sábado, 31 de octubre de 2009

COMENTARIOS INÚTILES EL OASIS 31/10/2009


1. spiral stairs - the real feel

Scott Kannberg es el Phil Collins de Pavement. Como solista se hizo llamar Preston School of Industry pero ahora comienza a usar su propio nombre con el disco The Real Feel, disparado por su divorcio. Como su amigo Damon en 13, si no me equivoco, y como siempre se dijo de Phil Collins: “una carrera solista impulsada por un divorcio.”
Es rock y pop, directo, riffs y estribillos belicosos, con remansos de americana. Nada que Pavement no pudo haber hecho en algún tiempo, aunque por momentos un poco más intimista.

2. tyvek – tyvek

El debut del trío Tyvek bien podría ser definido como el The Fall de Live At The Witch Trials mezclado con el Pere Ubu de los primeros simples justito antes de The Modern Dance. Punk de concepto con sonido de art-pop, crudo y medular. Un frescor.

3. darwin´s radio - template for a generation


Darwin´s Radio se enrola en el denominado neo-prog, es decir que son jóvenes aficionados al rock progresivo. Template For A Generation consta de tres temas que suman algo más de tres cuartos de hora. El sonido es moderno, lindero con el metal, la referencia más certera es Dream Theatre.

4. kings of convenience - declaration of dependence

Nórdicos y de naturaleza acústica, al dúo Kings of Convenience parece no afectarles el paso del tiempo. Cinco años de silencio parecen haber sido cinco días. Declaration of Dependence suena inspirado, otoñal, confortable. Se divide en dos mitades: una primera más despreocupada donde se permiten alguna que otra sutil humorada en las letras y la otra con una elocuente intención de profundidad; ambas logran sus cometidos.

5. digital leather - warm brother

Shawn Foree se hace llamar Digital Leather y su manager es una de las últimas estrellas de Matador, Jay Reatard. Hace todo él solito: compone, programa, toca todos los instrumentos que se escuchan en sus canciones (bajo, viejos sintetizadores, guitarras y efectos varios) y se graba a sí mismo (aún en este disco, el primero que registra en un estudio profesional). Su voz me recuerda a la de J Mascis, sus composiciones podrían encontrar gemelos en diversos discos de Pavement, Beck, Dinosaur Jr y por qué no Joy Division (la tosquedad del uso del synth component remite a ello)

6. emily loizeau - pays sauvage

Emily (Pérez) Loizeau es mitad francesa mitad inglesa, suerte para ella. Pays Sauvage es, por consecuencia, un disco bilingüe y muy interesante. Su música es teatral, narrativa y bellamente melódica. Hay un gran empeño en la construcción, los arreglos son ricos y la instrumentación heterogénea. Es como un pop que recorre los bosques en busca de vaudevilles y cabarets, como un hada personal de Edgar Allan Poe que se empeña en musicalizar sus sueños más insondables; es un folk-pop de orígenes inefables y de encanto perenne.



7. foreign beggars - united colours of beggattron

Tercer disco del quinteto británico de hip-hop que, en calidad, los equipara a la escena madre de Brooklyn. Con una larga lista de colaboradores del medio londinense, United Colours of Beggattron suena por momentos a Dizzee Rascal mientras que en otros dedica un tiempo al Rhythm & Blues.

8. fuckpony - let the love flow

Música del mundo en El Oasis; ahora un berlinés, Jay Haze, que incursiona el house de manera singularísima, como el canadiense Richie Hawtin lo hiciera como Plastikman a su modo hace ya quince años: lo deja irreconocible e inclasificable, entre un Aphex Twin siempre sincopado pero no frenético y un Orbital, en cambio, de fino frenesí. Mucho chingui chingui.

9. gliss - devotion implosion

Reverbera el revival shoegazer, reverbera. Gliss, trío de Austin, TX, se suma a las filas con Devotion Implosion: The Jesus And Mary Chain (no sé por qué NUNCA puedo evitar, cada vez que pienso en los escoceses, la voz de Mario Pergolini que, haciéndose el vivo y el informado como siempre se hizo, allá por el año 87 en algún programa de radio suyo, revisaba tardíamente -gracias a algún chimentero amigo invitado- a estos "locos" nuevos que hacen rock y ruido en Inglaterra y los mencionaba, una y otra vez, como "Jesus And The Mary Chain"; cómo olvidarla, cantaba Rodrigo -tampoco lo aguanto-, cómo olvidarlo, me digo yo sin entender mucho como para no perder la costumbre; perdón por estas largas digresiones parentésicas, pero me gustan) son referencia sonora central aunque tamizado por mucho que pasó en el medio, entre otras cosas y para nombrar sólo a las más o menos recientes, The Raveonettes, Black Reber Motorchicle Club y The Silversun Pickups. ¿Más viejitos? Slowdive, Ride, Swervedriver, Mazzy Star.

10. infected mushroom - legend of the black shawarma

Séptimo disco de los veteranos del rock electrónico, Nine Inch Nails meets Korn. El olor al oriente medio es una tentación que el género no puede resistir y Legend of The Black Shawarma es prueba de ello. Infected Mushroom cuenta con una pequeña ayudita de sus amigos Perry Farrell (Jane´s Addiction) y Jonathan Davis (Korn).

11. justine moore - justine moore

Justine nació en Poyen, Arkansas, y es la nueva estrella del country bien clásico, el de fm, el que suena en casi todas las radios, o al menos en las más populares, si uno tuviera la suerte de andar recorriendo en auto ese maravilloso país que algunos, puerilmente, llaman "imperio", en auto decía: un auto bien ancho, de esos lanchones que le gustan a Neil Young; recorriendo, decía: recorriendo de este a oeste y viceversa. Algunos títulos que te dan la pista: Small Town USA, Backwoods, Good Ole American Way, The Only Place That I Call Home. Muy buen debut, ya metió dos número uno a nivel nacional.

12. kelpe - cambio wechsel

Kel McKeown se hace llamar Kelpe y Cambio Wechsel es su tercer álbum. Post-rock, electrónica y dark-hop de amplio espectro en esta especie de sintética psicodelia moderna.



13. kiss - sonic boom

Me gusta el reality de Gene Simmons, digamos: me cae bien no sólo él sino además su esposa e hijos, cosa que no me ocurría con el programa de Ozzy, único personaje simpático de su familia. También estaba bueno el programa ese durante el cual formaba una banda de rock en una aristocrática escuela de la campiña inglesa. Allí mismo demostraba todo lo que sabe de rock and roll el muchacho, todo lo que sabe intuitivamente, con la piel (y luego la historia). Bueno, Sonic Boom es un nuevo disco de estudio de Kiss, grupo que no me interesó jamás, ni siquiera cuando tenía la edad para que así ocurriese. No me van a interesar justo ahora, pero la verdad es que el disco suena bien, realmente bien, y sus fans dicen que es uno de los mejores de toda su discografía. Habrá que creerles.

14. pelican - what we all come to need

Cuarto álbum del cuarteto de Chicago. Emparentados con el metal a través de una de sus infinitas vertientes (al "everyone is gay" de In Utero deberíamos adosar "everything is metal" de El Oasis), se dedican al stoner rock, como los californianos Porn, los argentinos Los Natas o sus amigos Russian Circles con su disco Geneva (no confundir este título con la banda pop inglesa que se perdiera en la nada, destino común de nos todos los mortales). Riffs de recorrido desértico y enrojecida melodicidad, unos Mogwai siempre instrumentales y épicamente evocativos.



15. rammstein - liebe ist fur alle da

Sexto disco de estricto metal alemán, indifrungendishegen. Lothar y Nico se enteraron de nuestro descubrimiento del plan secreto para destruir a la hinchada de Racing y se quedaron en Berlín Oeste (Avellaneda, Lanús, Quilmes, Berlín, saliendo de Constitución en ese orden) escuchando Liebe Ist Fur Alle Da. Headbangers, locos disciplinarios.

16. reno divorce - tears before breakfast

Reno queda en Nevada, desértico estado que moralmente construyera Frank Sinatra durante el siglo pasado y para la eternidad. Reno Divorce es metal melódico bien americano, como Bad Religion, como Social Distortion, como Gaslight Anthem pero menos poppy. Prohibido salivar en el suelo.

17. russian circles - geneva

Fantástico tercer disco de post-metal, stoner rock de estirpe e instrumentales inmensos. Como si Mogwai hubiese escuchado a God Machine y no a The Cure mientras crecían: hay que comprar Nestún del bueno, el original. Cuidemos a los niños.

18. dexateens - singlewide

Tuscaloosa, Alabama. Sweet Home Alabama. Sí, de ahí son los Dexateens, y hacen un rock sureño con intenciones Stones, de Exile On Main Street, por sobre todas las cosas. Y lo hacen bien, porque les es natural. Muy pero muy bien. En Singlewide, "editado" únicamente en forma digital (al menos en un primer momento), te dejan pidiendo más (mucho más) y dejan atrás a bandas que los educaron, como por ejemplo Drive-By Truckers. The Teachers Are Afraid Of The Pupils. Excelente.



19. sufjan stevens - run rabbit run

Run Rabbit Run no es exactamente un nuevo disco de Sufjan Stevens. Me explico un poco mejor: ¿Recuerdan Enjoy Your Rabbit, su disco de 2001? Bueno, se trata de ese trabajo repensado y reelaborado como música para cuarteto de cuerdas. ¿Que qué cuarteto de cuerdas? (Perdón, es que estoy medio sordo de escuchar tantos disquitos) Osso, el cuarteto comandado por Leo Rosenwasser que grabara en el disco más famoso de Sufjan, Illinoise. Así que ya saben, música instumental de cuarteto (de cuerdas, por suerte)

20. the castanets - texas rose, the thaw and the beasts

Más country music, más desértica tristeza, más Nevada para El Oasis. Ray Raposa es el líder del trío The Castanets; Ray se aísla un tiempo en algún lugar perdido del estado de Nevada y graba el disco más triste de entre los suyos, y el que más suena a banda, ya que la utiliza a pleno junto a un par de invitados de Rocket From The Crypt y Black Heart Procession. Es minimal-country, de buen gusto e inspirada economía, son coros gospel, pedal-steels y canciones movilizadoras. Es Nick Cave, Will Oldham y Bill Callahan.



21. the fauns - the fauns

Hace ratísimo ya que venimos hablando del revival shoegazer, es decir de la llamada Thames Valley Scene or The Blank Generation, ese movimiento post C-86 que naciera entre Londres y Oxford allá donde el final de los ochenta se confundía con el comienzo de los noventa, ese sonido de guitarras de mil pedales ejecutadas por muchachos que miraban hacia el piso en la nada entre sus zapatos y las pedaleras. Bueno, The Fauns es un trío de Bristol, tres guitarristas. El mentor de esta purretada es nada menos que el genio tras Portishead, Geoff Barrow (se hizo socio de El Oasis In The Head no hace mucho, no podía ser de otro modo) y el disco sobrevuela a varios centímetros de un océano de guitarras líquidas entrecruzadas con sintetizadores en suspensión que hacen de gráciles nubes desde donde llueven melodías glaciales. Como diría un entrerriano: "un relajo."



22. the sky drops - bourgeois beat

Los discos en las listas se acomodan solos, te lo juro: los "ordeno" antes de escucharlos y resutla que siempre se juntan, como criados de Dios que son. Como los socios de El Oasis In The Head, indudablemente elegidos por una fuerza superior que siempre sabe lo que hace. Aunque te parezca un desvarío más de este servidor impúdico. Es que The Sky Drops es más Shoegaze revival pero más específico aún que The Fauns. Bourgeois Beat es el natural companion de Isn´t Anything de My Bloody Valentine; también están las canciones de melodías menos volátiles que los acercan a Ride, otros íconos de la Blank Generation. The Sky Drops es un dúo de Wilmington, Delaware, y Bourgeois Beat un saludable debut.



23. themselves - crownsdown

Dúo de Oakland, experimentalistas del hip-hop. Porque no se quedan en la cadencia y rapeos clásicos sino que el entramado es un tanto más complejo y arriesgado: aquí hay mucho de la audacia de Tricky y del carácter cinematográfico de UNKLE. Dos blancos (Adam Drucker y Jeffery Logan) que hacen música de negros con una vuleta de tuerca. Como si Primal Scream hiciera hip-hop con Tricky de invitado en lugar de Kevin Shields.

24. spandau ballet - once more

La versión más baladista (pero nunca baladí) del movimiento New Romantic, Spandau Ballet, se reunió el año pasado para un gira que fue, como no podía ser de otra manera, todo un suceso a nivel británico. Este año siguen y editan un álbum, Once More, que contiene dos temas nuevos y once de los viejos hits vueltos a grabar en 2009. Once More y Love Is All son las novedades (aquél abre el disco, este lo cierra), dos baladas de marca registrada. Entre medio no faltan ni Gold ni True ni Communication en fantásticas versiones actualizadas.

25. annie - don´t stop

La reina del pop escandinavo vuelve con el siempre difícil segundo disco. Siempre difícil cuando el primero es un suceso que genera grandes expectativas. Como una Madonna o Britney de la escena indie, Don´t Stop es un preciso disco pop que cuenta con la ayuda de varios amigos célebres como Alex Kapranos de Franz Ferdinand y Paul Epworth (productor de Primal Scream y Florence & The Machine, entre otros).

26. seasick steve - man from another time

Steve Wold es una especie de anciano indigente que vive en Noruega. Hace frío para ser indigente en Escandinavia, pero convengamos que es más lindo. Además Seasick Steve se convirtió en estrella en tres años y con tres discos, así que ya duerme bajo techo y come caliente. Man From Another Time, el nuevo y tercer álbum, es más blues del Mississippi. Para amantes del género, el dueto con Amy LaVere del original de Hank Williams I´m So Lonesome I Could Cry es extraordinario.



27. michael buble - crazy love

Los Spurs de Ginobili, los Bulls de Nocioni, El Inter de Cambiasso, el United de Tévez (y ahora el City), el Aleti del Kun, el Barcelona de Messi (extraordinario jugador español) y el Michael Buble de Luisana Lopilato.



28. paolo nutini - sunny side up

Segundo disco de Paolo, un pop soulero y rififí, producido en esta oportunidad por el exitoso Ethan Jones quien gestara grandes obras con Kings of Leon, Ryan Adams y Ray LaMontagne. Honestamente hay que sacarse el sombrero ante su capacidad melódica.



29. brett anderson - slow attack

Tercer disco solista del ex Suede. Otro álbum intimista y de sonido acústico, con el agregado del minimalismo de Mark Hollis (ver su homónimo disco solista, una obra maestra). Hay también lugar para pinceladas de folk pastoril inglés (Incredible String Band) en balística versión.

30. electric six - kill

Sexto disco del sexteto de Detroit, los electro funksters Electric Six. Como si fuesen Prince en seis almas agresivas, hacen rock y pop de pista, como unos Stooges de Saturday Night Fever o un Beck a cargo de The Chemical Brothers.

31. sting - if on a winters night

De este tipo también se tomó la costumbre de hablar pestes y desacreditar sin asidero. Qué estupidez. Fue el mentor de una de las bandas más importantes del punk para este lado, tiene una carrera solista que, con sus altos y bajos, resulta irreprochable y, como si esto fuera poco, es un tipo que supo envejecer con dignidad. Como Phil Collins, bah, otro talentoso gratuitamente bastardeado. Lo que pasa es que su capacidad excede la media pop y eso, irremediablemente, te condena. Porque el mundo es, básicamente, envidioso. Sting, en If On A Winters Night, gira en torno a la idea del invierno a partir de un recorrido por grandes canciones tradicionales británicas, algunas de ellas medievales. Le suma dos composicones propias (la magnífica Lullaby For An Anxious Child -¿vieron lo que es saber titular?- y The Hounds Of Winter). Excepcional, como su talento.



32. julian casablancas - phrazes for the young

Ante la inactividad de The Strokes, ya todos sus integrantes han editado discos por su cuenta o con nuevas bandas. El que faltaba (más allá de alguna colaboración con Danger Mouse) era el cantante Julian Casablancas. Con Phrazes For The Young lo hace y, al pop de The Strokes le agrega, en algunas canciones, una base synth-pop con olor a The Cars y, en otras, un tinte folky. El disco es mucho más heterogéneo que cualquiera de The Strokes aunque tampoco lo vas a encontrar sorprendiéndote con rock sinfóico de cuatro movimientos.

33. the swell season - strict joy

No me animo a decir mucho del dúo ganador del Oscar que conforman Glen Hansard (podría decir "de The Frames fame" si la extraordinaria banda fuese famosa) y Marketa Irglova ya que consiero que más que a mí le corresponde a Bruce Springsteen hablar de ellos: él fue quien los championó (championar: verbo uruguayo que quiere decir "les compró zapatillas y luego habló maravillas de ellos con auténtica admiración") a diestra y siniestra mucho antes de que yo pudiera comenzar a apreciarlos. Sólo voy a agregar a esta introducción tres sensaciones de las que recuerdo tras haber hecho una primera escucha del increíble Strict Joy: el solo del tema de apertura, Low Rising, los desemboca en terreno del Pink Floyd de Gilmour; High Horses tiene un coro reminiscente de Sentimental Song de los grandiosamente fallidos pero mucho más queridos Ultrasound; las canciones que canta La Negra Marketa (paradigmática directora técnica de Rosaria Central) son, con aproximación bartolera, melódicamente Rufus Wainwright pero interpretadas por Sinéad O´Connor. Y callo para siempre.



34. michael jackson - the remix suite

Un disco de remixes de Michael Jackson en este momento se ve, inevitablemente, como una oportunidad de hacer un poco de efectivo. Sin dudas que esa idea está detrás de The Remix Suite; pero también no caben dudas que el disco se reparte entre errores y aciertos. Cabe aclarar que se trata de remixes de canciones de la era Motown durante la cual Jackson grabara junto a sus cuatro hermanos. El remix de ABC a cargo de Salaam Remi en clave reggae vale todo el disco.



35. michael jackson - this is it

Qué se puede agregar entonces a This Is It, el nuevo compilado del más extraordinario artista pop de la historia... Sí, sí: sabemos que ya tenía grandes éxitos y que por qué otro más, etc. ¿Pero por qué no? ¿Qué se le puede objetar si de cualquier forma resulta un disco inigualable?

36. tegan and sara - sainthood

Ya el sexto disco del dúo que conforman estas mellizas canadienses; y el más poderoso. Por primera vez componen juntas y el resultado es enérgico sin ser agresivo; el uso de la electrónica para dar la síncopa robótica a sus canciones pop resulta la marca registrada de estas chicas, hijas de Chrissie Hydne y Siouxsie Sioux en la era tecnológica (de ante-penúltima generación)

37. stricken city - songs about people i know

Me gusta el comienzo del disco con una especie de calypso a capella con sonido lejano y lo-fi. Claro que esto oficia únicamente de intro bajo el título Gifted. Luego, luego se pone mejor. Rebekah Rae, de haber comenzado en los ochenta, sería amiga de Edwyn Collins y colaboradora de Orange Juice, por el pop refinado y, a pesar de su juventud, letrado; por su pop con northern soul. Y no es poco elogio la referencia Orange Juice, esa gran banda escocesa que le allanara el camino a The Smiths sin llevarse ni una pizca de reconocimiento. Songs About People I Know dura poco en cuanto a extensión (se detiene un poquito antes de la media hora) pero sobrevivirá al paso del tiempo por su singularidad y desparpajo.

38. the slits - trapped animal

The Slits protagornizaron el punk desde el costado femenino, jamaiquino y tribal. Autodidactas, hicieron un gran disco clásico, Cut, allá por los gloriosos setenta. Allí tocaba Budgie, luego baterista y marido de Siouxsie. Las demás eran chicas (bueno: Budgie también, aproximadamente). Hacían un reggae naif en tiempos punk. En el 81 tuvieron un segundo disco, más sofisticado; ahora, tras tantos años que no me sale bien la cuenta, retornan. Ari y Tessa cargan con sus años y un puñado de lindas canciones pop en clave dub, como unos The Creatures de vacaciones en Negril, Jamaica. Está muy bien.



39. fuck buttons - tarot sport

Andrew Hung y Benjamin John Power, es decir Fuck Buttons, se enrolan en el revival shoegazer con credencial electrónica. Sí, son de hacer largos temas con atmósferas de enrarecido sobrevuelo pero con factura menos sanguínea y más tecnológica. Como si a Ride y My Bloody Valentine se les hubiesen quedado mudos todos los cantantes (por un golpe de aire, que les dejó el cuello duro y les quitó la voz, sabio Dios) y les hubiesen cambiado las guitarras y bajos por algunas máquinas. Digamos, como Seefeel pero con más gracia. En trance hacia la nada.

40. dizzee rascal - tongue n´ cheek

Negrito loco. Parece que la prensa le hizo la cruz. Porque con su debut Boy In Da Corner el tipo ganó el Mercury Music Prize siendo "contestatario." Luego el príncipe Harry se hizo amigo (porque una tardecita llegó al Palacio de Bucki y le dijo a la Reina Madre: "nonita, yo también quiero tener un amigo negro, ¿quedó algo en la heladera?") y comenzaron las desgracias. Ahora lo tildan de estar más cerca del pop de Calvin Harris que de sí mismo, y la verdad es que no tiene mucho sentido como casi todo lo que pregona la prensa; como casi todo.

41. the drums - summertime!

Esto sí que es una rareza: este cuarteto se formó hace menos de un año y edita este mini-LP tan despreocupado como inspirado. Es un pop mínimo con hellas del New Order de Power, Corruption & Lies y el The Cure justito antes de la masividad (en el más amplio de los sentidos), con un poco de The Smiths y The Stone Roses también. Pero con un sonido de bolsillo que los hace aún más irresistibles. Todo ocurrió en Florida pero viven en Brooklyn. Escuchalos.



42. a sunny day in glasgow - ashes grammar

¿Cuántas veces voy a usar la referencia shoegazer? ¿Tantos son los grupos que recrean más o menos ese sonido? Parece que sí. A Sunny Day In Glasgow lo hacen agregándole el toque gaseoso del Cocteau Twins de Victorialand, pero sin Liz Fraser, claro está. Un homenaje pop y lánguido a Arvo Part, un redescrubrir de Slowdive, Chapterhouse (Blood Music más que nada); pienso que la evolución de Sigur Ros tuvo mucho que ver con este resurgir sonoro shoegazer.

43. the law - a measure of wealth

Son de Dundee, amigos de The View, hacen un rock & pop melódico que se une a la horda que intentará llenar el hueco que dejó Oasis (qué ilusos: ni la banda de Liam logrará eso; menos mal que existe Noel). The Chase es una muy buena canción, el disco abre bien; luego van desde The Libertines a The La´s (Still Got Friday To Go) y de vuelta a Oasis (Milk And Honey) No está mal.



44. crippled black phoenix - the resurrectionists

Británicos cultores del prog rock, Crippled Black Phoenix se despachan con un disco que los perezosos (des)calificarían por dinosáurico, si esta palabra se me permite. Tienen cosas de Alan Parsons, de Pink Floyd y hasta de Tom Waits. Como si Muse hubiese escuchado todo eso en lugar de tanto The Bends.

45. mr. hudson - straight no chaser

Poseedor de un timbre vocal mezcla de Chris Martin y Sting, Ben Hudson es un londinense condenado a la fama. Straight No Chaser, su segundo álbum, está producido por Kanye West y, a pesar de ello, su carácter personal prevalece. Tanto West como Jay Z (quien también ya trabajó con Mr. Hudson) aseveran que el inglesito tiene destino gigante. Eso está por verse; por ahora entrega un nuevo puñado de moderno pop sintético y orgánico.

46. weezer - raditude

Weezer parece estar en plena actividad, y se los encuentra más radio-friendly que nunca. La crítica indie los critica, valga la redundancia. Pero la verdad es que hacen lo mismo que antes, aunque estén más viejitos. Nunca fueron muy diferentes, nunca modificaron demasiado su producto: lo que pasa que el problema lo tienen los que los critican porque tomaron lo anterior como lo que no era y ahora exigen vaya a saber qué cosa. Raditude es Buddy Holly (la canción) en otra etapa.

47. atlas sound - logos

Bradford Cox es un pionero del regreso Shoegazer ("Y dáaale con Pernía...") a través de Deerhunter. Atlas Sound, su mote alternativo, lo muestra en una evolución paralela, haciendo vibrar la misma cuerda aunque dejando la sensación de lo inconcluso. Hay rastros melódicos de Syd Barrett en tono Jason Pierce; psicodelia de valium. Dream-psych-pop.

48. bye bye bycicle - compass

Debut de este quinteto sueco que hace pop sintético como un New Order con pequeñas orquestaciones aquí y allí (los de Manchester supieron tenerlas en algún momento, aunque eran más toscos para utilizarlas; intencionadamente toscos, sospecho a pesar de que nunca fueron dúctiles en la ejecución de sus instrumentos). Disco rock & pop escandinavo.



49. air - love 2

Quinto álbum de estudio de los famosos franceses que se catapultaran a lo más alto de la pirámide de popularidad pop con el debut Moon Safari. Grabado totalmente en el propio estudio Atlas (al norte de Francia), el sucesor de Pocket Symphony los encuentra alternando hits con pasajes de space rock mezcla de Gong y Enio Morricone. Marricones: a mí me gustaba Yello.

50. cymbals eat guitars - why there are mountains

El nombre de esta banda está tomado de la teoría de Lou Reed en los años de The Velvet Underground. "Cymbals eat guitars", dijo una vez para defender un poco el lugar que su instrumento debía preservar dentro de las grabaciones. De todas formas estos neoyorquinos no están influenciados por el gurpo championado (ver diccionario El Oasis más arriba en esta entrada) por Andy Warhol sino más bien por distintos grupos de rock alternativo norteamericano de los años noventa, léase Pavement, Dinosaur Jr, The Flaming Lips y, por qué no uno del otro lado del atlántico, uno que otro, como My Bloody Valentine y Spiritualized. Se les nota también un cierto fanatismo por Arcade Fire en el uso de las intensidades. Mezclan algunos errores con grandes aciertos, tienen el crédito abierto.

51. wolfmother - cosmic egg

Digamos que el disco tiene un buen título: Huevo Cósmico. Y para colmo se trata de un buen disco de rock que me recuerda a Lupine Howl cuando rockeaba (moderemos la languidez, rockeros: desayunen bien), riffs zeppelinescos y espíritu blacksabbático. Melodic rock and roll con pasajes stoner. Y un buen cantante. ¿Qué más se les puede pedir luego de haber perdido a dos tercios de su formación tras el debut?



52. devendra banhart - what will we be

Devendra tiene planes. Como primer paso se desempiojó la barba y comenzó a bañarse a conciencia. Firmó para un major label (What Will We Be es el debut en esta situación contractual) y, como primer paso, eligió un productor: el inglés Paul Butler de The Bees (prestemos atención a sus decisiones: de Michael Gira a Paul Butler hay un mundo de distancia... no me pregunten en qué dirección...) Y tiene nuevo manager: el de Neil Young y, en algún momento, de Dylan: Elliot Roberts. Lo que constituye una contradicción ya que por un lado planea venderse en la persona del hermitaño, del solitario fiel a vaya saber qué idea de sí mismo; y por el otro contrata como productor a una figura menor (menor en el sentido de su propia producción, ese es el problema).
Sin embargo el debut para el major label es despojado y simple, casi artesanal. Lástima que ya no practique esas peripecias vocales que lo dejaban al borde del ridículo, es una pena que casi lo único de carácter distintivo que conserve es la fonética hispana impresa a la pronunciación de su propia lengua madre, la inglesa. Está muy bien, sí, pero ya no le creo nada: hace rato que lo debe tener Natalía Oleilo; lo peor de todo es que seguramente lo entiende.

53. r.e.m. - live at the olympia

Doble de R.E.M. en vivo en el Olympia de Dublin. La mayoría de lo que tocan es material previo a su relación con Warner. Qué más decir de un disco en vivo de una banda cuyo cantante me cae definitivamente mal. Se cree Gardel y no es ni Guillermito Fernández.

54. the apples in stereo - no.1 hits explosion

Como para arrancar vendieron Energy, el tema que abre este disco, para un comercial argentino. Claro que ellos ni se enteran ya que el único que debe ver algo de esa guita es el dueño de los derechos editoriales: esta banda no debe haber devuelto demasiado en ventas como para cubrir los adelantos recibidos. Estos Atenienses de Georgia, al igual que Devendra, se andan bañando seguido hace rato. Cuando los veía en vivo eran una manga de hippies sucios y desagradables, pero muy interesantes. Hace 18 años que andan dando vueltas y este es el primer compilado que sacan: sin dudas muy interesante si no los tenés.



55. i am kloot - b

Desde el minuto cero, digo con tonto orgullo, supe que I Am Kloot no era más de lo mismo. Un grupo al que lo único que le importa son las canciones, canciones como hisorias a ser contadas o como snap-shots emocionales a ser mostrados, como propias visiones desde un rincón en penumbras, lugar desde donde todo se ve más nítidamente. El trío de Manchester comandado por John Bramwell resulta ser indefinible como las grandes cosas; e inimitable. No pudieron ser colocados en ninguna batea, contemporánea o antigua: andá a clasificarlos. Afortunadamente se deciden a sacar este compilado doble de b-sides, outtakes y rarezas varias de todos sus discos, desde el impresionante e imprescindible Natural History (un favorito del último año de El Oasis Original Flavor cuando en todo su esplendor -pre crisis 2001-: se lo vendimos hasta al diariero de la esquina y todavía nadie vino a darme las gracias por ello) hasta Play Moolah Rouge. La calidad de las canciones es siempre extraordinaria, las letras inigualables (de una carga importante, no inferior a los buenos momentos de Morrissey), la solidez del trío inusual. Uno de los grandes grupos de la década, si no el mejor.



56. idle hands - hearts we broke on the way to the show

Muy lindo el disco debut de este quinteto de Minneapolis que tiene en su formación a dos hermanos irlandeses expatriados. Es un pop prístino de sonido ochentas, como si The Psychedelic Furs se hubiese obsesionado con Joy Division, New Order, The Cure y The Clash en lugar de Bowie.

57. ingrid michaelson - everybody

Neoyorquina de comienzo tardío pero bueno. Everybody es su segundo disco (dos años después de Girls and Boys) y recién comienza a perder la vergüenza que genera el nivel de exposición a la que el éxito del debut la condenó, y eso que ya tiene 29. Folk pop refinado, como la Suzanne Vega de estos tiempos (es decir luego de Lily Allen, entre otras)