domingo, 24 de enero de 2010

GENIOS HACIENDO A LOS GENIOS XIV


Sí sí sí ya sé: es un abuso más que un uso el que le estoy dando a esta "sección."
Y en esta ocasión lo hago nada más para aclarar que no me convertí en Spinetta y tildo de "genio" a cualquier salamín, como decía mi primo Gustavo, no: soy conciente que (por citar de ejemplo la anterior edición, la decimotercera, la que está justo debajo de ESTA), ni Alex "Kapranos" Huntley ni la gente de The Dream Academy ni Antony Harding son genios ni mucho menos. Lo que sucede es que la cuestión se fue desvirtuando y simplemente lo único genial que quedó fijo en la sección es el autor de la canción en cuestión (en algunos casos más que eso, ciertamente). Necesité aclararlo y por eso este abuso de uso, para hacer una entrada donde todos vuelvan a ser geniales y donde yo despegue del vicio spinetteano, flaco con el "genio" fácil. Acá va este temita que es casi como cualquier otro (digamos como ApretadosMicrodancing o Canción Animal, más o menos), canción que versa sobre lo que nunca quedó muy claro: un prostíbulo o una vieja cárcel de mujeres de New Orleans... Varias son las teorías y nadie pudo dar aún con la verdad; por suerte. No se conoce autor ni fecha de creación, se sospecha que fue compuesta en el siglo XIX. El que primero la grabó fue Clarence Ashley aunque no con Doc Watson: la versión que aparece aquí debajo fue realizada unos cuántos años después de la primera que hizo Clarence (el león bizco) junto a Gwen Foster. Estamos hablando de los comienzos de la década del 30 en el siglo XX. Qué vieja es esta musiquita, aún en su versión documentada...