viernes, 18 de diciembre de 2009

COMENTARIOS INÚTILES EL OASIS 18/12/2009


1. rosanne cash - the list

La historia de este disco es una de las lindas: dicen que Johnny Cash se ponía loco cuando su entonces adolescente hija, por los años setenta, estaba embelezada por la música de The Beatles y la de algún que otro genio del pop. Parece que el padre agarró y armó una lista con esenciales de la música country y le dijo: “familiarizate.”
Bueno, en The List, Rosanne rinde homenaje a esa lista extrayendo doce de sus títulos y versionándolos en magnífica forma. De invitados nada menos que Bruce Springsteen, Rufus Wainwright, Elvis Costello y Jeff Tweedy.




2. sparks - the seduction of ingmar bergman


El dúo norteamericano está a años luz de sus colegas desde hace cuarenta años. Sea en su faceta rock, clásica, avant-garde o pop, siempre están en otro asunto. The Seduction of Ingmar Bergman es un trabajo encargado por la radio oficial sueca: una hora, 24 canciones en una narración afiebrada de la seducción que ejerció Hollywood sobre el gran director nórdico. En verdad no es más que un muy lúcido tratado del comercio en el arte y de la desgracia que le trae al creador el advenimiento de la popularidad. Brillante (y perdón por la insistencia)



3. a band called quinn - sun, moon & stars

Brilloso pop por momentos también brillante. Son de Glasgow y la referencia más fácil y verdadera es el Goldfrapp de la etapa Glam-Pop.



4. benjy ferree - come back to the five and dime bobby dee bobby dee

Bobby Dee es Bobby Driscoll, una estrella de Disney de los cincuenta (él le puso la voz al Peter Pan original y el dibujo fue diseñado teniendo a su juvenil figura como modelo). Bobby se hizo adicto a la heroína y murió de un paro cardíaco a los 31. Benjy Ferree es un songwriter de Maryland que vive en Washington; Come Back To The Five And Dime Bobby Dee Bobby Dee es su segundo disco (el primero fue autogestionado y lo editó Domino), una oda a los jóvenes que se han perdido en su propio camino. Desde el rock al country al pop al doo-wop, todo con una épica semi glam con sano olor a Mercury. Muy interesante.


5. bettye lavette - do your duty


Se agradece esta edición de los simples originales de tal vez la cantante clave del soul de los sesenta, Bettye Lavette, muy bien remasterizados por cierto. Todos pero todos los músicos blancos han querido ser negros alguna vez, sino siempre. Si no pregúntenle a Bobby Gillespie o Tim Burgess (por Wonderland)… The Real Thing.

6. blackroc – blakroc

Blackroc es el dúo de neo-blues de Ohio Black Keys (quienes saltaron al estrellato en poco tiempo) más un par de rappers como lo son Jim Jones y Ludacris. Todo comenzó con la producción del último disco de Black Keys a cargo de Danger Mouse. El resultado en Blackroc es fantástico, como un Check Your Head mezclado con The White Stripes.



7. built to spill - there is no enemy

Built To Spill es uno de los muy buenos grupos de indie-rock americanos que nunca obtuvieron el reconocimiento que merecen. Dos de sus discos son indiscutibles clásicos: Keep It Like A Secret y Perfect From Now On, seguramente mucho más sólidos que, digamos, Deserter´s Songs de Mercury Rev. Pero los establecidos en Idaho no tienen suerte. There Is No Enemy es el retorno luego de cinco años de silencio y lo hacen en buena forma, hasta con la dosis de duda e incompletud justa. Belleza melódica, arreglos gentiles y todo lo que Yo La Tengo no podría hacer.




8. darwin´s radio - template for a generation


Neo-soul, neo-rock, neo-rave, neo-todo: por tanto neo-prog. Darwin´s Radio es uno de los más promisorios exponentes de la escena británica de la nueva progresiva y suenan bastante a Dream Theater, cuando estos hacen Prog-rock, por supuesto.

9. david mcalmont and michael nyman - the glare

Canta MUY bien el negrito este… Ya lo había demostrado en sus discos solistas, luego en sus colaboraciones con Bernard Butler. Ahora se junta con otra luminaria para intentar un poco del éxito que le es esquivo. Nyman es mucho más famoso que Butler, veremos si le da suerte. El comienzo es soul y la orquestación me recuerda a momentos de Sparks (Lil´ Beethoven). Todo el disco es soul y pop, además de fervorosamente recomendable.



10. wetdog - frahaus!


Trío femenino y británico. Su pop, si nos remontamos a las verdaderas fuentes, es cosa de Young Marble Giants y Life Without Buildings. Para venirnos más cerquita, lo que The Breeders hizo con ese género de art-pop d.i.y. en su máximo hit, Cannonball. O lo que Elastica había hecho con Wire. Un disco que suena a finales de los años setenta, en ese lapso donde el estallido punk había dejado esquirlas de lo más diversas. Interesante.



11. graham bonnet - graham bonnet

¿Se acuerdan de Rainbow, la banda de los setenta? Bueno, Graham Bonnet era el nombre de su cantante, y este disco, originalmente editado en el año 77, acaba de ser impreso en su versión cd. En aquel entonces lo había publicado Ringo Starr en su sello Ringo Records (se rompió el bocho el loco). El cover de Dylan aquí incluido, It´s All Over Now, Baby Blue, fue número uno en su momento. Y vale la pena oírlo aún hoy.



12. matt & kim – grand

Es increíble la cantidad de dúos mujer/varón que aparecieron a partir del suceso de The White Stripes. De toda esa inagotable camada, Matt & Kim son los que más atención están captando en este momento. Viven en Brooklyn (son de Virginia) y Grand es el segundo álbum. De The White Stripes sólo tienen el formato dúo mixto ya que el blues desaparece en beneficio del pop y de un alma synth. Serían como el lado Bubble-gum de The White Stripes.



13. the antlers – hospice

Peter Silberman vive en New York (guacho de mierda) solo en un tiny depto quinto piso por escalera, de esos edificios encantadores del Upper East Side. Y se le dio por escribir canciones que suenan a esa soledad y al acogedor frío de los inviernos granmanzanescos. Y acá tiro un bomba porque desde que empecé este párrafo me vengo diciendo: este lo recomiendo, este do-re comiendo… Es el For Emma, Forever Ago pero de ciudad. Y te maté, y ahora lo querés escuchar, porque es el disco de esta lista. Suck that tangerine. Espectacular.



14. i concur - able archer

Prometedora banda de Leeds que había debutado con un e.p. y una canción en el influyente compilado de la escena norteña inglesa Dance To The Radio. El título Joy Divisionesco ya les da una primera pista. Dos años de silencio desde entonces hasta ahora mantuvo I Concur, y lo rompió maravillosamente (al silencio) con el debut Able Archer. Hay cosas de Bloc Party, de Editors, de iLiKETRAiNS y de Mogwai, si los escoceses hicieran simplemente canciones.



15. nightmare of you - infomaniac

“A nightmare of you of death in the pool” cantaba la gorda Roberta en Kyoto Song pero no era en referencia a, digamos, Brian Jones, sino a su siempre novia Mary quien, en un sueño de Roberemsí, se había atragantado con carbonada cayéndose a la pelopincho (porque hasta The Top Roberta tenía pelopincho, con The Head On The Door se compró la de fibra de vidrio y se la puso el tío albañil -de chico, por eso todo lo que vino después, eso de la carrerita en la musiquita-). Y Nightmare Of You es también el nombre de una agrupación de New York que, por estos días, está siendo injustamente castigada por la edición de su segundo (o tercero si se cuenta el autogestionado homónimo) álbum. Es que lo tildan de imitador de Morrissey y nada está mál lejos de la realidad que eso. La verdad es que el disco es una colección de efectivas canciones pop que van desde el Digsy´s Diner de Oasis a un hit de The Man Who pasando por alguna bella canción del Gene de Revelations. Todo en clave Indie-americano. Y el resultado lo encuentro muy agradable.



16. white rabbits - it´s frightening

Excelente Nuevo disco de este recomendable sexteto de Brooklyn, La Matanza. Tiene lo mejor de TV on the Radio, tiene de productor al Spoon Britt Daniel (y suena algo de lo mejor de esa banda, Spoon), tiene un aire al Radiohead que mejor me cae (sobre todo en Midnight and I) y no hay ni un solo minuto de relleno aquí. Se roba la lista junto al de The Antlers.



17. jay sean - all or nothing

Jay Sean es lo que llaman Asian-british, o una versión propia de las islitas del Afro-americano. Es el primer artista de ese origen en tener un número uno en los Estados Unidos y All Or Nothing es su tercer álbum. Por momentos su voz me recuerda a la de Máicol, el amigo de Sunday Dinúblia. Hip-hop y Rhythm and Blues porque los turquitos también quieren ser negritos.

18. jesca hoop - hunting my dress

Y yo que pensé que esta lista iba a ser un relleno de fin de año… Y nada que ver. Lo que pasa es que todo lo que pensamos jamás sucede y lo que sucede es justamente una versión sintética de todo lo que dejamos de pensar, un Resumen Lerú de Lo Inabordable. Adorable es esta californiana que vive en Manchester (guot e combinéishon). Dicen que le gusta a Tom Waits pero a casi todos los que fuimos al Annual Barbecue no nos gusta Tom Waits, en especial a Mark E. Smith que bien le hubiese dado una buena patada en el upite al de la voz exageradamente rasposa de haber estado sentado a la mesa.
Guy Harvey, de Elbow y socio El Oasis In The Head, también es fan de Jesca cuyo segundo disco Hunting My Dress es otro que se suma a lo más destacado de esta lista, a fuerza de singularidad, de canción perfecta vestida de arreglo fuera de lo común. Como si Bjork tuviese forma y no se hubiera convertido en la Spinetta de la posmodernidad primermundista (“Enana Genia!”); Jesca es como Kate Bush liderando Elbow. Spettacolare.



19. julian thomas - 35 some months

Este muchacho alto de los países bajos hace pop prístino y de súper FM. Y no se pone colorado, porque al fin y al cabo el 99% de los artistas “rockeros” hacen lo mismo mientras pretenden otra cosa: lo que no son. Aplausos para Julian Thomas, por la honestidad.



20. kelpe - cambio wechsel


Kelpe se hace llamar un tal Kel McKeow, británico adepto al chingui-chingui. Así hace discos para bailar en una fiesta de ocho en un living pequeño y cool, para bailar de soslayo mientras se habla de la vanguardia berlinesa y la retaguardia de las medialunas de manteca. Las mejores medialunas de la zona se venden en La Vicente López, Av. Maipú y Las Heras. Y en el Restaurante que ellos mismos pusieron muy coquetamente en la esquina se come de lo lindo (aunque los platos no sean suculentos en cuanto a cantidad ya que es un lugar pretencioso, pretencioso pero todo bien; aguanten los noventa)



21. lou barlow - goodnight unknown

Viejo soldado del lo-fi pop o de la noisy melody, desde Dinosaur Jr hasta Sebadoh pasando por The Folk Implosion y Sentridoh. Nada que no esperes encontrarás en Goodnight Unknown: sólo pop melodioso tras una cortina de lejana distorsión y urgencia de ciudad pequeña. Saludable.



22. lucas renney - strange glory

Lucas, miembro de los británicos The Golden Virgins, saca un exquisito disco solista utilizando la rhythm section de Midlake y contando con la producción de Simon Raymonde, "famoso" por ser bajista de Cocteau Twins y más cerca del ahora por su sello Bella Union. Es allí donde se edita el precioso pop del songwriter Renney, melacólico, contemplativo y muy melodioso. Un debut más que auspicioso, con un toque de Leonard Cohen pasado por Richard Hawley (sin necesidad de jugarla de banana). Muy recomendado.



23. luke haines - 21st century man

Este zurdito británico, famoso por The Auteurs y Black Box Recorder, siempre dice que se retira, pero no: siempre está volviendo al barrio, como Pichuco. Y siempre, musicalmente hablando, hace lo mismo. Y siempre su lírica es pretenciosa en más de un aspecto. Luke no figura en las redes sociales y le dedica un tema al genial Klaus Kinski. Siempre se anota porotos y su perfil es cada vez más bajo, de ser esto posible. El disco está muy bien.



24. martha wainwright - sans fusils, ni souliers, a paris (the piaf record)

Martha y Rufus, en sus años formativos, tuvieron gustos musicales parecidos además de una afición por las divas de vidas trágicas. Rufus homenajeó a Judy Garland, Martha a Edith Piaf. Lo hacen con la misma solvencia: Martha aprovecha al francés como su lengua madre, y hace un estupendo disco.



25. the mary onettes – islands

Cuarteto sueco dedicado a un revival descarado del tecno pop de los ochenta con un tinte gloomy: un poco Depeche Mode, otro Clan of Xymox, un poquito de The Cure y alguito de New Order. Eso eso eso eso…

26. mv & ee - barn nova

Matt Valentine y Erika Elder son un dúo que en menos de nueve años ha editado, en colaboración, más de quince álbumes; además participaron de otros treinta como colaboradores. Es algo, ese frenesí ya es algo.
Su música tiene mucho de Tom Verlaine, pero Indie. Hay algo del country rock de Grateful Dead y de My Morning Jacket, pero con menos volumen (o más casero, si se quiere). Hay un poco de Band Of Horses y de Dinosaur Jr en clave pop. Hacen demasiado, en consecuencia nunca les van a prestar demasiada atención.

27. neil young - dreamin´ man live ´92

Qué se puede decir de un disco en vivo oficial de Neil Young, tomado de la gira de Harvest Moon… “Tenelo.”

28. rickie lee jones - balm in gilead

Desde el 79 hasta la fecha Rickie Lee Jones se cansó de editar grandes canciones en cada uno de sus discos. Pero nadie le dio demasiada bola nunca. Es que lo hizo mucho antes del boom de las mujeres singer-songwriters exitosas, léase Tori Amos y todo lo que se vino. Rickie Lee Jones vendría a ser como Vilas, que hizo lo suyo a nivel económico pero que, por cronología, se perdió de hacer quince o veinte veces más. Un pop sofisticado, folky, soulish, dreamy. Ben Harper está de invitado.



29. the grays - ro sham bo

Reedición del disco que fuera editado en 1994 por dos ex Jellyfish (Jon Brion y Jason Falkner) junto a Buddy Judge y Dan McCarroll. Songwriters de estilo, lo que hicieron en este su único álbum, es digno de revisión. Muy cerca de la belleza pop de gente como Crowded House y Neil Finn.



30. sugarland - gold and green

Nettles y Bush, dúo mixto de country rock. Son de Atlanta pero hace mucho que no van a la cancha porque así son los que viven en el Sur (y un poco por la violencia). Obtuvieron nominación al Grammy por Best New Artist del género Country & Western y hoy se consolidan con el álbum Gold and Green que tiene dos hits que suenan de lo lindo en las radios de las camionetas que viajan de granja en granja allá en el Imperio.