viernes, 21 de mayo de 2010

LOS IMPRESENTABLES III


"La verdad es que Dios quiso que yo fuera la presidenta del Bicentenario."