jueves, 3 de junio de 2010

EL OASIS TV VIII (PARTE 10)


-Entonces, ¿así terminó?
-Así terminó, mi discípulo -contesta el del número 118. La mujer se acerca a Iván y le dice:
-Así terminó. Todo terminó como todo termina... Le daré un beso en la frente y todo saldrá bien...
Se inclina hacia Iván y le da un beso en la frente. Él quiere acercarse a ella, le mira a los ojos, pero ella retrocede, retrocede y se va con el hombre hacia la luna...
La luna se enfurece, derrama torrentes de luz sobre Iván, salpica todo, la habitación se inunda de luz, la luz tiembla, sube, cubre la cama... Iván Nikoláyevich duerme feliz.
Por la mañana se despierta tranquilo y despejado. Su memoria dolida se calma y hasta la siguiente luna llena nadie hará sufrir al profesor: ni el asesino sin nariz de Gestás, ni el quinto procurador de Judea, el cruel jinete Poncio Pilatos.











FIN