un hombre de setenta cantando acerca de la muerte. Con invitados de lujo: Gillian Welch, Dave Rawlings y BJ Cole. Un gran disco de un inusual talento.



4. tame impala – innerspeaker

Psyched out psychedelia, eso hace este dúo dinámico: The Beatles tocando a Cream, a Zeppelin y a sí mismos, todo embadurnado en una especie de menjunje que es como si MGMT no tuviese fórmula y grabase de modo más rústico. Un George Harrison reeducando a My Bloody Valentine y Mercury Rev. Uy qué triiiiip…




5. alasdair roberts & friends - too long in this condition


Alasdair, moderno mito y artista de culto del folk escocés, editó Spoils el año pasado, uno de los mejores discos de esa docena de meses. Estaba compuesto por "material" propio (porlan, cemento, arena). En cambio Too Long in this Condition son canciones folk tradicionales de su tierra, lo que hace de este disco un encanto ineludible. Su sonido entre Folk Celta y Robin Williamson está intacto, como el Pipi Romagnoli y el Falcon de Ramón. Preciósico, lo recomiendo con fe hervor.



6. arcade fire - the suburbs

Septeto de Montreal. Los Cadillacs también eran siete, como mínimo. Estos muchachos canadienses se toman tres años para hacer un nuevo disco, es que tocan mucho y dicen que en "el vivo" es donde ganan muchas menetas y a lot of prestigio. Yo no tuve la suerte, por suerte porque estoy grande para la musiquita. Pero otros sí la tuvieron y entonces esperan los discos de Arcade Fire, que salen cada tres años. Eso lo había dicho ya, así que lo estaba remarcando. Tienen sus influencias habituales intactas, léase Bruce Springsteen o The Hold Steady. Sorprenden a veces porque suenan un poco más fáciles, así de a ratos como quien no quiere la cosa, como que el rasgo pop se les nota más que de costumbre al punto de aflorar Depeche Mode en algún que otro arreglito. Si se afeitaran y cortaran el pelo por encima del cuello de la camisa me caerían un poco mejor. A desempiojar las barbas.



7. everything everything - man alive

A este cuarteto de Manchester los vi abriendo el show de Wild Beasts en el Koko Basile´s Club de Mornington Crescent y me sorprendieron. La referencia cercana podría ser Futureheads, pero eso les queda chico. Son eclécticos e inclasificables. El bajista era por momentos Alex James y por otros John Taylor. El baterista cerraba bases dignas de un buen período de Talking Heads (con Eno y antes de Cuba), las melodías eran matemática pura, la energía vigorosa. Man Alive, el debut, capta ese caos divino y adivinatorio de un promisorio futuro: la cuestión es armarse el mapa en la cabeza. Si lo lográs, les comprás el segundo.



8. avenged sevenfold – nightmare

Estos metaleros americanos (del norte, porque América es América del Norte, no jodan con este conito lleno de mierda al sur) se hicieron famosos cuando el año pasado encontraron muerto a su baterista, que había mezclado como siete drogas distintas luego de hacer una salidera en un Farmacity de Orange County. Entonces sus compañeritos, para hacer el segundo álbum, este, Nightmare, lo-parió, convocaron al baterista favorito del muertito (nombre del occiso: Jimmy Sullivan), el de Dream Theatre, Mike Portnoy. Así es que Nightmare suena bastante mucho a Metallica recordándonos una cosa: las salideras se hacen en los bancos y no en las farmacias.



9. beach house - teen dream

Quién pudiera ser de Baltimore como Vicky Legrand, la armoniosa voz del dúo Beach House, una amalgama pop ensoñada, entre Fleet Foxes y Montgolfier Brothers. Nostalgia de juventud y melodías que permanecen subyacentes. Siéntese: tiene un ocho.



10. beck – oar

Por supuesto que Oar no se puede hacer mejor de lo que lo hizo Skip Spence (ya lo dijo Melbero a través de su loco amigo Montolito: ver TúTú), pero el par de días de trabajo que se tomó Beck para versionarlo de pe a pa no son para nada despreciables. Acá lo acompañaron “los Wilco” y Leslie Feist, entre otros varios.



11. beck – kick

Y para traer por ahora solamente dos álbumes de esta serie que está grabando Beck bajo el rótulo Record Club (se rompió el marote con el nombre el cabezón fanfaifa este), Kick de los “grasitas” INXS. Claro, Máiquel Júchens era un gil que no conoció ni a Zas ni a Git, Agit Morrón verde, rojo y calahorra. En esta particular versión de Kick participan el dúo St. Vincent y Sergio Días, de Os Mutantes. Yo tengo un incunable de Os Mutantes: lo compré en Río Dejá Negro.



12. best coast - crazy for you

Artists with Arthritis. Así voy a llamar a mi fundación que va a tener, como único objetivo, que alguien (de ser posible el Estado, esa teta de la cual se prenden los miserables de alma) solventen la independencia de los que allí nos encolumnemos para ser libres y soberanos. Y dignos: sobre todo dignos. Nunca más, loco: nunca más menos leche que café.
Que un disco arranque con un sonido de mierda que pretende ser Phil Spector después de una temporada de quince vidas en Lomas de Zamora y con una mina sorda que canta “I wish she was my boyfriend”, hace que yo no puedo continuar oyéndolo. No sé ni quiénes son, sólo sé que son más basura, como si hubiera poca. "¡¡¡Ayyyyyy… Viene Best Coast, viene Best Coast a Crobar… Aaaayyyy…!!!"

13. ryan adams – orion

Yo supe desde un principio que este pibe se la comía: “je… se la lastra…” Lo escuché en la tele, horario rosario central. Acá blanquea su relación amorosa con Agustín Orión, el camarillero que atajaba para San Lorenzo y que ahora defiende los colores del pincharrata. Y como Orión está todo tatuado (con escudos del Club Lamadrid y un montón de signos más que recuerdan las cosas importantes que marcaron la vida de nuestro intelectual golero) el disco que le dedicó Ryan Adams es de heavy metal. Igual me parece que es más hard rock que heavy. Pero bueno, es como un disco no-folk, no-country. O tal vez heavy pero en un sentido hardcore. Me excita de tal forma que me tomaría un colegio, sin soda.



14. black helicopter - don´t fuck with the apocalypse

Este combo de Boston, Machachuche, está un paso más allá de The Black Keys y Kings of Leon. ¿Más allá hacia dónde? Hacia el rock setentoso (¡qué lindo el rock setentoso, qué nostalgia, "30000 rock setentoso´s fans can´t be wrong", quién no recuerda ese bó sé, Miguel!) del primer Soundgarden. Pero un pasito chico, de esos que se daban escatimando plasticidad en el pan y queso porque el cálculo intuitivo marcaba peligro de ser pisado y de perder la oportunidad de elegir primero y por tanto al mejor jugador, es decir a mí, a Riquelme que está felí.

15. caitlin rose - own side now

Caitlin es linda, pretty linda, y encima nació en Nashville, Tennesssssíiii… Qué lindo casarse con ella y de yapa (o más bien como recompensa) obtener la green card que nos habilita a sufrir de adentro ese país espantoso y malvado que es los Estados Unidos de América. El año pasado Caitlin debutó con su EP Dead Flowers y las ventas se le fueron de las manos. Porque es una songwriter de country bien clásica pero con un toque pop propio de su edad que le dio un color poco habitual a sus canciones, poco habitual en el mundillo del country and western más ortodoxo. Es como si Lily Allen hubiese nacido en Nashville como Caitlin. En Own Side Now se mezclan Linda Ronstadt, Patsy Cline, Laura Veirs y Lucinda Williams, así como si nada.



16. darker my love - alive as you are

Darker My Love son de Los Angeles que no será Quilmes pero… Y hacen un pop psicosomático en la línea de Grateful Dead (American Beauty, más o menos), The Beatles de Rubber Soul, un poco de Moby Grape y, para venirmos más para acá, Big Star y Teenage Fanclub. Alive As You Are, un disco para no dejar de chequear.



17. disperse - journey through the hidden gardens

Acá no tendremos rock progresivo pero sí rock progresista: cómo tocaba Chacho Álvarez, aquel pionero del rock progresista argentino, quien se separara de Ibarra luego del primer hit, Ibarra el que prendía fuego las guitarritas luego de su espectacular solo de rulo. Otros países, en cambio, no tienen rock progresista y sí rock progresivo. Son países injustos y pelotudos, fríos, desalmados y prepotentes. Muy poco democráticos. Países que no sufrieron lo que nosotros. En este caso hablamos de Polonia. Para poner al lado de los discos de Porcupine Tree y Riverside.

18. isobel campbell & mark lanegan – hawk

“¡Isobéeeeeel… Isobéeeeeeel…! ¿Otra vez no hiciste la cama? Sabés que con la cama revuelta no puedo dormir la siesta…” Así es como pasan todos los afternunes de sus vidas estos dos rockeros locos, Isobel de (Belle &) Sebastian y Mark el de los árboles que gritan y de las Reinas de la Edad de Piedra. Se me ocurre que son una versión menos sustanciosa (aunque de todos modos interesante) del dúo John Parish – PJ Harvey. En Hawk colabora Will Oldham.



19. morning benders - big echo

Cuarteto de Berkely, California. Qué lugar horrible para vivir… ¡Gracias Dios por hacernos argentinos, sos un grande de verdad! Su pop (el de Morning Benders, no el de Dios que es silencioso) de raíces sesenta y naturalmente californiano los emparenta, en el tiempo cercano, a Grizzly Bear, Dirty Projectors y el Grandaddy más optimista y dulcemente melancólico. Vampire Weekend está presente por ahí. John Vanderslice aporta lo suyo, que no es poca cosa.



20. mount kimbie - crooks & lovers

Mount Kimbie son cultores de una alquimia electrónica que, de una u otra forma, se viene practicando desde los primeros días de Massive Attack y Tricky. Así Crooks & Lovers se enrolan en el llamado dubstep y exploran el universo sampleado y secuenciado, desde AR Kane hasta Burial, pasando por Massive Attack.



21. red sparowes - the fear is excruciating, but therein lies the answer

Post rock, hijos directos (no sé si dilectos) de Mogwai, a su vez hijos de Pink Floyd, The Cure, Tortoise y de una Gran Puta. Soundscapes de climas nocturnos y por momentos opresivos, como para hacer saber que en Los Angeles también la pasan mal. Estos cinco y por un ratito.



22. resistor – rise

Steve Unruh grabó solito ocho álbumes de una especie de folk progresivo. Luego despuntó el vicio como Resistor, para explayarse en un heavy prog rock. Heavy encomillado a pesar de no haber puesto las comillas a la palabra heavy pero sí la palabra “encomillado” para aclarar que heavy debía leerse entre comillas. Porque es más que nada el vaivén del rock progresivo, que en los pasajes de despegue puede tornarse enérgico y cualquier cosa enérgica hoy por hoy es confundida con el heavy metal o el punk. Rise es el segundo álbum como Resistor y vendría a ser como el OK Computer de Steve Unruh. Épico.

23. robert pollard - moses on a snail

El hombre famoso por Guided by Voices tiene más de cincuenta. Y sigue sacando discos a lo pavote. En este caso bajo su nombre. Moses on a Snail es un álbum donde sus aptitudes como songwriter se muestran a pleno ya que las canciones están ahí arriba, sin vueltas ni disfraces, conformando un disco franco y mid-tempo, sin lugar para las evasiones noise. Noi sé, pero me parece uno de los mejores discos que sacó de una década a esta parte.



24. sia - we are born

Sia es australiana y cantaba en Zero 7, pero de un tiempo a esta parte saca discos solistas. Es rubia, de ojos claros y rasgos finísimos: un escracho. El pelo corto carré de cerdo le queda espantosamente mal y We Are Born es un disco pop sin tapujos, lejos de la impostada oscuridad del trip-hop de otrora: acá Faithless convive con Kylie y el resultado es muy agradable.



25. skream - outside the box

Oliver Jones nació en Croydon y es un inglesito infeliz. Además allá llueve siempre. Outside the Box es su segundo disco. Jones se hizo de una fama emparentada a Aphex Twin ya que la bolilla que se corrió decía que tenía un par de discos rígidos con más de 7000 tracks grabados. Así, este muchacho le remixó temas a Vicente LaRouxa, entre otros famosos. Su electrónica encuentra la canción en un hip-hop entre el Tricky de Pre-Millennium Tension y The Streets. Burial y Paul Van Dyk están presentes en otros pasajes.



26. sky larkin – kaleide

Segundo disco del trío de Leeds que está un paso más hacia allá en la misma dirección que habían tomado con el debut The Golden Spike: un guitar pop muy efectivo y pulido, entre Sleater Kinney y Bloc Party.



27. the soundcarriers – celeste

Cuarteto de Nottingham que echa raíces en la motricidad kraut-rock de Can y Neu! a través de Stereolab y Broadcast. Pop flotante.



28. the black noodle project - ready to go

The Black Noodle Project son franceses y Ready to Go es su cuarto álbum, el más Pink Floyd de todos. ¿Que qué Pink Floyd? Que-na-nah-na-na-na-na-na-nah-óh! Churúp-churúp-chúrup-churúru churúp-churúp-chúuuuu… El de Meddle, jamón del meddle. Perdón.



29. stars - the five ghosts

Cuatro torontoninos y una torontonina, toda esa gente hay en Stars. Hacen dream-pop que suena a Belle and Sebastian pasado por Snow Patrol Bermúdez y, en algún pasaje, a la Kate Bush de los early 90s.



30. the saturdays – headlines

The Saturdays son unas Spice Girls de la era Avril Lavigne. No voy a hacer más declaraciones.



31. sleigh bells – treats

Derek Miller y Alexis Krauss viven en Brooklyn y Treats es el álbum debut de Sleigh Bells, que es como se hacen llamar. Es un disco retro-futurista: programación, guitarra de estridencia megafónica, una especie de M.I.A. mezclada con The White Stripes. Así es este debut frenético que apenas pasa la media hora de duración. En el Indie-world de ambos lados del Atlántico se lo está catalogando como uno de los discos del año.



32. wavves - king of the beach

Segundo disco de estos californianos que practican un power-pop con olor a Dinosaur Jr., Beach Boys con The Drums, The Beatles en Hamburgo con Pixies, aroma a Superchunk y también un poco a bolas. Tristes (bolas tristes)



33. women - public strain

Todo una revelación este segundo álbum del cuarteto canadiense Women. Dejando de lado la cara áspera del alma melodiosa del debut homónimo de hace dos años, Public Strain son canciones de melancolía sonora y psicodelia pop atemporal, entre The Zombies, Clinic, Clientele, Deerhunter y Liars. Recomendado para cualquier tarde lluviosa.



34. mt. st. helens vietnam band - where the messengers meet

Cuarteto de Seattle que es casi una cuestión de familia: un matrimonio y el hijo adoptivo de la mujer (adoptado antes de entrar en matrimonio con el cantante de la banda) conforman las tres cuartas partes de este combo loco cuyo segundo álbum aquí presentamos: Where the Messengers Meet. Las guitarras atacan empuñando melodías fáciles, las comparaciones con Grizzly Bear, Worlf Parade y Modest Mouse son adecuadas. Un disco de Indie-rock clásico consistente.



35. midnight juggernauts - the crystal axis

La clave del avance para bien que experimentó Midnight Juggernauts del primero al segundo disco es la ganancia en confianza que se traduce en el apuntar directamente a la canción en sí misma, evitando serpenteos en forma de intros y outros. Líneas de synth, beats adecuados y hooks melódicos en cada coro son las claves del éxito de The Crystal Axis, un lcd soundsystem a mitad de camino entre Klaxons, Justice y New Order. No compres en Garbarito.



36. klaxons - surfing the void

Se demoraron lo suyo para el segundo estos muchachos: Surfing the Void parece ser, otra vez, un disco construido sobre una caprichosa memoria de klf con referencias al ocultismo y Aleister Crowley en una especie de osidea interior y esotérica con beats y guitarras conductoras de tensión eléctrica maniquea. Qué equipo de River Plate la Maniquea, el Charro Moreno, Labruna… Qué lindo…



37. the count & sinden - mega mega mega

Count y Sinden son dos productores/DJs de Essex y Mega Mega Mega su album debú que es bien pistero (amortiguadores bajos, escape abierto, qué hermoso Fiat…) y nos recuerda a Basement Jaxx y The Chemical Brothers.



38. jamaica - no problem

Para el disco debut de este dúo francés trabajaron Justice y Daft Punk. No Problem es synth pop de los ochenta con aspiraciones de dancefloor del nuevo milenio. Bien francés. No me hagan decir nada más.

39. grass widow - past time

¿Se acuerdan de aquella época cercana a la mentira Nirvana donde no había nada y el Grunge mal entendido lo invadía todo? ¿Se acuerdan que luego se empezó a manejar el término Riot Grrrls? ¿L7, Babes in Toyland, Hole, Margarita Gautier? ¿No se acuerdan? Qué suerte tienen. Bueno, Grass Widow es un grupo que continúa esa cuestión, melodías atonales a cargo de féminas que se cuelgan las guitarritas y se hacen las guarritas. Todo el mundo debiera irse a lavar los platos. No digo las mujeres: digo todo el mundo. Me tienen podrido con “el arte”, ya no quedan mortales, ya no quedan oyentes ni lectores ni espectadores puros: todos quieren subirse a la tarimita de mierda aspirando a ser adorados, que se los considere especiales por el hecho del “arte”. Luego viene el subsidio o el canal “gratuito” (como la educación, que se paga a sí misma por generación espontánea) para que “difundan mi arte” que no es admitido por el mefistofélico mercado que sólo quiere ganar dinero. Todos son artistas invitándose unos a otros a sus estrenos de sus obritas de sus recitalitos de sus lecturitas. ¿Ya no queda gente como mi vieja, como mi tío, gente que se dedicó toda la vida a laburar ejerciendo funciones mundanas, comiendo churrasco con puré a las nueve de la noche y pasando el pancito por el plato, ya no queda gente que tenga el concepto “arte” metido en un cajón bien bajo, ese cajón que no se abre porque una vez se salió del riel y se trabó para siempre, ese cajón que no le importa mucho a nadie? Muy lindo todo lo referente al arte, sí: ¿pero no se conforma ya la gente con consumirlo a su modo y en silencio? ¿Todos quieren dejar su “obra” antes de abandonar el mundo? Qué vanidad tan gris y pequeña, vanidades subsidiadas, neurosis de centro cultural. Grass Widow es una porquería.



40. eels - tomorrow morning

Mark Everett y su noveno álbum. Viene produciendo mucho el depresivo este. Se supone que Tomorrow Morning cierra la trilogía comenzada con Hombre Lobo y continuada en End Times. Canta acerca de la soledad y del deseo de felicidad, las melodías son bellas, su voz está gastada y su fraseo se quiebra cada dos pasos. Las cuerdas lloran armónicamente y el disco está a punto de llover con cada canción.



41. freelance whales – weathervanes

Quinteto de Queens, NúChór. Se formaron hace dos años y su debut, Weathervanes, era muy esperado. Es Indie-pop de acústica electrónica, un poco Sufjan Stevens, otro The Postal Service, algo de Mumford & Sons y Death Cab for Cutie. El Cutie Leguizamón.



42. iron maiden - the final frontier

Quiero ser otro, vivir en Flores, tener mi pieza en el departamento de mis viejos llena de posters de Iron Maiden y Judas Priest, tener los discos de esos dos grupos (mis favoritos) en ediciones dispares, un par de muñequeras con tachas en el primer cajón, en el cajón de los calzoncillos y el rollito con el dinero, quiero tener la idea de algún día mudarme solo y tener un auto. No voy a la facultad y laburo ayudando en el taller mecánico de un vecino de la casa donde había nacido del barrio en el que me había criado hasta los 14, quiero que ese vecino tenga diez años más que mis viejos y que su mujer se llame María Teresa. El taller queda en Villa Luro. Soy hincha de Ferro y me cargan porque juego mal al fútbol. Me gustan mucho las milanesas con huevo frito hecho en el mismo aceite de modo que la clara queda toda sarampionada de pan rallado. No me gusta levantarme temprano y no tengo hermanos ni hermanas: soy hijo único. No tengo novia. La cerradura de mi pieza nunca tuvo llave lo que siempre fue un inconveniente, una intranquilidad y una incomodidad.



43. drum eyes - gira gira

Los británicos de Drum Eyes son parte de una nueva generación de kraut-rockers o rockeros progresivos amantes de los sintetizadores analógicos. Rock maximalista, grandilocuente, instrumental, espacial: unos Neu! Recargados. Giran giran.

44. pvt - church with no magic

Pvt o Pivot, un trío que trae nuevamente a la palestra el trabajo de gente como Aphex Twin y µ-Ziq: electrónica para genios matemáticos, música para profesores gabinetes espaciales. Chingui-chingui, intrincado chingui-chingui. Ah: la diferencia es que Pvt no es una banda instrumental: a partir de esa base que les digo arman canciones, cantan melodías y letras.



45. menomena – mines

Trío de Portland, Oregon. Luego de su disco clásico, Friend or Foe, Mines entrega en su cuarto disco Mines su faceta más amigable y melódica: los experimentos sonoros quedan de lado en pos de la existencia de un conjunto de canciones sólidas que van desde lo más ajustado de Kings of Leon a los más inspirado de TV on the Radio. Recomendado.



46. royksopp - senior

Odio cuando en alguna parte algún pendejo o pendeja me dice “Senior”, “¡Senior el nuevo álbum de Royksopp!”, les digo yo ofuscado y de inmediato continúo gritándoles en la cara, bien de cerquita y salivándolos: “¡Royksopp, que es un dúo electro noruego, como era A-ha pero A-ha no porque era trío -´¿qué me trajiste, Trío, qué me trajiste?´- Senior el cuarto álbum de esta agrupación que te digo, no yo! Y lo tenían listo desde que salió el anterior, Junior, pero no lo sacaban para no parar la venta del otro… ¿Sabés?” Y me voy sin decir más.



47. minus the bear – omni

Este saludable quinteto de Seattle hace un pop rock radio-friendly muy bien grabado y armonioso, como un Fleetwood Mac de los ochenta pero en los chúsáusen. Antén. Es una especie de prog-pop, con mucho hook de sintetizador. Habría que pasárselo al musicalizador de Aspen, porque engancharían bien ahí, como “el futuro clásico”. Acalro que Aspen me parece la única radio respetable de Buenos Aires. Porque por ahí me toman para la chacónta.



48. i am arrows - sun comes up again

Andy Burrows, baterista de Razorlight, y su excelente disco pop solista. En verdad es el segundo, ya que hace dos años editó un álbum muy singular y notable, más de una docena de canciones acústicas que se imprimieron en un plástico que giraba no más de 23 minutos antes de detenerse pidiendo un re-play. Sun Comes Up Again es diferente, no es acústico sino que cuenta con banda, es lo más parecido que haya hecho al segundo y homónimo disco de Razorlight. Es melódico e inspirado.



49. ali love - love harder

Synth pop con olor a funk en Prince, con olor a pop-disco de los 80, a New Young Pony Club. Debú.



50. effi briest – rhizomes

Estos neoyorquinos están emulando a Siouxsie. ¿A qué Siouxise, preguntás? A la de la exquisita psicodelia pop de A Kiss in the Dreamhouse y Kaleidoscope. Qué discos, qué banda Susanita y los Banshees, tan menospreciada por el vulgo que adora a cualquier pelandrún que le indica el viento chiquitito al que se expone. La referencia que doy es clara y no hace falta agregar más. Esta lista me agota. No tanto como este país de mierda que me tocó en desgracia: si hubiese nacido y muerto antes de que existiese el hijo de mil putas de Perón vaya y pase, pero ser un Post 45 es como para comprarse una Colt 45 y volverse al silencio original.