martes, 4 de mayo de 2010

COMENTARIOS INÚTILES EL OASIS 04/05/2010


1. rufus wainwright - all days are nights (songs for lulu)

Rufus, tras su ópera Prima Donna, vuelve a un disco de canciones desnudas, él solito con su piano, confesional, en clave más cercana a la opereta que al vaudeville; pocos songwriters pueden arriesgar tanto y salir tan bien parados hoy por hoy. Lindo puto.



2. jakob dylan - women & country

Jacobito ya tiene cuarenta y aún carga con la cruz de ser el hijo del padre, cruz que sólo se sacará de encima cuando, como indica la ley natural, Robertito muera. Ese día se hará una relectura de toda la carrera de Jacobito y se lo reconsiderará como merece. Porque Wallflowers fue injustamente corrido a las bateas del Soft Rock cuando no es más que un cuarteto de nostalgia a la Americana, con momentos memorables. Women & Country es el segundo solista, más cerca de Bruce Springsteen que de su padre, vecino de Tom Petty o de Tom Waits (con quien coquetea en Lend A Hand.) Produjo T-Bone Burnett y colaboró Neko Case. Casi nada. Excelente.



3. kaipa - in the wake of evolution

Kaipa es un viejo grupo progresivo de la escena sueca e In The Wake of Evolution es el quinto disco de la segunda era, uno que rinde honores al Yes de 1972/75, canciones con ropaje sinfónico y progresivo. A contramano de estos tiempos sin rumbo ni mucho sentido que digamos: eso tiene sentido.

4. john grant - queen of denmark

En el local Original Flavor vendíamos discos de The Czars. No a lo pavote, pero los vendíamos; porque eran buenos, porque no había necesidad de mentir y por ende se despachaban fácilmente. Pero a The Czars no le daba bola nadie, ni aquí ni allí ni en ninguna parte (que siempre es aquí). John Grant era The Czars y había abandonado el ruedo; pero Midlake lo rescató, lo vieron con su guitarrita a cuestas y le dijeron: “Rescatate, John, Amigooooo…” Y le hicieron grabar un disco en el estudio propio, el de los Midlake, en Texas, estado frío, espantoso, donde todos tienen colesterol alto por comer hamburguesas y donde no te podés hacer amigos porque no hacen asados como acá. Así que a ver si paran un poco de comprar carbón y juntar cajones de madera que hay que armar una fila para darle las gracias a Midlake, que Queen of Denmark es un compendio de canciones de amor tristes pero esperanzadas (en ponerse más triste, digo, si no qué otra cosa) donde se vislumbran los piolines de Jackson Browne, Neil Sedaka, Eltoh John, David Gilmour y Leonard Cohen. Preciósico.



5. kyte - dead waves

Son de Leicester, como Joe Orton, pero no sé si estos muchachos también la tienen adentro. ¿Snow Patrol + Slowdive? Son parte del revival del Shoe-gaze aunque hacen hincapié en la canción folk sutilmente electrolizada. Yo puse electronizada, palabra que no existe, y el auto-corrector (dispositivo invisible que me jode) dejó electrolizada, que es otra cosa que dicen que sí existe. El auto-corrector es un arma más del monopolio que no quiere dejar que nos expresemos, que contemos la verdad, loco. Me voy a armar una ONG ya mismo y voy a pedir una radio y un canal de cable, así les termino de contar a qué suena Dead Waves de Kyte. Y mientras me armo la página de la organización (voy a empezar por facebook y un blog) voy a dejar 6,7 y 8 de fondo. Qué rico olor a malabaristas.



6. nada surf - if i had a hi-fi

A Andrew Loog Oldham le gustan, pero como no lee esto puedo decir cualquier cosa. De cualquier forma no tengo mucho que decir, y los que leen esto eso lo saben bien. Nada Surf y nada más que un disco de covers, una vez más pero no la última. Todos en clave guitar pop, con muy buen gusto, tanto en los arreglos como en la elección: hay aquí versiones de Bill Fox, The Go-Betweens, Kate Bush y The Moody Blues. No es poco el acierto electivo.

7. myrath - desert call

No me digas que no te dan ganas de escuchar una banda tunecina de prog-metal. No, no es que comen atún: son de Túnez. Tras que las bandas power metal con orientación progresiva no abundan últimamente, una de ese origen te garantiza un acercamiento natural a la música del cercano oriente. The Muslim Rata Blanca.



8. scouting for girls - everybody wants to be on tv

Segundo disco de estos muchachos de Harrow, tan británicos ellos. De cabeza a heavy rotation en day-time radio con varios de los temas que componen Everybody Wants To Be On TV: son como si Razorlight hubiese seguido más allá en la dirección que tomaron para su segundo y homónimo disco: catchy pop sin vergüenza (todo lo que se hace sin miedo al ridículo resulta, eso es algo que nunca terminamos de aprender, digo en primera persona del plural para no quedarme tan solo en esto que hago en compañía de la inmutable pantalla) y muy efectivo.



9. the cranberries - bualadh bos, the cranberries live

Primer disco en vivo de los irlandeses que alguna vez, allá por los noventa y su vacío cultural universal (qué horror, habiendo sido el planeta tierra y la humanidad toda siempre un lugar y una raza tan delicada, refinada y culta, carajo) estuvieron en la cima de la cima con su “alternative rock.” El disco sale justo a las puertas de una gran gira por el gran país del norte, la primera en mucho tiempo que hacen Dolores & Cía.

10. the quireboys - halfpenny dancer

Los que alguna vez fueran The Queerboys y se lavaran un poco el nombre para vender un poco más de cuatro discos (compañeros de ruta de otros heavy-rockers con más suerte como Motley Crue), retornan con un disco donde re-versionan clásicos ajenos y propios, en tono acústico-rockero, con mucho piano, violín, guitarras acústicas y olor a sur de los Estados Unidos.

11. the radio dept. - clinging to a scheme

Tercer disco en quince años de carrera. Vaguitos los suecos: imagino que su calidad de vida lo amerita; con la vida diaria ofreciendo tanto momento confortable, ¿para qué andar con esto de la guitarrita? De vez en cuándo está bien, para no aburrirse, pero a no abusar: Clinging To A Scheme se parece a Phoenix, o a un Doves tomado por el fantasma de My Bloody Valentine. Nu-gaze, acompañando la pereza sueca.



12. unkle - where did the night fall

Del rock psicodélico al minimal house, James Lavelle edita el quinto disco de Unkle con la colaboración de, entre otros, Mark Lanegan, Gavin Clark y The Black Angels. Electrónica en el amplio sentido, un disco vasto que no tendrá el éxito de otrora simplemente porque no colaboran los nombres más vendedores de otros tiempos, léase Thom York o Ian Sordodemierda Brown.

13. white belt yellow tag – methods

Abordo del barco de la melancolía de indefinida fuente va el debut de White Belt Yellow Tag, el mismo aliscafo que llevara a buen puerto a marineritos tales como Chris Martin en su lanchita Coldplay. Y si hay aquí de Coldplay hay de U2, porque Chris Martin muere por ser Bono, no literalmente. Qué suerte pa´ la desgracia (que no sea un tipo literal el larguirucho ese.)



14. woodpigeon - die stadt muzikanten

Mark Hamilton es un pecho frío de Calgary, localidad de ese país tan horrible e incivilizado que llamaron Canadá, pero sin tilde en su versión original. Y Woodpigeon es su banda que obtuviera suceso a nivel nacional con el álbum anterior, Treasury Library Canada. El folk sofisticado que practican no se vio afectado por la repentina fama ni mucho menos: es que este disco de título impronunciable (aunque sí escribible, y como no hay palabra aceptada parecida el auto-corrector no responde, se ve que ya funciona la ONG y eso que ni siquiera terminé de armar el perfil en Factbook: Die Stadt Muzikante, bueno, no era tan impronunciable de todas formas, miren cómo lo digo: Die Stadt Muzikante Die Stadt Muzikante Die Stadt Muzikante) fue terminado de grabar antes de que el éxito y los reconocimientos por Treasury Library Canada explotaran. Así que, en términos técnicos y estrictos, este nuevo de Woodpigeon es un delicioso companion de Treasury Library Canada, elogiado en estas líneas oportunamente.



15. sennen - age of denial

Estos muchachos de Norwich estuvieron en la pre-historia de estos inútiles comentarios, allá cuando el comienzo del revival shoe-gazer. Con Age of Denial están más rockeros, mucho más cerca de Black Rebel Motorchicle Club, Chizzos and the Mary Chain (grupo paralelo del cantante de La Renga) y de Spiritualized que de The Telescopes. Video trucho con escena de Lord of the Flies incluida for free...



16. prins thomas - prins thomas

Prins es noruego y no se corta el pelo ni se afeita. Es parte del revival (el mundo es un revival de sí mismo y de sus propios fracasos que, en la lejanía del tiempo, se tornan dorados como el pan de horno eléctrico del supermercado chino este que pusieron en la otra cuadra donde las chinas todas se parecen a Kumaki Anri, mecachendié) de la electro-hippie de los mid-seventies, esos ruidos y ruiditos con motor kraut que hacían gentuzas como Tangerine Dream, Neu!, Neuls Olboys de Rosario, o Juan Miguel Jarré. Lo hace Prins sin tapujos y en buena forma al fin y al cabo: el disco es fresco, sin batata. En la currícula del muchacho hay trabajos de remezcla para Roxy Music, LCD Soundsystem y Doves.

17. we have band – we have band

Electro-poppers de Londres y su debut, que arranca como una balada de las melancólicas de Jamón Albarn, esas que le componía a Justin Frischmann (su lésbica novia, un cliché bala del bala de blur). Así es este auspicioso debut de la banda con la cual EMI viene amenazando desde hace tiempo: hay aires de TV On The Radio y de una escuela pop con elementos synth de mucho refinamiento: desde OMD hasta Elbow, como para que no quede nada sin absorber de Liverpool a Manchester, además de bastante de Sheffield a través del Human League más radical.

18. the futureheads – the chaos

Estos cuatro de Sunderland son gente rara. Debutaron con un álbum homónimo en registro disco pop para jóvenes estudiantes, como para asegurarse un corto camino hacia una moderada fama. Dos años más tarde se salieron con un disco oscuro y esotérico, New and Tributes. Y ahora The Chaos, que los muestra como una banda sin antecedentes, con la frescura de los que ni siquiera saben cómo se graba un disco. Un disco se graba con Nero Express, preferentemente. Más allá de esta revelación que no se las cobro ni diez chelines, The Chaos suena como si Queen hubiese editado sus dos primeros discos, esos que tenían más rock que opereta, en el londinense año de 1979.



19. wooden shjips - dos

Interesantísima banda de San Francisco, cultores de la oscuridad psicodélica y el descuido garage de The Velvet Undergún, Suicide y Guru Guru. Dos es un viaje de ida.



20. dum dum girls - i will be

Kristin Gundred se hacía llamar Dee Dee allá en Brooklyn, como homenaje a Dee Dee Ramón. Así solita grababa cositas y tocaba de vez en cuándo; y se hizo de un nombrecito. Y se juntó con tres mujeres más y grabó I Will Bee, para sumarse al carrito de Vivian Girls, aunque Dum Dum Girls tenga canciones mucho más interesantes que las antes mencionadas. Fuzzy Indie-pop, melodías de origen reconocible y futuro incierto, todo me recuerda al baggy-pop inglés de mediados de los ochenta, donde el sonido garage se reflotaba en unas melodías pop post-Smiths, allá cuando el sello Sarah Records, cuando todos esos grupos de provincianos (Heavenly, Talullah Gosh, The Field Mice) invadían Londres y sus venues.

21. chris t-t - love is no rescue

Chris Thorpe-Tracey es un singer-songwriter folk con acento en sus letras, casi “de protesta” hoy por hoy, como un Billy Brag moderno y de los tiempos flacos, pero con una voz armoniosa y un don de la melodía inusual entre los autores que machacan con el vicio de la “observación social.”
Chris T-T, entonces, lo hace bien, como casi ninguno: Love Is No Rescue muestra su costado más personal, sin cancelar todo lo que intenté decir en el primer párrafo, seguramente en mi habitual modo muy poco claro. Canta en Stop Listening: “Today I felt like giving-up, It happens more and more, I kick myself and stumble up, But deep down I know the score, A decade of defeat, Missed penalties yellow cards, Now I´m doing football metaphors, I fucking hate football metaphors.” Eso está muy simpático.

22. vex´d - cloud seed

De hecho, Cloud Seed fue grabado en 2007 pero nunca finalizado. Era el segundo de Vex´d, ya residentes de Bristol. Cuatro años después se lo considera concluido (sin haber agregado nada: todo es un punto de vista) y se edita. Si Pil hacía Death Disco Vex´d hace Death Dub. Son los hijos bastardos de Machine Gun de Portishead. Oscurito pero lindo.



23. general fiasco – buildings

Irlanda del Norte es el lugar de origen de General Fiasco y Buildings es el título del álbum debut que los enrola dentro de los grupos de cancionero épico con lugar en la radio. Una especie de Starsailor Snow-Patrolizado, primera juventud turbada por decepciones y frustraciones amorosas.



24. kids in glass houses – dirt

Segundo disco del quinteto gales de power-rock que se parece al primer Idlewild (Hope is not Important) con una dosis o dos del american pop de Green Day. Me faltan 20 años (o más bien me sobran) y un par de Converse.

25. to rococo rot – speculation

Octavo álbum de estos alemanes de Berlín y Düsseldorf, grabado en el sur rural de la vieja Germania en los estudios de los maestros Faust. Una electrónica con muchos instrumentos tracción a sangre (recordemos que To Rococo Rot comenzó cuando el despegue del Post-rock) y mucho olor a misterio instrumental de los ochenta, como una variable de Mogwai con dosis extra de electrónica kraut.

26. breakage – foundation

El acento escocés tiene mucho de germánico, la primera impresión cuando alguno o alguna te ametralla con palabras ni bien llegás a Glasgow o la ciudad que prefieras es: “mierda, este tren me dejó en Frankfurt.” Así es como hacemos la conexión To Rococo Rot – Breakage y pasamos del kraut electrónico al drum ´n bass británico de la vieja escuela, Roni Size y Burial. I´m getting off.

27. sharleen spiteri - the movie songbook

Sharleen era el nombre de la primera novia de Willys Jackson; preciosa morocha que se llevaba muy bien con Kimberley y Philip Drummond y le hacía los ratones a Arnold. Sharleen, además, es el nombre de una de las más lindas front-women del pop; alejada ya de su función en Texas, The Movie Songbook es el segundo disco solista, sucesor de Melody, que estuvo arañando el número uno del chart británico. Aquí elige sus canciones de películas favoritas y las reinterpreta con Phil Ramone en los controles con la camiseta de productor.



28. it´s a musical - the music makes me sick

Este disco tiene la virtud de un título inmejorable. Son de Malmo, Suecia, aunque haya integrantes de varios sitios más. Es un debut pop sin guitarras, cosa muy saludable. Teclados, algunas fanfarrias y arreglos de pequeña orquesta son suficiente cosa como para que te olvides de todos los locos de la guitarrita. Suenan a Jens Lekman o a un viejo The Divine Comedy hecho con la economía del viejo The Magnetic Fields, aunque sin pretensión intelectualoide.



29. north atlantic oscillation - grappling hooks

Trío escocés que debuta no pierde. Grappling Hooks es el primer álbum de un grupo que desde el título exhibe sus progresivas pretensiones pero que desde el sonido te aclara que el timón lo toma la canción pop. Por eso es que The Flaming Lips es referencia, igual que Biffy Clyro, Frightened Rabbits, y hasta Teenage Fanclub o Super Furry Animals pasados por Holy F***. Un buen comienzo.



30. danton eeprom - yes is more

Danton es un francés excéntrico que pretende constuir el perfecto álbum de canciones de música dance. Esta idea de mezclar el art-rock con la pista de baile en una mueca camaleónica ya se intentó muchas veces (sin ir más lejos lo hizo DJ Várice en el año 1979 en el barrio del Once, donde compusieron La Balsa) pero Eeprom lo hace con singularidad. No tendrá tantos hits como Calvin Harris en su debut, pero el disco se hace llevadero. Que se lo lleven.

31. the fall - your future our clutter

Fenomenal vigesimo octavo disco de este mancuniense furioso y ladrador, 34 años maltratando a medio mundo y excretando bilis que de tanto en tanto condensa y prensa en vinilo, ahora en CD, ahora desde hace mucho, mucho menos de lo que el loco este ladra y muerde. Es impresionante el conocimiento que tiene del asunto de la repetición: él sabe cuántas veces reiterar un riff o una frase de teclado para principiantes hasta convertir a eso no sólo en una canción (ladrada) sino en un clásico imbatible: tan igual y tan diferente a todos los que editó, cientos y cientos, acaso ya se cuenten con el auxilio de un cuarto dígito. Loco de mierda, ladrá ladrá ladrá y mordé, seguí rearmando la banda con dieciocho millones de tipos que te cruces en la calle y no te escapen, seguí poniendo a tus eventuales parejas, siempre lindas e interesantes (una mina que se te anima es digna de verse y de casarse con), siempre ellas apretando teclitas que vos le decís que aprieten en el teclado que tengan (porque vos no tenés instrumentos musicales.) Vos que no sos músico y que le das órdenes a esos plebeyos para que den forma sonora a tus canciones, tus monstruitos, tus concepciones, todas esas que tenés en la cabeza desde que naciste y que son apenas sonidos guturales que saltan de nota en nota en nota, porque con tres notas te sobra para hacer 28 discos imprescindibles más. Cuánta imaginación para repetirse en lo distinto infinitas veces, hasta que se mueran todos los músicos y nos dejen de joder. Y podamos ladrar todos juntos, y mordernos las orejas cual Hollyfields, holy motherfucker.



32. ac/dc - iron man 2

Sres: soy un boludo, uno muy importante. No fui a ver a AC/DC a River: agoté mis energías de público de rock con el boludazo de Spinetta y al día siguiente me convertí en un boludo al cubo. Los australianos son una pieza clave de la historia del rock, tanto que están ubicados a la mesa de Led Zeppelin y Black Sabbath, te guste o no, te gusten o no. Para Iron Man 2 se tomó la decisión correcta: todas estas canciones de AC/DC, por favor, de grasa y de manteca. No puede haber nada mejor en esta panadería. Una docena de clásicos más tres de yapa, qué más querés.

33. the gaslight anthem - american slang

Estos muchachos de New Jersey nunca más se van a sacar de encima la cruz de la comparación con Bruce Springsteen. Primero porque suenan a él, segundo porque el mismísmo Jefe subió a tocar con ellos en Glastonbury 2009 y tercero porque American Slang es un disco de Bruce Springsteen, en su esencia. Y en su sonido. Y en sus historias. A The Gaslight Anthem les pasa y les pasará lo mismo que a The Hold Steady, pero un poco peor: además de tener el toque lírico de Bruce, The GA también tiene las melodías. Y eso no se lo van a sacar de encima nunca. Por suerte para todos.



34. frog eyes - paul´s tomb: a triumph

Frog Eyes es parte del colectivo canadiense de British Columbia que incluye a grupos como Swan Lake, Wolf Parade y el que nos toca, el de Carey Mercer. Estos canadienses son una versión áspera y oscura del colectivo de Athens, GA, Elephant 6 (Olivia Tremor Control, Neutral Milk Hotel, etc.). Estos muchachos exploran el costado amargo de la vida, como lo hizo en el comienzo de su carrera Conor Oberst en Bright Eyes; a diferencia de los de Elephant 6, quienes se dedicaban a tomar alucinógenos y dejarse crecer la barba a velocidades inusuales.

35. avi buffalo - avi buffalo

Avigdor Zahner-Isenberg, vaya nombre el de este muchacho de 19 que formó Avi Buffalo junto a tres amigos de la escuela, cuando tenía 16. Las canciones del homónimo debut son irresistibles e imprecisas vivencias hechas melodía y que duran más o menos tres minutos. Lo mejor de Built to Spill, de The Shins y hasta del Wilco de hace diez años. No dejes de escucharlo, que es el primero de una serie seguramente imperdible.



36. keane – night train

Night Train es el primer cambio que sufre Keane como grupo. Tal vez sea porque fue grabado aquí y allí durante una gira mundial, escapándoseles así el plan de las manos: junto a las canciones de corte clásico, se les filtró algún que otro pasaje synth (Yellow Magic Orchestra o Wang Chung, dependiendo de si los quieren acariciar o apalear, y dependiendo de si te gusta Wang Chunt o la YMO) y canciones que bien podrían ser soundtrack de la próxima de James Bond.

37. steve mason – boys outside

Steve Mason es el escocés cantante de The Beta Band, ese petiso muy parecido a un técnico de un equipo de la Premier League, no sé si no es el Aston Villa. El muchacho se quedó solo y probó varias cosas con resultado, en estricto sentido comercial, hiper-negativo. Ahora va una vez más bajo si propio nombre, seguramente desesperado por el moderado suceso que tuvieron sus ex compañeritos de clase con The Aliens. Lo que pasa es que ellos se quedaron con el sonido de banda y Steve se condenó a las maquinitas; aunque Steve conserva la voz, su fraseo, su don melódico y la fórmula compositiva. En el primer disco bajo su nombre real (dejando detrás a los feos nombres antes adoptados, King Biscuit Time y Black Affair) se le filtran momentos de los primeros tres E.P.s de The Beta Band (lo único realmente grandioso que hizo esa banda, sea esto dicho una y mil veces más: cuando se subieron al barco ya se había podrido el pescado abordo por culpa del sol de media-tarde), en especial Dry The Rain. Veremos si resiste el paso del tiempo y las escuchas, pero parece que Boys Outside es lo mejorcito que hizo este muchacho desde el año 98.



38. james - the night before

Luego del retorno con Hey Ma, James parece decidido a quedarse y producir más. The Night Before es un álbum que apenas supera la media hora de duración y que promete un segundo más adelante este año: The Morning After.
Las canciones son sólidas como de costumbre, It´s Hot podría ser de Joy Division aunque está arreglada y grabada sin el componente opresivo marca registrada de Ian Curtis. Rastros de Bono en la voz de Tim Booth son siempre encontrados y bienvenidos, y el pop que ellos hicieran antes que varios arrivistas nos provoca resemblanzas de lo mejor que han dado estas paridoras islas británicas durante los últimos treinta años.



39. selena gomez & the scene - kiss & tell

Selena Gómez, midió... ¿Qué pasa con el mundo de allá que se filtran los apellidos como si nada? S.G. & The Scene es parte del ejército del Disney pop: una versión más rockerita de Demi Lovato. Por supuesto que detrás de estos artistas hay una armada de compositores y productores hiper-profesionales cuyos integrantes conocen el oficio mucho más que los rockeros alternativos. Tin Pan Alley never stopped. A tal punto que si afinás el oído escuchás riffs de Bo Diddley. No lo puedo criticar: es un producto serio, te guste o no.

40. caribou – swim

Dan Snaith es un matemático que edita discos bajo el nombre Caribou. Es decir: es el Adrián Paenza del synth-pop. Es canadiense, ya pasó los treinta, vive en Gran Bretaña y antes se hacía llamar Manitoba. Dan hace canciones pop sintéticas usando la electrónica y el sampleo de sonidos mundanos, una cruza entre Calvin Harris y el Depeche Mode de Construction Time Again.



41. harper simon - harper simon

Harper es el hijo de Paul Simon y este álbum su homónimo debut. Pero no emula a su padre en este primer paso: está claramente del lado de Elliott Smith y de Ryan Adams. "I ain´t got no mother ain´t got no father, ain´t got no-one to hold my hand”, canta como declaración de principios. A pesar de eso, un par de las canciones están co-compuestas con su padre: ay, la contradicción humánica... Un promisorio ingreso a la industria.



42. kate nash - my best friend is you

Kate, tras su álbum debut, se puso de novia con el cantante de The Cribs, Ryan Jarman. A partir de ese hecho la crítica le cae encima buscando datos autobiográficos en las canciones y, por las dudas, diciendo que su trabajo de compositora ha sufrido una clara influencia de Jarman, para bien. El asunto es que My Best Friend Is You se muestra fuerte en tanto destila inseguridades y ecos de las bandas pop de chicas de los años sesenta. Sigue cabeza a cabeza en su carrera contra Lily Allen.

43. lucky soul - a coming of age

Lucky Soul, con su disco debut, se adelantó un año al suceso de Duffy. Claro que, haciendo el soul pop que les valiera comparaciones con Dusty Springfield y los primeros tiempos de Motown, no le vendieron un disco a nadie; pero como se sabe después vino Duffy con más o menos lo mismo e hizo estragos. A Coming Of Age es el segundo disco de Lucky Soul, con el cual esperan cobrar venganza, o al menos obtener una reivindicación. La merecen, las merecen.



44. she & him - volume two

Him es M. Ward, She es la actriz-cantante Zooey Deschanel. Zooey carga, como si su literario nombre no fuera suficiente, con el peso de la belleza. Se la ha vapuleado largamente con el primer disco del dúo con cosas como “que le den un ukelele que da igual, sólo la queremos ver parada ahí.” Pero con el volumen two es hora de que le empiecen a prestar un poco de atención más allá de su apariencia. Pop melodioso que viene de los sesenta, que huele a Phil Spector, que está más que bien.



45. the candle thieves - sunshine and other misfortunes

Este dúo de Peterborough es análogo a Peter and Gordon, de carácter acústico y cancionero. La diferencia crucial es la acidez y visión del mundo de The Candle Thieves; We´re All Gonna Die (Have Fun) es un ejemplo de lo que Peter and Gordon no hicieron en los sesenta ni harían hoy, de existir. Por lo tanto, para sacarlos de la comparación anterior y llevarlos a una que reúna también la calidad de las letras, creo que Eels es lo más cercano a la propuesta de Sunshine And Other Misfortunes.

46. trembling bells - abandoned love

Segundo disco de este cuarteto escocés, de Glasgow. Militan en el folk de vieja escuela, léase Incredible String Band y Fairport Convention. De toda la última camada de grupos que rescatan el folk-rock de la segunda mitad de los sesenta, Canterbury et al, Trembling Bells es de lo mejorcito.



47. lonely drifter karen – fall of spring

Este trío liderado por Tanja Frinta forma parte de una de las grandes vertientes de la revisión folk, la que menos tiene que ver con la que abordan "los" Trembling Bells. De todas formas la aparición de Lonely Drifter Karen es igualmente feliz, mezcla de Joanna Newsom, Nick Cave y Beth Orton. Tanja es lo que se dice una torch singer; y de las buenas. Recomendado.



48. bill callahan - rough travel for a rare thing

Bill Callahan se hacía llamar Smog y sacaba unos discos tan lentos como sombríos, tan opresivos como difíciles. Anduvo saliendo (o quedándose encerrado) este muchacho con Cat Power y con Joanna Newsom, antes de que amabas tomaran la costumbre del baño diario. Rough Travel for a Rare Thing es su primer disco en vivo luego de veinte años de carrera. Una de las veces que lo vi, precisamente tocando en vivo, fue en un bar de mala muerte en la única parte fea de Toronto, bien hacia el norte de la ciudad, pasando el barrio chino. El tipo tenía un taco de madera de considerables dimensiones que usaba como set-list: los nombres de las canciones estaban anotadas con marcador rojo sobre la tabla (¿o tal vez con la sangre de algún cristiano?). Una vez que terminó el show, Callahan desapareció tras una cortina del fondo del escenario. Un audaz se arrimó, tembloroso el valiente, hacia el escenario: mientras extendía su brazo para tomar el tablón (se ve que tenía que conseguir mucha madera para construir no sé qué cosa) reapareció el cantante chiflado y no tuvo más que dirigir su mirada al temerario: fue fulminante; el brazo del fan se retrajo y ese cuerpito se fue para atrás, en busca de la puerta de salida. Callahan tomó la madera y volvió a desaparecer.

49. bonnie prince billy - the wonder show of the world

Vigésimo álbum en el que se ve involucrado Will Oldham, alias Palace Brother, Palace Songs, enorme etc. The Wonder Show of the World es soft-folkfolk de suavidad y calidez dignas de James Taylor y Neil Young. Qué manera de festejar tantos años el pelado degenerado este...



50. jesse malin & the st. marks social - love it to life

Ya van diez años de carrera para este working-class cultor del rock and roll desde el costado songwriter. Urbano de New York City, Malin es una especie de country-punk con su versión Springsteenesca de la Americana. Comparte sello con The Gaslight Anthem y Love It To Life es su disco más accesible: en Disco Ghetto hay rastros de las guitarras de Television y en St. Marks Sunset podemos oír a la E-Street Band de Il Bruce. ¿Qué más querés?



51. josh ritter - so runs the world away

Todo parece indicar que Ritter despegará en términos de fama, con su sexto disco (quinto para algunos): So Runs The World Away. El muchacho de Idaho afila su pluma y da rienda suelta a su talento de songwriter de escuela: Dylan y Cash, sus favoritos, están presentes como figuras más que como influencia de línea directa o superficial. Yo pensaba que The Animal Years era mi favorito de Josh, pero EYE: si le doy a este tres escuchadas más, no sé qué pasa.



52. babybird - ex-maniac

Stephen Jones, a.k.a. Babybird, siempre está volviendo. El problema es que nadie notó su ausencia nunca jamás, así que vuelve al pedo. Al menos en términos de atención pública. Para mí nunca regresa al gas ya que me gusta mucho y no me preguntes por qué porque realmente, hasta el disco anterior a Ex-Maniac, estuvo cada vez más empecinado en su locura obsesiva: toses, la voz pitcheada en homenaje al Pato Donald diciendo vaya a saber qué cosas, ruidos extraños, una base programada que cambia aquí y allí, más toses, este tipo está rematadamente demente: me gusta. Ahora, cuando hace canciones como ahora, agarrate. En Ex-Maniac hace canciones. Y agarrate más (aunque haga canciones) porque no sabe lo que quiere, pero lo quiere dar. Es incomprensible y ahora amigo de Johnny Depp. Eso también es curiso: ¿se conocieron en el dealer o en el psiquiatra? ¿Qué hace un mega-looser saliendo a bares con un mega-winner, y qué hace este último tocando la guitarrita en el disco del primero? ¿Qué hace Depp dirigiéndole un video a este indigente? El mundo es raro, como Babybird, que a mí me gusta mucho aunque no lo entienda, porque no lo entiendo. Como volver a los tiempos de Ugly Beautiful: tenelo.



53. alphabeat - the beat is

Segundo álbum de los refinados synth-poppers con aires rhythm and blues y pretensiones negroides. Ahora salen de gira con Lady Gaga, así que Babybird no es el único que tuvo suerte y se hizo amigo de los poderosos. Prince tocando a Duran Duran y The Human League.

54. ellie goulding – lights

Ellie es de Herefordshire, tiene 23 y una cara angelical. Su disco debut, Lights, es un intento pop con el objetivo de sobrepasar a su coterránea Florence Welch y, por qué no, llegar al escalón Lady Gaga. Desde ya arriesgo a que esto último no va a ocurrir jamás. Lo primero ya es un hecho. Como el primer disco de Dido, pero upbeat y menos predeciblemente aburrido.



55. duke special – the stage, a book and the silver screen

Peter Wilson es un talentoso irlandés del norte y está rematadamente loco. Este disco es triple y la travesía está compuesta por tres partes, a saber:
Mother Courage and Her Children, donde tomó las palabras del autor alemán Bertolt Brecht y las hizo canción para llevar toda esa música de gira con la producción del National Theatre de la obra de Brecht.
Huckleberry Finn es la segunda parte donde toma el musical inconcluso de Kurt Weill basado en la obra maestra de Mark Twain y lo hace a su modo.
La tercera pata del proyecto se titula The Silent World of Hector Mann quien fuera un actor de cine mudo que aparece en The Book of Illusions, la novela de Paul Auster: Peter Wilson envió una copia del libro junto a un título de alguno de los Films de Hector Mann a once músicos amigos para que cada uno compusiese una canción inspirada en el hombre de la novela. Si bien todas estas canciones fueron ejecutadas por Peter Wilson, los autores son bien variados y conocidos: Neil Hannon, Ed Harcourt y Matt Hales, entre otros.
Seguramente Rufus Wainwright y Stephen Merritt, ambos fanáticos de este muchacho Wilson de Northern Ireland, van a estar chochos con esta ambiciosa y simpática producción.




56. turin brakes – outbursts


Retorno del dúo mentor del movimiento New Acoustic, allá en el tiempo junto a Kings of Convenience. Turin Brakes es el brazo "serio" del movimiento y, tras sacarse de encima la mochila de los años con la edición de un greatest hits el año pasado, hace borrón y cuenta nueva con Outbursts, aunque su folk-pop suena familiar e inamovible: desde The Levellers a Beth Hirsch pasando por Sinéad O´Connor y Katrhyn Williams.



57. tunng – and then we saw land

Más de la revolución folk inglesa, en este caso a cargo del colectivo Tunng (La Boca – Olivos). Desde el anterior, Good Arrows (2007), perdieron al cantante y compositor principal. Pero no apechugaron: salieron de gira y tocaron en clave improvisatoria ("hasta que nos salga algo", se dijeron), luego decidieron reemplazar el alma del líder pedido por algunos pequeños arreglos de acoustic electronica, hasta que las nuevas canciones comenzaron a fluir y… And The We Saw Land: una excelente aventura folk que por momentos se arrima a la relectura que Bella and Sebastian hizo de clásicos como Nick Drake. Realmente atendible, más que con el cantante original.



58. broken social scene – forgiveness rock record

Cuarto disco de la agrupación canadiense, aunque el primero tras cinco años de silencio. Silencio que no les jugó en contra porque ideas, como de costumbre, le sobran. Hay dream-pop que recuerda a los mejores del género (los neocelandeses The Chills), hay gospel a mitad de camino entre Spiritualized y lo primero de The Polyphonic Spree, hay baladas de marca Eels e Indie-pop que recuerda a los buenos momentos de Grandaddy.

59. the national – high violet

Una vez Bruce Springsteen me dijo: “¿cómo que no está Boxer en el equipo del año, no te gusta?” Pero a mí se me olvida todo, en especial lo que me gusta. Entonces desafecté un jugador y lo puse de ocho, que es de lo que mejor juega The National, como todos sabemos. El medio-campo tuvo mayor equilibrio desde ese momento y no nos llegaron tanto. El campeonato no lo ganamos, por supuesto: uno no juega para ganar, y eso es lo que la hinchada pide: goles en contra; "la desgracia ajena is an energy", dijo Pil Trafa en su autobiografía donde cuenta “Johnny Rotten y Sid Vicious…” (Pausa prolongada a lo Hugo Guerrero Martineitz, mientras hace ojitos) “…” (Más pausa, más ojitos) “…Eran pareja…” Así es que aquél viejo número ocho del equipo, que se adaptó al funcionamiento de un periquete sin importar que no haya podido hacer pre-temporada debido a su tardía inclusión, saca su quinto álbum, High Violet. A la pelotita: ya les puedo decir que va a ser difícil sacarlo del once titular una vez que se vaya el chúsáusananten. Porque está claro que cuando tu ojo alcanzó a ver las cuerdas vibrantes de la voz de Matt Berninger, quedaste atrapado de por vida. “High Violet y once más”, gritó un desaforado desorbitado. Las orquestaciones que hicieran grande a Boxer están presentes porque lo que hace The National es Big Music, como si un trozo de Escocia se hubiese desprendido y cruzado el Atlántico hasta anclar en Brooklyn. Las historias que canta Berninger son despiadadas por lo sinceras, hablan de ausencias y corrimientos. High Violet está hecho de texturas y es climático, como una película de David Lynch. A Grower.



60. white apple tree – velvet mustache

Trío del sur de Califronia, San Diego. Rock y pop electrónico y moderno, entre Miike Snow, Yeah Yeah Yeahs y un The Killers con toques synth. La estrategia para la entrada a la fama es licenciar todas las canciones posibles para ser pasadas en series televisivas. Les está dando resultado.