martes, 15 de junio de 2010

DIARIO DEL MUNDIAL V


("En ningún lugar del mundo hay minas lindas como en Argentina, papá...")



(Martes 15 de Junio de 2010)



“Me voy a sacar el Diario del Mundial de encima, al menos por hoy” me acabo de decir a mí mismo como un loco que habla solo.

Nunca imaginé despertarme con un empate agónico del seleccionado de fútbol de Nueva Zelanda. Fue raro: los de camiseta blanca enhebraban una jugada limpia, el centro viajó de izquierda a derecha y un delantero come-kiwi practicó un cabezazo casi clínico y la metió contra un palo. Sí, el movimiento y el impacto de cabeza contra el balón tuvieron algunas basuritas, no fueron impecables, pero la figura en su totalidad fue de manual. Así me desperté: casi igual que si Kate Moss me hubiese codeado sin querer dando una vuelta más sobre sí misma en la cama toda deshecha. Anoten: Eslovaquia 1 Nueva Zelanda 1, y a otra cosa.

Portugal y Costa de Marfil repartieron avaricias y tibiezas, ninguno tuvo muchas ganas de ganar, en especial los lusitanos. Te lo digo yo que lo vi sin mirar. Ay ay ay: estoy escribiendo de esta basura como si importase…

Lo que sí me importa es destacar que Brasil nos lleva diez millones de años luz en todo sentido. Qué pequeños somos ante estos simpáticos vecinos.

Hoy debutó la verde amarela que viene a ser, al fútbol, lo que The Beatles al rock y al pop, o lo que Shakespeare al teatro y a la reflexión sobre la condición humana. Militan en otra liga y todo el mundo gusta de ellos. Claro, salvo los argentinos-cabeza que los detestan por ignorancia, envidia y complejo de inferioridad. Entonces vienen los titulares del tipo “Brasil sólo ganó” o lo que fuere. Brasil juega fútbol impecablemente por definición, y no me importa que vaya a ganar o no este mundial o el próximo: son los dueños de la pelota. Y de otras cosas: si no vean y escuchen con atención la versión en vivo de Billie Jean a cargo de Caetano al final de la entrada anterior de este blog.

Brasil es un buen país cercano para emigrar cuando la bosta peronista de este país ya no nos deje siquiera respirar. No lo olviden.