miércoles, 24 de febrero de 2010

COMENTARIOS INÚTILES EL OASIS 24/02/2010


1. lucy wainwright roche - 8 songs + 8 more

No: Loudon Wainwright III, el papá de Rufus Putus, nunca debió haber tenido hijas; le salieron fieras. Bueno, con Martha no es para tanto, aunque le salió de aspecto medio tosco. Pero tuvo otras, con otra mujer: Suzzy Roche. También cantante (junto a sus dos hermanas formó The Roches) y, si bien no una belleza, ningún espanto. La hija que tuvo con Loudon es media hermana de Rufus y Marta y se llama Lucy Wainwright Roche. Y es fiera, fierísima. Tiene la cabeza del padre cosida sobre su cogote y a decir verdad mete miedo. Pero, como no podía ser de otra manera, es singer-songwriter. Como Rufus, como Martha. Sin tantas pretensiones ni virtuosismo, pero igualmente encantadora que sus hermanas; folk pop evocativo y muy melodioso hace Lucy, y lo hace bien. 8 Songs + 8 More son sus dos primeros álbumes en un solito disquito. Y si no tomás la sopa, te muestro la foto.

2. peter gabriel - scratch my back

“Rascame la espalda” es un excelente título para un disco, pero ya se le ocurrió a Peter Gabriel (cuando él se fue de Genesis la banda siguió siendo genial, mostrando otras caras: digresión caprichosa.)
Pedrito grabó un disco de covers, entonces, cuyas presentaciones en vivo anuncia como “No guitars! No drums!” Es que no las usa en este disco, se liberó de esas cosas, porque le sobra con nada, es decir con su cabeza. Y aquí mismo recuerdo una intervención de Michael Head en una vieja Polémica del año pasado; ante la cita del cover de Heroes que hicera en los ochenta Fricción (y que ya en esa época había gozado del beneficio de la falacia hecha-frase-hecha, si se me permite la confusión idiomática, que decía “es mejor que la de Bowie” -¡¡¡Hijos de puta!!!) que hiciera el inefable Davis Cup, Michael Head aplicó, automáticamente, la frase hecha. Bueno, Rascame la espalda arranca con un cover de Heroes, pero un cover en serio. Digo, a cargo de un artista en serio, con el mismo ADN que Bowiecito. Y el resultado es tremendo, lo mismo que el disco todo, que es asombroso. Una sorpresa tras otra: versiona Mirrorball de Elbow, grupo que se le pareciera tanto a Gabriel no sólo a partir del registro vocal de Guy Garvey sino por las canciones en sí mismas. Hace Flume de Bon Iver, The Boy In The Bubble de Paul Simon, y canciones de The Magnetic Fields, Radiohead y Arcade Fire, entre otros. Antes de fin de año todos estos artistas le devolverán el favor a Gabriel y se editará: “Te Rascaré La Tuya”, donde todos harán versiones de canciones de Peter. Ojalá hagan lo mismo acá con Calamaro, loco.



3. so so modern - crude futures

So So Modern son unos jóvenes nacidos en Nueva Zelanda que acaban de editar su álbum debut, Crude Futures. Desde Octubre de 2008, con sus E.P.s Friendly Fires (no confundir con esa horripilante banda ideal para que escuchen los que comenzaron un poco tarde con los disquitos) y 000, El Oasis en su breve transición hacia la gloria líquida denominada Ubu Roc -la transición, no la gloria-, los recomendaba con fervor. Claro que no le clavó el disco conteniendo los dos E.P.s mencionados a nadie, por más que lo intentó. Hoy aparece el álbum debut en sí mismo y, tras alguna mención en determinadas revistas, los rezagados locos de los disquitos lo van a ir a buscar. Sí, van a ver la fotito de la tapa en alguna revista extranjera que ahora se ve por la interné y van a contar las estrellitas para ver si está bueno o está malo; sí: porque por lo general esa gente es como Badía, que no habla ni una palabra de inglés y escribió dos libros sobre The Beatles. Me lo dijo El Jefe (que no es Astrada). Pero basta de digresiones y digamos simplemente que So So Modern hacen lo que se denomina Math Rock, frenéticos y sincopados, melódicos e inspirados, mitad Late Of The Pier, otro tanto At The Drive-In. A mí me gustan, aunque el disco está un escalón debajo de los E.P.s; y que quede claro que en Nueva Zelanda siempre hubo una escena rocker más que interesante, desde los setenta. Nosotros: nosotros los cuatro climas.



4. ke$ha – animal

Ke$ha, podría decirse, es el nuevo artículo de los productores Dr. Luke y Max Martin (quienes lanzaran al estrellato a Britney, Pink y Katy Perry). Así que imaginen un pop de voces patodonaldescas, entre el euro-pop y el hip-hop descremado, entre Britney y No Doubt. Disco debú.

5. corinne bailey rae - the sea

Corinne es la cantante soul británica más importante de estos días. Apareció en 2006 y vendió cuatro millones de copias de su homónimo álbum debut. Hoy es hora del segundo, The Sea, que cuenta con los mismos productores pero con una visión mucho más rica y amplia: a la irresistible identidad soul se le agregan pinceladas de tristeza jazzera con algunas sombras de media-tarde de coloratura pop. Amy Winehouse + Norah Jones. Are You There vale todo el disco, que encima vale bastante.



6. david bowie - a reality tour

Este es básicamente el dvd de la gira A Reality Tour editado en 2004 pero en edición de audio con abundantes bonus tracks. 33 de sus canciones en vívidas versiones de adultez.

7. owen pallett - heartland

Owen Pallett: canadiense y pecho frío. Violinista estrella de Arcade Fire, Grizzly Bear, Beirut y The Last Shadow Puppets. Dos discos solistas bajo el seudónimo Final Fantasy, discos pequeños para un diminuto sello canadiense; pero con Heartland parece haber decidido un lanzamiento solista en serio. Hace tres o cuatro meses publicó las letras de Heartland, que conforman un bloque que más que letras de canciones pop conforman una obra de teatro, una historia intrincada, como alguna cosa que Gabriel hiciera para Genesis, por mencionar a uno que está en esta misma lista. Dando a conocer las letras tanto antes de la aparición del disco dio un mensaje: hay que prestar atención, si no te quedás afuera. Eso lo va a condenar a un público no demasiado numeroso: sabemos la pereza que sembraron entre los “oyentes” de rock contemporáneo las herramientas tecnológicas que aparentemente han hecho todo tan simple, disponible y homologable. En apariencia, claro.
Heartland rebosa épica, de la buena. Es una ópera enorme bordada en pequeñas imágenes sobre un lienzo de dimensiones abarcables, miniaturas donde indistintamente Stephen Merritt y Neil Hannon podrían estar cantando algo de Pet Sounds o Andrew Bird como líder de MGMT sin las bases que los hacen bailables y olvidables; recomendado.



8. florence rawlings - a fool in love

¿Amy Winehouse, Duffy? ¿Dusty Springfield, Sandie Shaw? Florence Rawlings. Parece que está en boga sacar cantantes atractivas y de voz estupenda que hagan una especie de Motown de estos tiempos. 20 años y una presencia difícil de soslayar, ni siquiera le haría falta una gran voz para establecerse de la mano de Mike Watt. Y para colmo la tiene; a la voz.



9. fionn regan - the shadow of an empire

Qué buena sorpresa. Fionn Regan apareció como uno de los mejores singer-songwriters de la última camada gracias a la edición de su debut The End Of History. De carácter acústico y bien en la vena de cantautor, no faltaban alusiones literarias y sesudas en relación a la media más bien pobretona de los tiempos. Con el segundo disco, The Shadow Of An Empire, compuesto mientras estaba de gira presentando The End Of History, nos vuelve a sorprender: hay un costado más rockero, como The Smiths cuando hacía rockabilly y como Dylan cuando se electrificara. Sí, sí: no le quedan grande estas referencias, sorprendentemente para su tierna edad. Es que los jóvenes, allá, son jóvenes. Me hace acordar mucho a partes de Heartbreaker del genial Ryan Adams. Y por momentos me viene a la cabeza Leonard Cohen. Casi nada, ¿no?



10. four tet - love is in you

Cuatro teta-amigoooo… Cuatro tetaaaa… Amigooo…
Kieran Hebden se lanzó en 2003 mezclando bellas y orgánicas melodías con una original manipulación de samples. Digamos que lo oyeron los integrantes de Radiohead y se los llevaron con ellos, de gira.
Se lo llevaron de caravanaaaa-amigoooo… Cuatro teta-amigoooo… Cuatro tetaaaaa…
Es que había un parentezco con el sonido Radiohead cuando Hebden estaba re-loco, re-vanguardia, re-minujín. Digamos Kid A y Amnesiac. Pero Four Tet sacó un segundo disco con más revoluciones por minutos, mucho más derecho y pistero. Así perdió a su público, el del Radiohead “raro.” Pero con Love Is In You vuelve la vieja fórmula. Electrónica experimental con alguna que otra voz invitada aquí y allí.
Amigoooooo…

11. get well soon – vexations

Segundo de los alemanes que engalanaran estas listas en sus antecesoras formas con el debut Rest Now, Weary Head! You Will Get Well Soon. Hay una línea melódica que conforma un dibujo emparentado con el Radiohead de OK Computer pero en la simpleza de The Bends, un recorrido que es como el The Divine Comedy producido por Nigel Godrich en el memorable Regeneration (“Qué onda Divine Comedy… Qué onda Momus…”, Ay, ay, ay, si yo les contara todo…). Vexations es un perfecto entramado de canciones de una categoría poco usual.



12. groove armada - black light

Groove Armada era una porquería derivativa allá en los comienzos, a principios de los noventa. Por culpa de Menem, claro. Era el típico grupo para DJs pelotudos, válgame Dios en mi perpetua redundancia. Un sampleo aquí y otro allí como para robar hooks que ninguno de estos pincha-discos lamentables pueden llegar a reconocer como ajenos, un poco de frase cool y a la bolsa el oyente desprevenido. Consecuentemente la música de Groove Armada en decenas de comerciales de TV en Europa y Estados Unidos, y sus discos desparramados con calculado descuido en los living-runes que pretenden ser top. Pero con los noventas se fue el auge dance y la nocividad del vacío cultural de Carlos Menem. Y todo mejoró, como me lo dijo un sabio el otro día, cuando estuve un par de horas en Argentina. Entonces Groove Armada comenzó a dejar los sampelos de lado, al menos como herramienta principal de su pastiche, y llamó al cantante de Empire of the Sun, Nick Littlemore, que con su estrangulada voz cantó en la mitad del disco. Y con poquito más, como por ejemplo la aparición como voz invitada de Bryan Ferry en Shameless. Mucho The Human League, algo de Leftfield, una pizquita de Bronski Beat (no se asusten, es sólo un chico de pueblito), y algo del Roxy Music post-Eno (el mejor). Se fue Menem, mejoró Groove Armada. Volvé Menem, por el amor de Dios.

13. juliana hatfield - peace & love

Hace veinte años Juliana era cool, tenía una banda hip (Blake Babies) y andaba de caravana amigoooooo, con desagradables como Evan Dando y otros locos de la guitarrita de la época. El mundo se dio vuelta como una media naranja y a Juliana se la tragó el polvo solar. Como a casi todos, por suerte. O por desgracia, porque los locos de la guitarrita son como el polvo que no sabés de dónde sale ni por dónde entra y se deposita a lo pavote en la biblioteca y sobre los discos y la tele y la mesa y cualquier otra superficie.
Bueno, Juliana no se resigna ni se desespera, y es por eso que saca un disco como Piece & Love: despojado, inspirado, espartano. The End Of The War parece robado de un sueño de Elliott Smith, Why Can´t We Love Each Other es un hit miniaturizado que nadie va a difundir, Butterflies es otra vez Elliott, pero esta vez como un demo de Figure 8 más que un tema de XO. Es un disco sorprendente, por lo bello y conciso, por lo acertado.

14. james darcy argue´s secret society - infernal machines

Son de New York y están liderados por un canadiense, James Darcy Argue. Con 18 integrantes y, tras más de tres años tocando en vivo, llega su disco debut en estudio. Es el concepto post-rock de Tortoise mezclado con el de Mogwai: como una Big Band con base en Tortoise y con el rockeo atmosférico de los mencionados escoceses. Post-jazz.

15. i was a king - i was a king

I Was A King es un trio noruego, como A-ha. Pero su camino es el del revival shoe-gazer. My Bloody Valentine meets Teenage Fanclub de A Catholic Education. Muy lindo disco. Los nórdicos y su vastísima escena. Es que tienen muchos años de historia, no 200... Vikingo rules.

16. malory - pearl diver

Y como en estas listas inútiles todo se acomoda, viene Malory: cuarteto alemán enrolado en el neo-shoegaze. Melodrama acústico, Slowdive y Cocteau Twins con elementos de electrónica en dosis homeopáticas. Pearl Diver es el cuarto disco, uno lindo como para comenzar.



17. richard skelton - landings

Richard Skelton, violinista británico. Para mí es el Jon Hassell del violincito, como si le hubiesen arrancado la trompetita al nacer y le hubieran implantado un violín. Entonces su música es una serie de landscapes sonoros donde el violín dibuja, desde distintos rincones del instrumento modificado, un tejido infinito e inextricable: la cabeza se pierde siguiendo las líneas de cada frase superpuesta y simultánea adivinando paisajes del norte inglés y más allá. Si te gusta el Sigur Ros instrumental, esto te vuela el bisoñé.



18. shining - blackjazz

Otros noruegos, otros cuatro noruegos, para ser más precisos. En este caso practican la mejor música nórdica: el metal. En una vertiente entre progresiva, muy levemente jazzy (muy) y extremadamente poderosa en términos metaleros. Como si Ornette Coleman, King Crimson y Zappa se hubiesen dedicado exclusivamente al heavy metal. Excelente.

(Son igualitos al bobani ese de Animal (?), el que anda tocando con León Ciego, ¿no?)


19. the hot rats - turn ons

Y ya que venimos de mencionar a Zappa aquí se acomoda este grupo que se bautizara The Hot Rats en su honor. Y son nada menos que Gaz y Danny de Supergrass haciendo un disco con cero presión de expectativa ajena. Por eso suena tan despojado y saludablemente primitivo. Las influencias son las habituales: Bowie, T-Rex, Roxy Music, The Attractions, The Kinks y The Who. Ah, y hacen un cover de Fight For Your Right (To Party) muy lindo.



20. the soft pack - the soft pack

The Soft Pack es un saludable cuarteto de San Diego que se dedica a reviver el garage de los sesenta. Como The Feelies o Television pero con la urgencia de ? & The Mysterians devenidos surf rockers. No hubiesen desentonado en el comienzo hippy-punkish de Creation Records. Para poner entre los discos de The Drums y Black Lips.



21. the sunshine underground - nobody´s coming to save you

Segundo disco del cuarteto de Leeds que debutara en 2006 en la línea de LCD Soundsystem y The Rapture. Pero el tiempo pasó y el sonido viró, Chris Viró. Giró hacia un espíritu más guitarrero, como The Killers cuando rockean mezclado con Klaxons. Como que se hicieron neo-ravers con guitarras sobre la espina dorsal. Hay algo de The Music y de Kasabian aquí, además.

22. univers zero - clivages

Y dale con el prog-rock. En verdad a Univers Zero le cae mejor el mote symphonic-rock que el de prog. Y del universo sinfónico están enfocados más en una rara mezcla de jazz y Piazzola. Sí, lo que oyen leyendo.

23. lostprophets - the betrayed

Entre nu-metal y emo-rock de estadio, simple pop para adolescentes contrariados bajo el maquillaje del eufemismo de mercado. Yo paso.

24. timbaland - shock value II

El mundo de los negritos siempre nos será ajeno, más ajeno que ninguno. Así y todo, el mundo entero quiere trabajar con Timbaland desde hace un lustro. Y en Shock Value II medio mundo labura con Timbaland, ayudándolo con su propio disco: así es que desfilan Justin Timberlake (cantante favorito de Brian Jones), 50 Cent y Elton John, entre otros. Qué más se puede decir: no es un disco hecho por improvisados carlitos.

25. marina and the diamonds - the family jewel

Sí, sí: es obvio que a alguien se le haya ocurrido describir a Marina Diamandis como la nueva Kate Bush: los parecidos vicios vocales son evidentes sin constituirse jamás en una copia derivativa. Además, Marina es una excelente songwriter; su formato no es demasiado standard: Kate Bush ya es una auspiciosa referencia, y si le agregamos a los fantásticos Saprks, estamos salvados. Será uno de los discos del año en casi todas las listas dentro de diez meses.



26. sade - soldier of love

Y es así, son los temas enganchados de El Oasis; “Los Engarchados de El Oasis”, lindo título para un próximo compilado. Cuánto ingenio: la felicidad del pueblo es la grandeza de la patria. Decía que había gancho porque Sade entra en la cuarta década de su carrera y apenas edita su sexto disco. Es decir que es una especie de reclusa como Kate Bush lo fue tras su éxito masivo. Sade en su propio estilo, el soul y el rhythm and blues. Con el agregado de la intriga de Portishead y la hiper-elegancia de Peter Gabriel. Soldado Del Amorrrrrr…



27. efterklang - magic chairs

Los sellos más reconocidos no paran de editar discos de bandas de rock de los más diversos orígnes si de geografía hablamos; qué raro que ninguno es argentino… Es porque apenas tenemos 200 años de historia, me olvidaba. Qué chambón que soy…
Efterklang es un muchacho danés que hace pequeñas sinfonías pop en su propio hogar utilizando sutilmente una electrónica moderada, además de las orquestaciones pertinentes. Tan pertinentes que ha convocado para este disco, su tercero pero primero para 4AD, a la Danish National Chamber Orchestra y a la Britten Symphonia. Magic Chairs, precioso disco si los hay, gotea flujos corporales de Elbow, The Blue Nile y Talk Talk, finísimas influencias si las hay. Recomendado.



28. holly miranda - the magician´s private library

Singer-songwriter que vive en Brooklyn y que descansara unos cuantos meses en los laureles de su disco debut, disco debut que le diera prestigio tal que, para este segundo, se rumoreaba una colaboración con David Sitek de TV On The Radio. Sin embargo Holly optó por un álbum más íntimo y chiquitito, como los que está haciendo PJ Harvey últimamente. Un folk-pop sin mayores pretensiones, climático como el de Mazzy Star, líquido como el Cocteau Twins pre-fontana records.



29. the courteeners - falcon

Casi todas las bandas nuevas de las que habló bien Morrissey de un tiempo a esta parte resultaron ser una porquería; y el ejemplo que más me vuelve a la cabeza es Elcka: ¡Qué caradura!
Ahora parece que manijea a The Courteeners, unos pibes de Manchester que están bien, sí, pero con los que te puedo garantizar no pasa naranja. Un pastiche que resulta en canciones lindas, sí: ¿pero cuál es la medida? Porque de discos lindos estamos llenos y hartos; si tenés 18, 20 o 22, bueno, vaya y pase. Ahora, si recorriste un camino más o menos largo en el mundito de los disquitos, se hace difícil tragarse la gragea “championed by Morrissey.” ¡Cuidado con el puto!
Son canciones rock/pop entre Stereophonics y... Morrissey; aunque para mí, la línea melódica predominante, pertenece a New Order. Yo entiendo por qué le gustan a Morrissey: más allá de los motivos personales e íntimos que le escapan a uno, en las letras de The Courteeners hay un mínimo intento de sobresalir un poco, hay algo de trabajo. Aunque no tanto en este segundo disco, Falcon. Por supuesto, será uno de esos discos que no faltará en ninguna de las listas de fin de año, puestos uno al veinte.



30. plasticines - about love

Cuarteto parisino, Blondie meets Elastica, garage rock de chicas con coros fácilmente registrables, con ganchos que hacen que cada una de las canciones pudiesen ser usadas para algún comercial de TV.



31. gorillaz - plastic beach

Tercer disco de la banda virtual de Albarn, el multifacético niño de clase media inglesa. La historia de los personajes de cartoon que integran esta banda virtual viven una nueva aventura anclados en una isla del Pacífico. Pretencioso como siempre. Con facilidad para una melodía que exuda melancolía de intelectual con amagos de pieza memorable, más la convocatoria de estrellas invitadas en el más viejo estilo de estos grupos electrónicos de músicos de la era digital (Snoop Dogg, Lou Reed, Gruff Rhys y Mark E. Smith, entre otros) y una indudable capacidad para prenderse en cualquiera, Plastic Beach será el disco de Gorillaz que más prestigio le genere a este muchachito tan bien-pensante.

(zallirog – citsalp hcaeb)

(Damon Albarn: un gran hijo de puta. Un tipo que comenzó su carrera en el más puro estilo argentino “soy artista, decime artista, apurate, rápido, quiero ser reconocido, quiero llegar -¿A dónde carajo quieren “llegar”?-, qué hacemos entonces: algo como Ride, Inspiral Carpets, Charlatans, My Bloody Valentine, Madness, Pet Shop Boys, The Beatles, The Kinks, uy, mirá, un 130, bajemos de acá y tomémoslo que ese va por el bajo y nos lleva más rápido…"
Blur, una buena banda de singles que encontró milagrosamente su identidad y que le duró menos que un pancho: el tiempo que fue entre Modern Life Is Rubbish (And So My Band) y The Great Escape (el Be Here Now de Blur, pero todo mal, es decir un disco horripilante, porque es la quintaesencia de Blur y Blur es una porquería; en cambio la quintaesencia de Oasis es una cosa grandiosa y memorable); y no me vengan con que los discos siguientes están llenos de buenas canciones y con todo ese tipo de huevadas: armate un compiladito de Blur y, con suerte, retené el segundo o el tercer disco con vos; y listo. Lo demás, basura biodegradable, como este y todos los discos de Gorillaz. Es lógico y justo que convoque a Gruff Rhys de invitado, porque es un músico de carrera análoga a la de Albarn: errática, con más fallidos que aciertos, gata flora del rock que goza de los beneficios de la figura eufemística “artista multifacético y genial.” Gruff Rhys y Damon Albarn, se merecen el uno al otro. Pero que este petiso boludo convoque a Mark E. Smith me da por las pelotas. Ya sabemos que el borrachín de Manchester está ahí haciendo un poco de efectivo para gastárselo en whiskylín e impuestos, no vamos a ser tan inocentes como para creer en la empatía artística (eso se lo dejamos a un fan de Blur): pero me revienta que este pelotudo, nacido en Inglaterra y por tanto un inglés pelotudo, que se hizo fan de The Fall hace cuarenta y cinco minutos (seguramente entró a una disquería y le preguntó al nabo detrás del mostrador: “¿Qué onda The Fall?”), este nabo que quiso copiar a medio mundo cada treinta y tres segundos, ahora lleva de invitado de su proyecto poronga a Mark E. Smith porque este tipo ganó un prestigio que no merece: no merece la adulación de la media de ninguna parte del mundo porque está tomada por pelotudos y Mark E. Smith es un genio, mucho más grande que Lennon. Digamos: Mark E. Smith es EL gigante rockero de Inglaterra y, como todos sabemos, los gigantes suelen ser de Estados Unidos, no de Gran Bretaña.
Lo único que faltaba: ahora hasta el último pelotudo de la tierra va a decir que le gusta The Fall y va a dar por sentada a su obra inextricable.
Si viviera en Argentina, Damon Albarn haría el soundtrack de la próxima película basada en una novela de Alan Pauls.
Morite, Damón.)

32. william orbit - odyssey

A esta altura productor legendario, William Orbit edita su primer compilado para Ministry of Sound. Es un disco doble que reúne sus trabajos para artistas tan diversos como Robbie Williams, Dizzee Rascal, Pepitito Marrone, Amadou & Mariam y Stereo MCs.

33. emma pollock - the law of large numbers

Emma Pollock es escocesa, cantaba y tocaba en The Delgados, una de las bandas que encabezaban el sello Chemikal Underground. The Law Of Large Numbers es su segundo disco como solista. Está producido por su esposo y también ex The Delgados, Paul Savage; edita, una vez más, para Chemikal Underground, dato que da la pista de un retorno al sonido de The Delgados dejando de lado el costado más etéreo del debut que fuera editado por 4AD. Pop de carácter Indie del norte británico.



34. ihsahn - after

Ihsahn, ex Emperor, banda que en los noventa prácticamente definiera el Black Metal. After es el último disco de una trilogía y el más amplio e inspirado. Black Metal, Folk escandinavo, Prog-rock, hasta un saxo en clave jazz podés encontrar en After, un viaje enérgico sin concesiones y muy entretenido.

35. lonelady - nerve up

LoneLady se llama Julie Campbell y es de Manchester. Su música remite directamente a los grupos menos célebres de Factory Records circa 1979, los que redondeaban el sonido post-punk del norte inglés, gris gris norte. Funk para blancos desalmados y desempleados, no escasean aquí las referencias a Gang of Four, New Order o A Certain Ratio. Es como la LaRoux del Bizzare World.



36. oh no ono - eggs

Oh No Ono es otro grupo danés, en este caso sería como una respuesta gélida y nórdica a Animal Collective: Oh No Ono es un pastiche psych-pop que revalida como propios todos los guiños del pop psicótico y psicodélico de la Norteamérica de los sesenta, y por qué no de cosas del otro lado del Atlántico, misma época: Barrett, Harrison, Kaleidoscope; Wilson, Moby Grape.



37. the unwinding hours - the unwinding hours

Craig B canta, Iain Cook toca casi todo. Estos dos escoceses solían llamarse Aerogramme y fracasaron de lo lindo. Salieron de la trampa y se regeneraron en The Unwinding Hours. En su homónimo disco debut destilan crudeza y sinceridad a mitad de camino entre Bright Eyes y Bonnie Prince Billy, con algo del Arab Strap menos sórdido.

38. the knife - tomorrow, in a year

Más nórdicos: no sé si recuerdan el debut de hace un par de años, Silent Shout. Bueno, son estos mismos aunque la razón de Tomorrow, In A Year es claramente distinta a la del primer álbum. Se les comisionó la música para una ópera acerca del Origin Of Speices de Darwin. Así es que el tecno-pop de ribetes nocturnos de entonces pasa a una electrónica un poco más vanguardista donde a los sonidos del trip-hop de Bristol puede sumársele pinceladas de Philip Glass y Laurie Anderson.

39. the brian jonestown massacre - who killed sgt. pepper

Decimoprimer álbum de estudio de este muchacho Anton Newcombe. Desde el título se nota que quiere reconciliarse con el linaje rockero. Se trata de la habitual base de garage rock con algunos componentes que tornan al disco en un trip hipnótico, sea a partir de una base programada o unas cadencias de medio oriente. Grabado mitad en Berlín mitad en Islandia.



40. the strange boys - be brave

Y justamente, hablando de garage y de linaje rockero, pegamos a estos texanos polvorientos que practican un rock/rhythm & blues hiper-garage: Love, The Rolling Stones, The Seeds y The Velvet Underground, todo en uno pero ahora.



41. lightspeed champion - life is sweet! nice to meet you

Este negrito es el que estaba en Test Icicles y que el año pasado sorprendiera con un giro de 180 grados bajo el nombre de Lightspeed Champion convirtiéndose, de la noche a la mañana, en una especie de Conor Oberst inglés, con más northern soul y menos country & western. Bueno, Life Is Sweet!, Nice To Meet You es el segundo esfuerzo (parece ser que se hernió) en este plan. Esto es chamber pop donde quedan rastros de Todd Rundgren, Elvis Costello y Neil Hannon. Está muy bien.

(bueno, esto no es ejemplo de lo que digo: ¿y qué?)


42. erik hassle - pieces

Erik es sueco y tiene 21 años. Su debut, Pieces, es como si The Killers estuviesen poseídos por el sonido pro y fm de Maximilian Hecker.



43. shearwater - the golden archipielago

Preciósico, preciósico. El disco de la lista, me animaría a decir; casi. En The Golden Archipielago, Jonathan Meiburg explora la vida en islas lejanas, la vida rodeada de océano (para hacer el disco experimentó la situación y, cual documentalista, dejó sus impresiones hechas canciones). Entre el folk más contemplativo e intimista de Andrew Bird o Midlake hasta el universo personal de Mark Hollis y Talk Talk (lado minimalista y lado sincopado). Excelente.



44. lifehouse - smoke & mirrors

Retorno de una de las bandas de rock mainstream más vendedoras de la década del 2000. Smoke & Mirrors es el quinto álbum y trae más canciones rock para FM, sin tapujos.

45. fun lovin´ criminals - classic fantastic

Otro retorno de viejos exitosos, en este caso más funk para blancos y pop con reminiscencias negritas.