miércoles, 2 de junio de 2010

COMENTARIOS INÚTILES EL OASIS 02/06/2010


1. free energy - stuck on to nothing

Quinteto de Philadelphia que une las huellas digitales de The Strokes con las de Tom Petty y, por otro lado, algo de Elvis Costello & The Attractions y Bay City Rollers. Rock melodioso con fraseo de jean roto y delgadez desgarbada.



2. male bonding - nothing hurts

Y en esa delgadez con desgarbo, si se me permite lo que no existe, total lo que existe muchas veces no se me permite, están estos muchachos de Male Bonding, trío londinense que debuta con un álbum que busca su identidad en el pop descuidadamente eléctrico y altamente melódico de J Mascis y sus Dinosaur Jr. Entre Ash, Teenage Fanclub y The Pastels.



3. anaïs mitchell – hadestown

Y un pastel podría ser la metáfora de lo que un álbum conceptual representa, porque las capas del pastel van necesariamente ordenadas de una manera: entre las capas inferiores debe ir el dulce de leche y la crema con los duraznos o las frutillas por encima, más cerca del techo que bien puede llevar merengues sólidos rotos adheridos gracias a la acción cohesiva del nutella. Capisce? Y si bien los álbumes conceptuales eran moneda corriente en los setenta gracias a los rockeros progresistas (Chacho Álvarez, Lake & Palmer, y todos esos locos solidarios bien-pensantes) en este caso, en el de Hadestown, se trata de Anaïs Mitchell, una singer songwriter folk de Vermont. Así Anaïs armó una folk opera que puso sobre el escenario en 2006 y que ahora es un disco de 20 canciones impecables que grabó con la ayuda de algunos amigos y vecinos talentosos: la voz de Orpheus canta a través de Justin Vernon (Bon Iver) y Hermes está a cargo de Ben Miller, de The Low Anthem. Se canta sobre el descenso de Orfeo en esta operita. El fantasma de Tom Waits sobrevuela el álbum aquí y allí. Imperdible.



4. andy bell - non stop

Imperdible es el segundo gran disco solista de la loca de Erasure, Andy Bell: un enorme cantante y frontman. La fusión del electro con el synth pop es perfecta y las canciones no tienen desperdicio. Vermouth con purpurina y… Gúd yóouuuu…




5. aqualung - magnetic north


“Gúd Yóouuuu, Gúd Yóouuuu…” le diría un gran periodista y entrevistador (el Rozín del Rock) argentino a Aqualung o a quien fuere que baje del escenario y lo espere en el backstage con la lona de los chivos de fondo esperando a por la entrevista que será subida a alguna prestigiosa página de entretenimientos que puede ser consumida por cualquier joven loco de la guitarrita del globo terráqueo. “Los” Aqualung, porque Aqualung es el seudónimo de un solo tipo, Matt Hales. Un inglés que ya va en camino hacia los cuarenta y no se rinde. Resulta que casi diez años después del debut propiamente dicho el muchacho sigue sacando canciones una detrás de la otra que forman un álbum que se dio en llamar Magnetic North. Hace un poco más de un par de años estuvo por largar todo y volver a ser maestro de escuela pero vaya a saber qué vericueto del ego lo llevó a mudarse a Los Angeles (es londinense) para seguir con su carrera de loco de la guitarrita. Cabe destacar la colaboración de Paul Buchanan en la construcción de Magnetic North: Paul Buchanan es el mentor de The Blue Nile, esa banda salvajemente ignorada que cuenta con un masterpís que bien podría ser condecorado en cualquier momento por El Oasis en su etapa cabezona: A Walk Across The Rooftops. El disco es recomendable (el nuevo de Aqualung, el de The Blue Nile es imprescindible): como si Travis estuviese endemoniado al son del fantasma de Brian Wilson y de Thom Yorke antes de Ok Computer, es decir cuando era un tipo tratable.



6. archie bronson outfit - coconut

Tratable o no, cuando comienza el disco de Archie Bronson Outfit decís: uh, le chafaron (verbo en desuso desde la escuela primaria) todo a Franz Ferdinand en una extraña cruza de Clinic y New Order. Mire que uno dice boludeces, pero como esta… Empardala si sos brujo. Pero la verdad es que la apreciación es coherente si te ponés a escuchar Shark´s Toothe, el tema de apertura de Coconut Basile. Ojalá esté en TuTú asi les zampo el video para que no se rían de mí y sí conmigo. ¿A ver? “Ja, ja, ja, ja…” Bueno, basta que tengo que seguir con esta endless list a la cual le escapo y le escapo día tras día y semana a semana pero que al final la enfrento porque aún no ha llegado la hora de cerrar este blog ni esta etapa. Así es que cuando sigue el álbum con You Have The Right To A Mountain te das cuenta que la influencia que prevalece es la de Clinic, o la de The Velvet Underground, pero que no se quedan ahí porque no caen en la tan simple formularización que practican los barbijudos de Liverpool (tan Depechemodiana esa formularización, digo) sino que son un poco más audaces, los tipos. Los tipos audaces, así, se arriman a cosas más intrincadas y muchísimo más interesantes que Clinic, como por ejemplo Captain Beefheart o los alemanes Faust. Pulgares arriba.


(estaba nomás)

7. band of horses - infinite arms

Arriba o para arriba se fueron estos pibes de South Caroláina. Cómo me gusta decir Caroláina, joder: casi tanto como Connéricat. Connéricatt. Es que yo me doy todos los gustos. Band of Horses dejaron Sub-Pop y se enrolaron en Columbia Records, así que van a tener más difusión y amenazan con convertirse en masivos masivos, como algún que otro compañero de sello (por ejemplo los Kings of Leon de quienes no me puedo explicar TANTA masividad y éxito: con qué poquito te convertís en un Shimmy Hendrix de Vainilla hoy por hoy…) Para colmo de males los Band of Horses se salen con el disco más redondito y apetecible a primera escucha, el más vendible que hayan sacado jamás: Infinite Arms es una autopista de doce carriles hacia el placer de unas canciones que no se agotan con las escuchas sucesivas, por más reiteradas y frecuentes que las mismas sean; cruza entre Midlake y Fleet Foxes con una aire upbeat a alguna cosita de Big Star.



8. cocorosie - grey oceans

Grandes estreshas del freak folk son Coco y Rosie, estas hermanitas no reconocidas de Alfio Basile. Son del Estado de New York pero viven gran parte del tiempo en París, porque se bañan poco y allá no se nota tanto. Habiendo salido de la paridera del tipo este de la piojuda barba y el nombre de arábigas pretensiones, Devendra Banhart, no podés esperar de ellas un folk que tenga que ver con, digamos, Beth Orton. Más bien esperá encontrarte con una especie de Fursaxa con un ataque de varicela melódica. Como las Bjork de la Americana.



9. the dead weather - sea of cowards

Horehound, el primero de The Dead Weahter, fue grabado en dos semanas como sesiones de improvisación entre Jack White, Alison Mosheart de The Kills, Dean Fertita (Queens of the Stone Age) y Jack Lawrence (The Raconteurs). Fue una inmediata cabalgata Zeppelin. Para el Segundo, Sea of Cowards, la base sigue siendo la misma pero hay un borde funk agregado, borde que no va tirado de los pelos con el rifferama zeppelinesco con el que Jack White borda casi todos sus chalequitos últimamente. Así que esto es Zeppelin meets Funkadelic. Siempre bueno.



10. crystal castles - crystal castles

“Americana, Crema Americana te dije, ¡medio kilo!” le dijo Alice Glass a Ethan Kath, ambas mitades del dúo electrónico Crystal Castles: es que hacía falta algo para que la ensalada de fruta no les quedara tan sosa, porque no tenían ni frutillas ni cerezas ni ananá… Ananáes… Ananá, ¿no? El plural de ananá es ananá, ¿cierto? No confío en el auto-corrector del word… Así es que, mientras la ensalada de fruta reposaba en un bol grandote y azul, Ethan bajó hasta Freddo a por medio kilo de Crema Americana. Así festejaban estos locos lindos la salida de su segundo y homónimo álbum, entrándole a una incompleta ensalada de frutas con helado de crema americana. El disco les salió raro, el synth pop post-punk dejó lugar a algo más amorfo y por momentos violento que nos recuerda a los británicos de Add N to X: así es que por momentos el segundo disco del dúo de Ontario mezcla un tema canción synth y otro locura electro-talibán y la mezcla da un poco de dolor de encías como el helado a Ethan: eso le pasa por no cepillarse bien los dientes ni ir seguido al dentista.

11. diana vickers - songs from the tainted cherry tree

Dentista quería ser Diana Vickers hasta que ganó uno de estos concursos televisivos que buscan nuevos talentos, esos que en su versión local tienen de jurado a Catherine Fullop y a uno de los Nocheros. Y así grabó la mocosa Songs From The Tainted Cherry Tree, una especie de pop futurista mezcla de Britney, Shakira y Girls Aloud; Dolores O´Riordan se le cuela en el timbre de voz.

12. the divine comedy - bang goes the knighthood

Voz que hace que estos locos de la guitarrita hagan anuncios que luego el paso del tiempo desnuda como viles mentiras y devaneos de loca insensata: que me retiro, que desarmo la banda, que no hay más que decir, etc. A esta altura casi todos lo han hecho, pero casi nadie tuvo la coherencia de morir bajo el ala de la palabra empeñada. Y Neil Hannon, cabezón fanfaifa que la va de bon vivant, es casi un abanderado de la causa de la farsa del hartazgo rockero. Esto no tiene que ser tomado como un juicio a la calidad del trabajo con el que retornan, no: Bang Goes The Knighthood es un excelente álbum, uno bueno como Casanova o como Absent Friends. Pero igual me jode las débiles convicciones que tienen hasta a la hora de los renunciamientos.
Neil Hannon es una especie de Marcel Proust del croon-pop, hijo tardío de Scott Walker, un Jarvis Cocker de los nuevos ricos.
Hay en Bang Goes The Knighthood un poco de todo lo bueno del back catalogue de The Divine Comedy: del pop bien producido de Casanova, de la exquisitez de los arreglos de A Short Album About Love, de la pretensión letrada de Promenade, del chamber pop/rock de Regeneration y del Vaudeville/Music Hall de simpleza pop de Liberation.



13. ed harcourt – lustre

Liberado se habrá sentido Ed Harcourt editando su quinto álbum luego de cuatro años de silencio. Es que Lustre es una alegría grande luego de andar errando demasiado en sus dos discos anteriores. Harcourt sufrió un proceso de aprendizaje sorprendente: su lírica ha crecido a niveles insospechados de acuerdo a los antecedentes y se ha hecho un experto en mezclar canciones up-beat de melodías soleadas con un contenido sombrío y pesado (Lachrymosity y Haywired son buenos ejemplos de ello). Es como mezclar a Leonard Cohen con Elvis Costello o a Rufus Wainwright con Damien Rice.



14. foals - total life forever

Mezcla rara de rock y matemática habían hecho los muchachos de Oxford conocidos como Foals. Y les había ido bien, sobre todo en términos de prestigio. Así es que en Total Life Forever, el segundo álbum, intentaron que prevalezca la canción y la melodía a la intrincada y sincopada base musical. Como acallar un poco a esa mezcla rara de Can y Talking Heads y hacer que el disco se parezca un poco más a uno de Mystery Jets o The XX. Lo logran solo en la capa melódica: incluso el fraseo del cantante se asemeja, por momentos, al de Chris Martin. Pero la red que la guitarra teje junto a la base los distingue y los deja irremediablemente al borde del área del art-rock, prestos a pegarle de media distancia.



15. fucked up - couple tracks

Compilado de rarezas de este sexteto canadiense que se empecina en no entrar a las grandes ligas haciendo cada vez más áspero su perfil hardcore y enterrando cada vez más la estructura pop C86, hasta que no se la oiga más. I need a break.

16. gayngs - relayted

Otro side project de Justin Vernon a.k.a. Bon Iver. Además de su participación especial en el disco de Anaïs Mitchell comentado más arriba, Vernon es parte vital del disco debut de Gayngs ya que canta en 9 de las 11 canciones. La otra parte importante es el productor Gay Olson que quiso llevar adelante un proyecto tributario del debut de 10cc donde las canciones encuentren su cauce con programaciones rhythm and blues fatto in casa. El resultado es muy bueno.



17. kid sister - ultraviolet

La rapera protegida por Kanye West finalmente llega a su disco debut, lleno de potenciales hits y tratado con una producción que lo aleja un poco del rap hacia el terreno del pop en clave hip-hop.

18. lady antebellum - need you now

Lady Antebellum es un trio Americano que muestra la cara soft-pop del mid-western country de FM. Need You Now es el segundo disco que se hizo fuerte de entrada gracias al homónimo single. Soap Opera de tres minutos y medio para FM de la Norteamérica profunda…


19. lcd soundsystem - this is happening


Tercer disco de James Murphy quien labura tanto para otra gente que se pone más lento que la media. Elegías synth-pop entre Bowie y New Order, más o menos como siempre.



20. mary gauthier - the founding

La prestigiosa singer-songwriter, si bien norteamericana (cultora de lo que se llama Americana), siempre ha mirado mucho hacie el norte a tal punto que The Founding está compuesto y grabado en Toronto y cuenta con la producción del Cowboy Junkie Michael Timmis. Leonard Cohen, Will Oldham y Neil Young se dejan oír entrelíneas.



21. melissa auf der maur - out of our minds

Melissa fue la bajista de Hole durante gran parte de los noventa, luego tocó con Billy Corgan (solista y previamente también sobre el final en Smashing Pumpkins). Tanto Billy como Courtney Love la ayudaron en su disco solista debut. Out Of Our Minds es el segundo y para esta ocasión los invitados son más inesperados: Glenn Danzig y nada menos que Ryan Adams (que se prende en todas). El disco es de un pop inspirado y da pistas como para sospechar que en Hole las cosas las hacía más Melissa que Love.



22. micah p. hinson - ...and the pioneer saboteurs

Luego del álbum de covers del año pasado, Micah P. Hinson se viene con uno nuevo de material propio (quinto disco de su carrera). El aire downbeat country y las cuerdas nos remiten inmediatamente a This Mortal Coil, gloriosa puerta de entrada a tantos artistas magníficos de los años setenta. And The Pioneer Saboteurs es el trabajo más ambicioso de Micah, con mucho de Johnny Cash crooneando a lo Richard Hawley. Preciósico.



23. nas & damian marley - distant relatives

Nas, hip-hopper de fama universal (casi como Dante), se une al hijo de Bob Marley para editar Distant Relatives. En verdad ya habían trabajado juntos en el álbum debut de Damian. Aquí la mano de ambos se ve por igual ya que el disco, si bien con predominante base hip-hop, se mueve por todo el frente de ataque de la música de los negritos, que es prácticamente toda la música que se hizo en occidente desde que salieron de África. Reggae-Hop. Mbohaio.

24. roky erickson with okkervil river - true love cast out all evil

Esto es una verdadera joya. Roky Erickson es la leyenda de The 13th Floor Elevators, la gran banda de garage rock que dicen fue la primera en practicar la psicodelia musical. Al muchacho, allá por el 72, lo encerraron por un problema de drogas; en el neuropsiquiátrico lo trataron con electro-shock, lo declararon esquizofrénico y, tras su liberación, vivió una historia de deterioro neurológico creciente. Sacó algún que otro disco demencial pero no mucho: su mito se había instalado y nada importaba ya si podía seguir grabando o hablando en absoluto. Los rockers de Austin Okkervil River acompañaron a Roky en su retorno oficiando de banda oficial tras lo cual se les entregó unas sesenta canciones abandonadas que el mito había compuesto de los sesenta a esta parte. Así es que se terminaron doce de esas canciones y las grabaron juntos. Es un disco excelente que disfruto mucho. Con tanto bobo suelto con carnet de artista es reconfortante que alguien rescate a esta gente y la ayude a involucrarse en un proceso creativo de principio a fin una vez más, como si nada hubiese pasado.



25. sharon jones & the dap kings - i learned the hard way

Sharon Jones es una negra con unos kilos de más y The Dap Kings el septeto que la acompaña. Son de Brooklyn y de hoy, pero hacen soul a la vieja usanza. I Learned The Hard Way es el cuarto álbum, el primero luego de la consagración con 100 Days, 100 Nights que vendiera 150,000 discos en su país, una cifra históricamente irrisoria pero que hoy representa un suceso especialmente si se trata de un género que ya no es de los más escuchados en los Estados Unidos, créase o no. Si te gusta el viejo soul, es un disco imperdible.



26. starkey - ear drums and black holes

Paul J Geissinger se hace llamar Starkey, nació en Philadelphia y es uno de los productores más reconocidos a ambos lados del Atlántico. Ear Drums and Black Holes es su segundo disco con el que se convierte definitivamente en el rey del dub-step, diseñando un álbum que puede ser escuchado tanto en la disco como en el living. El viejo Massive Attack y Tricky están presentes en el álbum, sobre todo cuando acude Starkey a la ayuda de vocalistas como Anneka.



27. teenage fanclub - shadows

La vuelta al disco de los escoceses que quieren ser americanos, tras cinco años de parate desde Man Made. Shadows sigue moviéndose por terreno habitual: Big Star, The Byrds y Neil Young con armonías que muchas veces recuerdan a Crosby, Stills, Nash & Young. A diferencia del anterior álbum, Shadows es realmente inspirado y por lo tanto tiene su razón de ser.

28. the black keys - brothers

El dúo de Ohio se reúne con su viejo productor Danger Mouse para Brothers, quinto álbum de los exitosos The Black Keys. The Beatles, The White Stripes y T Rex encuentran el rumbo en este disco de la mano de la muñeca rítmica de DM que parece tener la fórumla del éxito del submundo suburbano del rock.




29. the magic numbers - the runaway


Más bellas canciones, más melodías amigables, más y mejores armonías vocales. The Runaway, el tercero de The Magic Numbers, los confirma como un grupo entrañable y siempre muy atendible.



30. the pineapple thief - someone here is missing

The Pineapple Thief es de esa raza extraña de grupos que, tras ocho álbumes de estudio, siguen siendo prácticamente desconocidos. Pero no dejan de grabar ni de tocar (para muy poca gente, por cierto). Es un poco injusto e inentendible ya que uno piensa: Muse es el nuevo Queen, y estos pibes nada. Creo que el Reino Unido necesita una presidenta que redistribuya el ingreso rockero, una presidenta que les diga: “ustedes se equivocan.” Es que no leyeron a Perón, como sí lo hizo Obama. Ya se la mandamos, y hagan lo que quieran por favor, cualquier cosa menos devolverla. En definitiva, The Pineapple Thief tiene que ver con The Cooper Temple Clause, Elbow, Radiohead y The Porcupine Tree, en su pop épico y elaborado que evidentemente, en este caso en particular, está diseñado para ser ignorado. Vaya a saber por qué a unos tanto y a otros tan poco. Sacanos de esta injusticia, Cristinita...



31. the silent league - but you´ve always been the caretaker

Shannon Fields se consagra como productor y como songwriter con este, el tercer disco de su banda The Silent League: But You´ve Always Been The Caretaker. En los dos primeros el problema era la aparente obsession de Fields con Deserter´s Songs de Mercury Rev: su música se volvía previsible y derivativa. No es el caso del nuevo álbum, que sondea profundidades inhabituales hasta hoy: no llegará a Bikini Bottom pero sí a E.L.O., Todd Rundgren, Bread y Roxy Music. Pretty lindo.



32. tracey thorn - love and its opposite

La ex Marine Girls y mitad de Everything But The Girl y un disco solista que nada tiene que ver con su predecesor, tan upbeat y pistero él. En Love and Its Opposite Tracey lanza una serie de baladas pop minimalistas que hablan acerca de diversas crisis de mediana edad. Eso suena feo y aburrido, pero no lo es: no vas a sentirte joven ni pelotudo como escuchando el de The XX, por suerte. El sueco Jens Lekman colabora en los arreglos y en alguna que otra composición haciendo del disco una compañía agradable que templa un poco las horas del crepuscular otoño.



33. trash kit - trash kit

Trío de mujeres que hubiese encontrado su espacio más fácilmente en la Londres de 1979 que en la de hoy. Porque es el típico grupo post-punk de síncopa intrincada donde el espíritu punk se entrelaza con el dub y el reggae a velocidades que repelen un poco la pachorra. The Slits, Young Marble Giants, A Certain Ratio, todas referencias válidas.

34. usher - raymond vs. raymond

Usher Raymond IV, “Usher Raymond The Fourth”, pero qué negro farolero… Bienvenidos a otra emisión de “Negros por un ratito”, con Canela. Usher es el Elvis del R&B, vendió 45 millones de discos (tres menos que El Salmón) y le dieron 5 Grammys (siete menos que a S.U.A.R.). Hay un montón de negros y negras invitados, todos de piel reluciente a fuerza de Brasso y con oro colgando aquí y allí.

35. villagers - becoming a jackal

Treméndico, treméndico disco del dublinense este de nombre Conor O´Brien. Las orquestaciones y las sutiles discordancias hacen de Becoming a Jackal un disco de elite. En la liga de Eric Matthews y su Cardinal, Conor (que tocaba en un grupo llamado The Immediate) se convierte, bajo el nombre Villagers, en una exquisita mezcla de lo ya mencionado con Elliott Smith y Damien Rice. Imperdible.



36. you say party! we say die! - xxxx

Este es el cuarteto canadiense cuyo baterista palmó on stage justificando de este modo el valor de la entrada esa noche. Por eso es que relanzan el álbum que ya tenía varios meses en la calle: “a pedido del público.” Hacen un disco-punk influenciado desde lo melódico por The Cure y Siouxsie, entre otros dinosaurios gordos de los ochenta. Como Yeah Yeah Yeahs y The Rapture mezclados con The B-52´s y los Chiqui-bún (pre García Tuñón y con Jaimito Cohen en batería.)



37. damien jurado - saint bartlett

Sin dudas el mejor disco del singer-songwriter de Seattle quien, a lo largo de una década, regaló un par de joyitas. Saint Bartlett es austero, preciso y posee el don de la infalibilidad de los grandes: Sparklehorse es lo que más me viene a la cabeza en estas canciones a mitad de camino entre la tristeza y la melancolía a caballo de las cuerdas que son rieles trazados para un tren lento.



38. we are scientists – barbara

Estos muchachos, aparecidos en pleno revival post-punk allá por mediados de esta década pasada, son de Brooklyn pero recién luego del éxito en el Reino Unido fueron más escuchados en su tierra natal, campos verdes de mi tierra natal. Barbara es una vuelta a ese disco que oficiara de espaldarazo, With Love and Squalor. A la formación se le sumó el ex baterista de Razorlight, y justamente cosas de los dos primeros discos de esa banda pueden encontrarse aquí, junto a resemblanzas de Franz Ferdinand.



39. the hold steady - heaven is whenever

The Hold Steady perdió el tecladista pero no las mañas: el cantante Craig Finn baja un poco su manía de narrador de historias y gana en síntesis proveyendo imágenes nostálgicas. Pero no solo de down-tempo vive el hombre, sobre todo si toca en The Hold Steady: los momentos rockers están presentes, como unos Springsteen de Hüsker Dü (Soft in the Center, Our Whole Lives, Hurricane J), mientras el tema de cierre oficia de magnífica coda orquestal (A Slight Discomfort). No defrauda.



40. stornoway - beachcombers windowsill

Excelente debut del excelente cuarteto de Oxford, tan bueno que a mi cabeza, para empardarlo y yo emparentarlo, viene el primer disco de The Housemartins. Pero mucho más refinado. No voy a decir más que eso, porque eso es suficiente. Escuchenlón.



41. rolo tomassi - cosmology

No, no se trata de un tano que hace house ni de un argentino con una casa de repuestos en Munro: Rolo Tomassi es una banda de cinco ingleses que viven en Sheffield y hacen un hard-rock-core cerebral y guturalmente melodioso, como unos So So Modern fuera de sí (y de otras notas más). No apto para cardíacos.

42. pendulum - immersion

Y como esta lista es de movimiento pendular y el movimiento se demuestra andando, ¡andemos! Es el tercer disco de estos australianos locos que comenzaron en 2005 haciendo Drum ´n Bass y que desoncertaran a todo el mundo con su segundo álbum que mezclaba electrónica con rock como ya tantos otros lo habían hecho tantas otras veces; Pendulum retorna con su tercer esfuerzo sin necesidad de herniarse. Immersion es un collage retro-futurista que mezcla pista con energía rockera de sobredosis de Red Bull. The Prodigy, Justice y algunos de esos más.


43. kelis - flesh tone


Y hablando de dance albums, le sacamos los aspavientos energéticos a los de Pendulum, le agregamos los diez años de carrera R&B de Kelis y obtenemos un álbum soberbio como Flesh Tone: envida en Justice y en todas esas bandas que pretenden ser negros y, no conformes con ello, simulan haber sido jóvenes en los setenta pero no. Escuchen el de Kelis y retírense. Giorgio Moroder, chocho.



44. integrity - the blackest curse

Pero basta de negros y basta de putos: un poco de metal que, como el tango, es macho; el metal de Gardel y Rob Halford. Integrity son de Cleveland, Ohio, como los grandiosos Pere Ubu, y se abrieron camino siendo la primera banda de metal que en lugar de consumir grandes cantidades de alcohol le pegaban duro al lsd. Así quedaron, haciendo estos discos que son un chorrazo, ¡mira qué chorrazo! Dignos de Slayer.



45. silver columns - yes and dance

Adem y Johnny Lynch (sobrino de Valery Lynch), Silver Columns, debutaron con un cover de Bronski Beat amenazando con ser otra banda del revival synth de los ochenta. Yes and Dance es el álbum y está muy bien, cerca de Hot Chip y de su canción de metronómica precisión.



46. slash - slash

Qué más se puede decir de Slash: se trata del primer disco solista propiamente dicho de uno de los mejores guitarristas de la historia del rock (más allá de Snakepit) y que por la galería de cantantes invitados desfilan nada menos que Lemmy, Ozzy, Iggy Pop, Chris Cornell, Dave Grohl y un colado: Ian Atsbury (qué afortunado fue siempre ese muchacho medio sordo y con un hilito de voz). No, no se puede decir más.



47. karen elson - the ghost who walks

Karen es modelo y se casó con Jack White. Se mudó de NYC a Nashville y, tras meses de devaneo, se decidió a grabar unas canciones propias que se le habían acumulado en el baulcito al pie de la cama desde 2005. Total, músicos y medios para grabarlas no le iban a faltar. Y como son una cofradía de celebridades con inclinaciones artísticas (como acá pasa con los Vena, Rago, Suar, el hijo de Moris y un montón de encendidos talentosos más: fuego, Argentina: fuego), también toca aquí Jackson Smith, hijo de Patti y marido de Meg White. Además de miembros de My Morning Jacket y de The Dead Weather. El resultado es un cancionero sobre una base de blues y rock, una especie de Cat Power con menos folk y más blues. Muy lindo, Karen. Y Jack White no para de producir.



48. we are the world - clay stones

Este cuarteto de Los Angeles es amigo de los grandes: Lady Gaga y Dennis Hopper entre otros. Hacen una especie de synth pop retro futurista como si en lugar de vivir en sunny California estuviesen haciendo música en un sótano berlinés lleno de humedad y moho del tercer reich. Son hiper-melódicos, una especie de born again Nitzer Ebb a la sombra de M.I.A. pero sin el megáfono.

49. taylor hawkins & the coattail riders - red light fever

Dave Grohl pasó de baterista estrella a frontman, a cantar, tocar la guitarra y componer. En Foo Fighters. Taylor Hawkins, su baterista, pasó de ese rol a replicar lo que Dave Grohl (aunque sin dejar la batería) como Taylor Hawkins & The Coattail Riders. Y el resultado es, ante la prueba que representa su segundo álbum Red Light Fever, sorprendente. Un rock de corte clásico pero no limitado a una vacía nostalgia, con canciones inspiradas que van desde Zeppelin a Queen pasando por Queens of the Stone Age. Con razón en Foo Fighters escribían tantos hits como si nada.



50. pin me down - pin me down

Kele Okereke (cambiate el nombre, ridículo), de Bloc Party, acaba de dar detalles de su bebut solista. Mientras que su ex compañero de banda Russell Lissack (eso sí es un nombre respetable) no dijo nada y editó Pin Me Down, debut propio en compañía de una chica linda que canta, Milena Mepris (clasifica como nombre, aunque el apellido no le da para saltar en una pata). Es un Indie-pop/rock de sutiles bases electro y riffs de guitarra que te llevan de las narices hacia la caja de la mega store que tengas cerca (si vivía acá, a una caja de un Musimundo). Elastica + Lady Gaga + Bloc Party.