jueves, 21 de enero de 2010

RAPHAEL EN BUENOS AIRES, OTRA VEZ


Me calenté, me calenté de nuevo. Entre la tilinga vecina del demonio que me volvió a despertar con la inmunda radio, y el olor a plástico de las malditas cortinas black out que me mal-colocaron en el living, me intoxiqué. Y en ese estado es que vi en Crónica TV un clip de dos minutos que encerraba una gran noticia. DESCUBRIMOS A RAPHAEL EN BUENOS AIRES, decía el avance que me dejó pegado a la pantalla. Parece que vino a grabar un disco, de tangos (aunque él lo haya negado en las pocas palabras que tuvo con el periodista, no más de treinta segundos: se trata del Niño Divo de Linares, qué esperaban, demasiado les dio y siempre desde su elevada educación.) Y parece que vuelve a cantar por acá, en consecuencia. Qué felicidad.

Entonces encontré este video de Raphael junto a Julio Iglesias, quien actúa el 11 de Febrero en GEBA. Y cada día estoy más convencido: el que el mundo rockero se ría y burle de este tipo de artistas es confirmatorio de su validez e importancia (siempre relativa ya que la musiquita, en cualquiera de sus géneros, es una actividad desesuradamente sobrevaluada: no lo olvides)

Mientras la generación Pergolini escucha Rock & Pop y despierta al mundo con sus radios encendidas (pero tan apagadas) a expansivo volumen, yo responderé, a las tres de la mañana, con El Niño. Los voy a emputecer.