martes, 21 de julio de 2009

COMENTARIOS INÚTILES EL OASIS 21/07/2009


1. bombay bicycle club - i had the blues but i shook them loose

Promisorio debut de estos londinenses, álbum producido por Jim Abbiss, responsable desde la consola de grabación del primero de los Arctic Monkeys, nada menos. La juventud de estos mocosos hace que se los emparente con Tiny Masters of Today pero es sólo una cuestión de cronología: en lo musical Bombay Bicycle Club es de una versatilidad y amplitud que no impide que redondeen un sonido propio y fácilmente identificable. A los diferentes elementos de su amplia paleta cancionera (que va desde la rigidez de Interpol hasta la blandura de Devendra Banhart), es el aroma al sonido shoegazer (en especial My Bloody Valentine) el que cohesiona la riqueza de matices; tampoco están aquí ausentes la síncopa de Arctic Monkeys ni la precisión de Foals. Tal vez el debut del año.



2. bibio - ambivalence avenue

Bibio o Stephen Wilkinson edita en Warp y hace una especie de folktrónica casera rebosante de imaginación y melodía. No faltan los sutiles aires africanos a su base pastoral inglesa y el término electrónico hay que usarlo aquí más que nada como concepto ya que en el sonido global queda licuado en el carácter meramente acústico del acercamiento de Stephen a la canción, más allá de un par de tracks que ofician casi de divisores en el mapa del disco (tracks que sí son electrónica en el sentido estricto de la palabra, hecho que le justifica grabar para Warp)

3. autokratz - animal

Esto sí es tecno pop sin vergüenzas ni tapujos. Este dúo es el ala londinense del sello Kitsune. Sin dudas que su mayor influencia es New Order, el de True Faith. Y también los Chiqui-búm.



4. mando diao - give me fire!

Lo nuevo de los suecos los encuentra más rockeros que nunca, entre Oasis, The Who y Primal Scream (y por qué no algo del The Cult de Love y Electric, tan vapuleados ellos por su grasitud posterior). O como la versión más glam de The Soundtrack of Our Lives.

5. bowerbirds - upper air

Bowerbirds es un dúo folk de North Caroláina. Chico y chica, Phil y Beth. Upper Air es el segundo disco que editan contando ya con el prestigio que les diera su debut: tras el mismo fueron llamados inmediatamente para hacer de soportes de Bon Iver y John Vanderslice. El empañamiento melancólico (permítaseme) está presente entre las guitarras acústicas, las cuerdas y las mandolinas; la música de Upper Air no le es demasiado ajena a los dos artistas antes mencionados que se los llevaron de gira. Confesional y muy llevadero.

6. oneida - rated o

¿Quién puede editar un disco triple en 2009? Oneida. ¿Quién puede salir bien parado tras eso y aún justificarlo con creces? Oneida. Preanunciados por sus autores como las "stoner tablets" de la banda, los tres discos que componen Rated O comienzan a atraparte a fuerza de repetición y ritmo dub en el primer disco, pasaje más percusivo y distorsivo de volumen moderado. Aquí hay influencias del medio-oriente a la medida de estos prog-rockers que definitivamente se han convertido en uno de los máximos exponentes del stoner-rock a partir de sus últimos trabajos. Aún así, no podés clasificarlos ni describirlos en modo alguno, y ahí radica el mérito mayor de Oneida: en la ambición desmedida y en la real falta de interés en tomar un rumbo determinado. Están en estado salvaje a cada paso y cada vez más lejos de la orilla (o de ambas orillas, si es que hubieran dos).
Oneida, seguramente la banda americana de rock más importante y la menos escuchada: lejos están de ser tolerados por el público que el máximo de experimentación que tolera es Grizzly Bear. A esta altura soy adherente incondicional.

7. lydia lunch - sexy big noise

La reina indiscutible de la no-wave neoyorquina, reventada compinche de Exene Cervenka (pionera del country-punk de Los Angeles de hace casi treinta años y primera esposa de Viggo Mortensen, con quien tuvo a su hijo).
Al lado de Lydia Kim Gordon es una nena de mamá y no es casualidad que haya estado en todos los lugares adecuados en el momento justo y que haya interactuado con las personas más talentosas en los inicios más salvajes de cada una de ellas. Sexy Big Noise es un retorno al disco de canciones (casi todo lo que edita desde hace años es Spoken Word) y sigue siendo caótica, punzante, dizzy-miss-sleazy, llena de blues retorcido como si Cave nunca hubiese abandonado The Birthday Party o como si Marc Almond aduviese aún hoy revolcándose por pisos llenos de polvo junto a Genesis P. Orridge o Clint Ruin. Es un encanto.

8. maximillian hecker - one day

One Day es el quinto disco de Maximillian Hecker y tal vez consista en su mayor logro artístico: la escuálida escuelita indie ahora lo detesta porque suena "bloody FM" mientras que yo lo celebro. Más cerca de Neil Finn que de Chris Martin, Max se define hacia la orilla adecuada, como si Travis hubiese asumido que en la madurez el norte debe ser siempre Billy Joel y no Coldplay. Recomendado.



9. billy talent - billy talent III

Billy Talent podría ser resumido en apenas cuatro palabras: El Green Day canadiense. ¿Punk radio-friendly de pecho-fríos? Yo, que como vidrio sólo si los licúa mamá, diría un punk-pop green-dayish más sutil y versátil, a mitad de camino entre América y Gran Bretaña (donde se sitúa simbólicamente Canadá).

10. deerhunter - rainwater cassette exchange

Son de Atlanta pero no bohemios y tomaron el lugar de My Bloody Valentine quienes se demoran una eternidad hasta para editar las reediciones de lujo (si no se apuran, muchachos, el CD también va a morir, se les digo de onda...). Cuarto disquito para Kranky, pop shoegazer e hipnótico, como siempre.

11. ebony bones - bones of my bones

La referencia acá es fácil: M.I.A. Porque Ebony Bones es una negra británica y actriz que hace canciones con alma dub y olor a marcha racial. Es bastante más dúctil que M.I.A. y por lo tanto su debut, Bones of my Bones, es mucho más rico en matices que los trabajos de su inspiradora. Elegida revelación 2009 en Estados Unidos y Canadá.

12. tobacco - fucked up friends

Tom Fec es el cabecilla de la banda Black Moth Super Rainbow y se hace llamar Tobacco para editar sus aventuras solistas. Al menos comenzó así, con Fucked Up Friends, un viaje stoner-rock con menos guitarras y más sintetizdores, programaciones, dub, hip-hop y mucho vocoder. Electro-stoner-rock, podría llamársele.

13. daestro - moondagger

Randolph Chabot, otra one-man band o más bien solista con seudónimo. Moondagger es su segundo disco, el primero en el que usa a otros músicos y donde por lo tanto suena más a banda que a experimento de dormitorio. Es básicamente power pop donde algunas herramientas de electrónica "acúsitca" son usadas con frecuencia, como un Animal Collective con la energía de Conor Oberst y la melancolía melódica de New Order.

14. lissy trullie - self taught learner

Debut de la neoyorquina de quien Courtnay Love es fan (para mí que se la quiere tumbar). Pop con guitar-hooks entre The Strokes, The Smiths y Television, con cover de Hot Chip incluido. Está bien.



15. dear reader - replace why with funny

Disco debut de este trío sudafricano al mando de la dulce voz de Cherilyn Macniel que no dista mucho de la de Regina Spektor ni de la de Feist. Y así de fino es Replace Why With Funny, uno de los mejores discos de voces femeninas en lo que va del año. Delicado y muy consistente.



16. neko case - middle cyclone

Seguimos con mujeres en el rock: la voz de Neko es más fuerte que la de Cherilyn sin llegar al plano masculino ni a uno poco sutil: simplemente tiene más cuerpo (en todo sentido). Su estilo compositivo es más urbano que el de los sudafricanos y, en su quinto disco, se abre más que nunca al amplio espectro de la canción americana. Entre los músicos que la secundan encontramos a M. Ward, miembros de The Band, Calexico y The Sadies y a Sarah Harmer. Para mí es la contrapartida norteamericana de la irlandesa por antonomasia, Sinead O´connor (sobrina no reconocida de Horacio, el pelado que en los setenta trabajaba con Balá).

17. bike for three! - more heart than brains

Bike for Three! es la colaboración de un belga (Joëlle Phuong) y un rapero canadiense (Buck 65, negro farolero... No se puede llamar Wilson, Pedrito o Charles... Buck 65...). El tema es que la colaboración es a distancia y, además, las dos personas en cuestión nunca se encontraron en cuerpo presente. ¿Cuál es el resultado? Una extraña cruza entre The Postal Service y Tricky, bastante interesante. Negritos por un ratito.

18. slow club - yeah so

Slow Club es un dúo de Sheffield que hace un folky-bluesy pop que mezcla sus amores por la música de la otra orilla del Atlántico (la que viene de su hija-patria) con influencias de su propio terruño (léase el McCartney de Wings). Wings eran los de antes: el Turco Ahmed, el Yaya Rossi, Rúbens Navarro, Mario Rizzi. Y no me voy más para atrás porque me banco bien que mi época de oro en lo que a almanaques se refiere coincida con la etapa más de mierda de San Lorenzo en toda su triste historia. Ah, y recomiendo Yeah So, un disco pretty lindo de un par de ingleses amantes de la música americana.



19. priscilla ahn - a good day

Preciósico debú de Priscilla, enrolada también en el folk pero más de la vereda de una Beth Orton o de una Fiona Apple. Es de Pennsylvania pero se mudó a Los Angeles tras el consejo de su maestro de música. A las dosis de folk le agrega un toque de standard y del coolness de una Norah Jones; es como un Sufjan Stevens femenino que se sale, afortunadamente, del molde indie. A Good Day, a good album.

20. sleep - sleep´s holy mountain

Ya mencionamos el género Stoner-Rock un par de veces en esta lista. Bueno, acá se puede traer ese término en su forma literal ya que Sleep hace Stoner-Rock liso y llano sin quedarse sólo en el concepto: el sonido es el clásico, el de Black Sabbath, especialmente el de Masters of Reality (un masterpís indiscutible e indestructible).

21. the dead weather - horehound

¿Supergrupo? Bueno, sí, vendría a serlo: la chica de The Kills canta, Jack White en batería, un Queens of the Stone Age (Dean Fertita, guitarras) y el bajista de The Raconteurs. El resultado, en Horehound, es claramente una revitalización del rock y del blues de la Norteamérica profunda con ingredientes que equilibran la crudeza y el atractivo comercial de modo sorprendente. Mientras se espera a por algo nuevo de The White Stripes está claro que The Dead Weather llena el espacio con solvencia.

22. the paper chase - someday this could all be yours

Cuarto disco del cuarteto de Texas que se dedica al rock y, en Someday This Could All Be Yours, trata el tema de los desastres naturales que están, aparentemente, azotando al planeta más de la media histórica. Al menos así lo dice Crónica TV, que para mí es la biblia local: "¿Qué pasa con el mundo?" se pregunta el canal de Héctor Ricardo García (que vive con Anabela Ascar, me dijeron el otro día) desde su pantalla roja a la que se superpone un globo terráqueo todo deformado como si se estuviese derritiendo. Entonces vienen los titulares que informan sobre tsunamis, movimientos telúricos varios, aludes de barro y otros elementos abrasivos, etc. The Paper Chase toma la idea de Croniquita y lo hace disco, con base de rock guitarrero, arreglos de cuerdas grandilocuentes en la línea Zeppelin, frasesitas de piano que dan un clima de épico misterio y que hacen de Someday This Could All Be Yours una especie de Houses of the Holy a cargo de Muse.

23. tiny vipers - life on earth

Jesy Fortino se hace llamar Tiny Vipers pero su voz es enorme contradiciendo así el adjetivo Tiny de su moniker. Nació en Seattle, hace folk de belleza sin par (como lo hace Gillian Welch) y porta un sutil vibrato que la emparenta al One of a Kind Neil Young. Life on Earth es su segundo disco para Sub Pop y si no lo tenés te perdés algo realmente valioso. No lo digo más: terminá esa sopa.



24. ghost of a thousand - new hopes, new demonstrations

Son de Leeds y su hard-core con pizcas de pop queda opacado por la aparición del también debut de sus coterráneos Gallows (Grey Britain). No es un disco para antes de las cinco de la tarde, salvo que tengas quince o dieciséis años.

25. the juan maclean - the future will come

The Juan Maclean son la escuela del electro-pop modelo 2009. Como unos The Human League de la era Dare! remozados, no podés dejar de bailar tus prótesis titánicas ni por un segundo al ritmo de estas canciones que son ineludiblemente hits a partir de la línea melódica apta para las canchas de fútbol, el contrapunto voz masculina-femenina (que tan bien hiciera The Human League, verdaderos precursores del yeite Pimpinela), con líneas de sintético bajo inmejorables (las de New Order resultaban ser una pálida sombrita de las de los de Sheffield pero sin embargo todos andan adorando a Tony Wilson y la mar en coche mientras que los autores de Hysteria son tildados de grasas) y de frases synths inmejorables. Bueno, todo esto que define a The Human League lo toma The Juan Maclean y hace un disco electro-pop que se deja escuchar, además de exigir el baile de capacidades diferentes. Ya entro a boxes!

26. the phenomenal handclap band - self titled

The Phenomenal Handclap Band es otro grupo emergente de NYC cuyo híbrido resulta tan extraño a la mente como cool al mercado. Con tics de prog rock y sonido funk y soul de discoteca años 70, más elementos de psicodelia de los sesenta, el autotitulado debut de este dúo de DJs de la gran manzana es una actualización de la aparición de LCD Soundsystem, Beck y Sly and The Family Stone, con toques de Electric Light Orchestra. Se abre una larga carrera: arrancaron bien.

27. white denim - fits

White Denim es un power trio de Austin, Texas, que rockea sin concesiones, como un Jimi Hendrix Experience de los tiempos que corren (usualmente al pedo, corren, digo).
Nada de experimentaciones de altillo ni de copy and paste, estos pibes enchufan y tocan de corrido. Una especie de The Mars Volta o At The Drive-In en clave Hendrix y con vueltas de tuerca más imprevisibles (cuando de golpe se encuentran posesos por un espíritu Kraut-rocker de la Costa Oeste norteamericana -si esto fuera posible-).

28. patrick kelleher - you look cold

Patrick es de Dublin e hizo este disco solito con su alma. Una artesanía psicodélica con bases pastoriles y medievales en la que ambas ciudades donde se grabó (Dublin y Edinbugh) se transaprentan con cada una de las canciones (para cuyo registro Patrick tocó la friolera de 32 instrumentos diferentes). Un solo irlandés de 24 años capturando el espíritu de los geniales Third Ear Band con la empuñadura de Entrance High Rise de Orange Can.

29. zoey van goey - the cage was unlocked all along

Escocia no para de producir bandas derivativas de Belle and Sebastian. El debut de Zoey Van Goey es otro ejemplo y, precisamente, cuenta con la producción de Stuart Murdoch (en alguno de los temas, no en el disco completo). The Cage Was Unlocked All Along agrega a la referencia aparentemente obligatoria de Belle and Sebastian la de unos 10.000 Maniacs y a The Delgados de Pelotoon.

30. the felice brothers - yonder is the clock

Este fabuloso cuarteto del estado de New York (de una zona cercana a Woodstock en lo que allá llaman el "Upstate New York") que tiene 3 hermanos apellidados Felice en su formación se inició apenas en 2006 y ya tiene editados cuatro discos (aplausos por eso, y no saben lo que se viene además de la sana actitud prolífica).
Los dos primeros álbumes fueron autogestionados, cargados de errores y aciertos en igual medida (lo que equivale a una frescura que, en sí misma, no deja de ser el acierto más grande). El año pasado grabaron para la disquera Team Love un disco homónimo (como una manera de marcar "un nuevo comienzo") y, doce meses más tarde, entregan su certificado de nacimiento grande: Yonder is the Clock. Estos muchachos son dignísimos sucesores de grupos de dimensiones mitológicas como The Band; la referencia a Bob Dylan, en consecuencia, es tan clara como válida. Como si Conor Oberst hubiese tenido la suerte de tener una banda que acompañara en su justa medida a su talento salvaje, The Felice Brothers son, desde la aparición de Fleet Foxes, la más feliz noticia de la música folk y rock de los Estados Unidos de Norteamérica. Aplausos.



31. rhett miller - rhett miller

Si bien a Rhett Miller se lo conoció, en sus comienzos, por ser el frontman de la banda de alternative country Old ´97, su prestigio indiscutible lo ganó en base a sus discos solistas que comenzara a publicar en 2002 (sin contar Mythologies que pertenece a la prehistoria un poco dudosa, anterior aún a su ya mencionada banda). El tercero de estos trabajos, titulado simplemente Rhett Miller, es el más relajado e inspirado, mezclando su madera de clásico songwriter americano con sus innegables habilidades para las melodías pop más fáciles de asimilar, como si se tratase de un Ryan Adams mezclado con Brendan Benson.

32. la roux - la roux

Esta colorada de Brixton tiene un jopo exhuberante y acaba de editar su disco debut tras un par de singles que se convirtieron en mega-hits en toda Uropa (Quicksand e In For The Kill). Su nombre real es Elly Jackson y el disco debut es un himno retro-dance eufórico pero de buen gusto tras otro, como en una reinvención de Eurythmics formularizado a través de Depeche Mode (very early years) o de un OMD (later years). Con tan solo 20 años también muestra su alma al desnudo durante los melancólicos remansos del disco, que no faltan. A la altura del próximo álbum va a ser muy famosa.

33. forest fire - survival

Dorado debut del cuarteto norteamericano Forest Fire que hace folk del fino pero tocado y grabado en forma directa y sin sobre-producciones. La belleza de algunos pasajes alcanza las dimensiones de los más grandes aciertos de los Byrds, su cantante tiene una voz resultante de la mezcla de Lou Reed y David Crosby y el global de Survival es un gran pulgar arriba: puede esperarse mucho más de estos muchachos.

34. we were promised jetpacks - these four walls

Estos escoceses responden al pop más poderoso y casi nocturno de la primera camada de bandas de Chemikal Underground, léase The Delgados, Arab Strap, etc. Power pop semi-amargo proto-Interpol con bordes épicos de aguda filosidad. We Were Promised Jetpacks vienen a fortalecer (además de oscurecer) la escena que gestaran The Phantom Band y Frightened Rabbit.

35. the duke and the king - nothing gold can stay

Como el mundo no para y uno que es más lento que El Androide Biaín y más torpe que Cucaracha Ruiz (centrales de mi época de oro en San Lorenzo, con un par de años de diferencia entre ambos), Simone Felice, de The Felice Brothers, se retiró de la banda por un rato y grabó, durante otro, este disco "solista" bajo nombre tomado de The Adventures of Huckleberry Finn. Se nota que está sin sus hermanos y la marca Dylanesca con The Band cede un poco el lugar a, justamente, Neil Finn de los fantásticos Crowded House. Suma, suma otro buen disco y una nueva tonalidad a la colorida paleta de los hermanos Felice.

36. jonsi and alex - riceboy sleeps

Jón Birggison es integrante de Sigur Ros y, como no puede con su genio, saca este disco que representa la parte más etérea de su afamada banda de hielo islandés. Drones de orchestaciones, pianos procesados y sampleos varios que hacen un viaje de 70 minutos como lo hacía más seguido Sigur Ros allá en el tiempo. Los hard-core fans chochos. Belleza glacial (con menos sodio).

37. palermo shooting - original soundtrack

Soundtrack de la última de Wim Wenders con Nick Cave (bajo el moniker Grinderman), Calexico, Iron and Wine y toda esa gente que se baña poco y transpira menos.

38. discovery - LP

Discovery es el side-project de un Vampire Weekend (Rostman Batmanglij) y un Ra Ra Riot (Wes Miles). LP es básicamente melodías pop entrecruzadas con R&B en una base de acoustic electrónica. Acá podés encontrar pinceladas de Dirty Projectors o de Orange Juice o Prefab Sprout entremezcladas con matices de Peter Gabriel, The Magnetic Fields (el viejito) o The Blue Nile. Un buen entretenimiento mientras se animan al disco nuevo de cada una de sus bandas.

39. ian hunter - man overboard

La voz de Mott The Hoople está más aspera que antaño, se añejó saludablemente y hoy, más que nunca, es vecina de la de Rod Stewart (casi por decantación). Tras casi cuarenta años Hunter sigue produciendo música que los detractores que no lo oyeron demasiado bien ni siquiera en la época de All The Young Dudes tildarán seguramente de mierda, basura para adultos u oyentes de Aspen. En cambio a mí me parece mucho más atendible que el 90% de lo que producen los "nuevos" artistas. ¿A.O.R.? ¿Y qué esperaban, que Ian no acusara el paso de los años y siguiera como Robert Smith agregando más y más spray a la cada vez menos tupida pelambre mientras imposta mohínes de adolescente medio bala? Poné Aspen, haceme caso.

40. jackie-o motherfucker - ballads of the revolution

Son de Portland, OR, y se formaron hace quince años. Son punta de lanza del free-folk más degenerado, el que practican otros iluminados como Six Organs of Admittance. Hay guiños a cosas que van más allá del breve mundo del rock (por ejemplo en Ballads of the Revolution musicalizaron un poema de Friedrich Schiller, The Maiden´s Lament, con un resultado inquietante a tal punto que parece haber sido hecho en el siglo XIX), sus temas son largos y en la maraña drone de cada pieza asoman las cabezas de monstruos melodiosos que configuran canciones que van más allá del standard de 3 o 4 minutos al que nos tiene mal acostumbrados el rock de consumo masivo del punk para esta parte. Ballads of the Revolution es, debo decir luego de esta presentación que debe espantar al común de los crestianos, el trabajo más accesible o ear-friendly de los norteamericanos, una buena puerta de entrada a su fabuloso universo.

(acá están tan amigables que no hacen nada de ruido y se parecen a Pink Floyd en varios sentidos)


41. magnolia electric co - josephine

Jason Molina es uno de los songwriters contemporáneos de la escena alternative-country más prolíficos. En el inicio de este nuevo disco de Magnolia Electric Co, Jason Molina y Evan Farrell se juntaron a escribir nuevas canciones que giraban todas en torno a la misma temática en lo que parecía sería un álbum circular, casi Borgeano. Resulta que en el medio del proceso Evan pasó a mejor vida (Diciembre de 2007). Es allí donde Jason, junto a los otros tres integtrantes de la banda (aparentemente aún con vida), deciden continuar con el proyecto bajo la idea de un tributo al amigo fallecido. Es así que se configura Josephine, un disco que sin dudas exhuda tristeza y melancolía pero que jamás llega a ser una obra sombría en exceso, ni siquiera claustrofóbica. La belleza barniza la tristeza haciendo del álbum una notable pieza de alternative country con la intensidad de los mejores trabajos de Ryan Adams.



42. banane metalik - nice to meat you

Los franceses amos del Gore and Roll vuelven tras diez años de silencio. Con más de lo mismo: como si The Cramps siguiera vivito y coleando pero con toques del Damned post Phantasmagoria.

43. morrissey - life, in all its disgusting glory, goes on

Chow en vivo de la gira de Years of Refusal, grabado a principios del corriente año. Mientras esperamos a por La Semana del Puto en Londres (del 25 de Octubre al 2 de Noviembre), escuchamos un poco del fatty más famoso de Manchester.

44. 65 days of static - escape from new york

Y ya que estamos con los discos en vivo seguimos con esta banda post-rock de Sheffield que ganara un poco de notoriedad a partir de seguir a The Cure como teloneros de su última gira. Primer disco en vivo que sacan, con título acorde al lugar del concierto. Mogwai meets Cranes.

45. tosca - no hassle

Tosca es el proyecto de Dorfmeister, el austríaco famoso por su propio dúo electro (de la escuela Kraftwerk post Aphex Twin) Kruder and Dorfmeister (yo los vi un par de veces en vivo en Toronto y me dormí flor de siestonga) junto a Rupert Hubert, su compañerito de banco. No Hassle es básicamente un trip-hop down tempo muy Chill Out Vert.

46. fischerspooner - entertainment

Y si venimos con la eletrónica sigamos con la eletrónica. En el caso de Fischerspooner, el electro-pop que practican se emparenta más con el Depeche Mode de Construction Time Again hasta Violator, además del early OMD y Scritti Andrea Politti. En las intervenciones del saxo se les filtra un Soft Cell. Si no se la comen pega en un palo y, cruzando la raya, roza el otro.

47. jah wobble and the chinese dub orchestra - chinese dub

Bajista, productor, songwriter y cerebro legendario, Jah Wobble, además de asistir puntualmente a cada encuentro de Polémica en el Bar, sigue sacando discos asombrosos que el mundo ignora desvergonzadamente. Este disco, Dub Chino para los amigos, es otro laburo fabulósico que mezcla las tendencias dub que Jah porta desde tiempos inmemoriales con la música tradicional China. Bellas chinitas cantando, como si todo lo anterior fuera poco. Un biscuí.



48. la coka nostra - a brand you can trust

Encima de negros, faloperos. Qué disgusto. Hacen rap, qué otra cosa podían hacer estos vagos de mierda. El disco está lleno de Grooves como los que trataba de imitar Beastie Boys antes de Ill Communication y hay gente de color por todos lados con esos pantalones todos cagados que arrastran por el piso, están en semi-cuclillas y gesticulan con las manos señalando vaya a saber qué infierno inferior. Un espanto. Que se haga la luz.

49. tara jane o´neil - a ways away

Tara tiene un pasado post-rock, era bajista de Rodan. Luego formó King Cobra, y siempre sacó discos solistas a partir de los cuales desarrolló su perfil de songwriter. Hace folk pero se le nota el pasado post-rocker que le da a su acúsitca minimalista un olor a la más vieja versión de Cat Power (la introvertida al extremo) y a Smog. En eso anda A Ways Away.

50. marilyn manson - the high end of low

Volvió Marilyn Monzón, el Annie Lennox gótico, la revancha de Alicia Muñiz. Grita mucho: debe estar enOhio.